FICHA

Título original: Marple of Agatha Christie
Título en España:  Marple
Temporadas: 6 (23 episodios)
Duración episodio: 94 minutos.
Año: 2004-2013
Temática: Intriga.
Subgénero: Drama.
Resumen: El popular personaje de Agatha Christie, una abuela afable y observadora que colabora con la policía en casos de asesinato, siendo una implacable investigadora que siempre llega al final de los misterios en los que se ve implicada.
Protagonistas: Geraldine McEwan, Julia McKenzie, Stephen Churchett, Greg Bennett, Isabella Parriss, Joanna Lumley.
Lo mejor: Geraldine McEwan en su papel.
Lo peor
: Algunas de las historias que presenta la serie no fueron escritas por Agatha Christie para ser protagonizadas por Miss Marple.
Lo más curioso: Agatha Christie nunca estuvo contenta con las adaptaciones de sus obras para televisión y, finalmente, su heredero terminó confesando que a la escritora no le interesaba en absoluto ese medio.
¿Cómo verlo?: Puede bajarse mediante programas P2P e incorporarse los subtítulos en castellano en http://www.subdivx.com. También se encuentra en versión española.

Puntuación: 7

PROMO (1 – en inglés)

PROMO (2– en inglés)

PROMO (3 – en inglés)

CABECERA

MÚSICA

VER SERIE

VER EPISODIO COMPLETO (Greenshaw’s Folly – en inglés)

WEB OFICIAL

Comprar DVD en Amazon

Lo mínimo que puede decirse sobre MARPLE

Junto a Poirot, Miss Marple es, sin duda, el personaje más conocido y popular creado por Agatha Christie. En ambos casos se trata de detectives que asumen complicados procesos de asesinato que, inevitablemente, terminan resolviéndose. Ambos son maduros, ambos son solitarios, si bien llevan una vida social intensa y ambos son extremadamente observadores. En el caso de mis Marple se trata de una vieja dama ya en la tercera edad, que reside en un olvidado y pacífico pueblo de la Gran Bretaña. Es optimista, a pesar de su edad, conserva el idealismo de la juventud y se trata, como se dice en el ambiente anglosajón, de uno de “los puntales de la comunidad”. Apreciada por todos, es una profunda conocedora del comportamiento humano. Así como Poirot alude como muletilla a sus “pequeñas células grises”, Miss Marple suele pronunciar como frase lapidaria que “la gente es igual en todas partes”. Casi se diría que es un Poirot con faldas y entrado en años. En cualquier caso, su sistema es el mismo: observación, deducción, resolución.

La abuelita detective protagonizó trece novelas y media docena de relatos cortos, así pues, cuando decimos en la ficha que esta serie se compone de 23 episodios quedaría por explicar que algunos de los casos presentados, aunque fueron escritos por Agatha Christie, no estaban protagonizados por Miss Marple (hasta en esto puede establecerse un paralelismo con Poirot, el cual, en su genial traslación televisiva encarnado por David Suchet, asumió casos escritos para la Marple y otros en los que la pluma de Agatha Christie nunca lo situó).

No es la única vez que la figura de Miss Marple ha sido dramatizada. En televisión en los años 80 ya se produjo una serie protagonizada por el personaje y, antes, en la gran pantalla se había elaborado todo un ciclo de películas desde 1930, cuando la figura de Miss Jane Marple estuvo asumida por la actriz Margaret Ruthenford que se convertiría en habitual del personaje hasta los años 60. La Christie no quedó muy satisfecha con estas producciones. Ya en esa época, algunas novelas protagonizadas por Poirot pasaron a estarlo por Miss Maple (La señora McGinty ha muerto, por ejemplo). Cuando en los años, Angela Landsbury, asumió el papel de Jessica Fletcher en Se ha escrito un crimen, resultaba demasiado evidente que la serie era una mixtura entre el personaje de la abuela detective creado por la Christie y de la propia autora. De hecho, si se eligió a Angela Landsbury para encarnar al personaje se debía que poco antes había interpretado por primera vez –y con cierto éxito- a Miss Marple en The Mirror Crack’d (1980). Para colmo, algunas pinceladas correspondía a Ariadme Oliver, la frívola escritora-investigadora amateur que aparece también en algunos relatos de Poirot. Finalmente, antes de emitirse Marple, la BBC había reproducido entre 1984 y 1992 las novelas originales en las que aparecía Miss Marple protagonizadas por Joan Hickson (considerada como la “mejor Miss Marple de todos los tiempos”).

Centrándonos en la serie Marple cabe decir que las tres primera temporadas fueron protagonizadas por Geraldine McEwan, mientras que en las dos últimas Julia McKenzie, asumió el papel de Miss Marple. La sustitución de una por otra actriz se produjo sin que se dieran grandes explicaciones. Se alegó, simplemente que Geraldine McEwan debía asumir el rodaje de varias películas. En cualquier caso, el personaje ha quedado vinculado especialmente a su rostro. El de McKenzie era más convencional, sugería menos vitalidad y estaba más próximo al espíritu resignado de la tercera edad que al activo y alegre que le imprimió su primera protagonista.

La serie fue muy criticada en su época por los devotos de Agatha Christie que observaron variaciones en las novelas que no estaban dispuestos a asumir. Los cambios de trama, efectivamente, eran habituales, incluso en el primer episodio (El cuerpo en la biblioteca) se introducía una escena de lesbianismo que no aparecía en absoluto en el relato original y que volvió a ser introducido gratuitamente en otros episodios. Se incluyeron algunas pinceladas sobre la vida de Miss Marple, que la Christie nunca había contemplado. Incluso en algunos casos se cambió la identidad final del asesino.

Si usted no es un fanático de las adaptaciones al pie de la letra y no le importa que los productores introduzcan cambios a su antojo, hay que reconocer que esta serie está realizada con estándares de producción muy próximos a los actuales, a diferencia de la serie elaborada por la BBC en los años 80 y que, aun estando más próxima a los relatos originales, era más pesada y lenta que ésta. Especialmente Geraldine McEwan supo imprimirle un aire juvenil y dinámico a su personaje que repercutió en todo el metraje. Es una serie que satisfará a los amantes de los relatos de misterios y de las películas de detectives. Si bien no tiene la perfección técnica y el detallismo del que hizo gala la serie Poirot, hay que decir que el ambiente de Saint Mary Mead está perfectamente reconstruido como ese ambiente de postguerra que muestra. Y, en cualquier caso, cada episodio está bien resuelto y si no se han leído los relatos originales, el interés es manifiesto y se prolonga hasta los créditos finales.