SERIES JUVENILES ESPAÑOLAS: LO MEJOR Y LO PEOR

A la vista del aluvión de series juveniles (o “de instituto”) que vienen apareciendo en los últimos 20 años, vale la pena realizar una valoración global de las mejores y de las peores. Clasificación que siempre será subjetiva pero que, en cualquier caso, se basa en preferencias de la audiencia y en aceptación por parte del público y de la crítica (que no siempre coinciden. La mejor, en nuestra opinión, es Merlí, serie en la que los personajes, lejos de estar dulcificados o caricaturizados pueden aparecer en institutos de nuestro país. Y otro tanto puede decirse de las situaciones. Por otra parte, es la única serie que ha dado cierta importancia a las materias que se enseñan (en este caso filosofía). Entre las peores, recordamos SMS, Sin Miedo a Soñar, uno de los grandes fracasos de La Sexta. La Cuatro se cubrió igualmente de gloria con la más que olvidable serie HKM que intentó competir con Física o Química, resultando abatida desde los primeros minutos. Nada es para siempre, de Antena 3, en horario de sobremesa, mostró a docena y media de personajes abusando de líos amorosos y separaciones. Sobrevivió, arrastrándose, 375 episodios. Mucho más realista fue La pecera de Eva de La Siete, una cadena minoritaria. Esto en lo que se refiere a la serie líder y a las de más baja clasificación. En cuanto a las de gama alta que tuvieron más aceptación figuran Al Salir de Clase (mina de descubrimiento de nuevos actores), El internado (que derivaba hacia el mundo paranormal y misterioso), Física o Química (de la que la reciente serie Elite -que podría figurar entre las peores- ha sido llamada Física o Química. La Nueva Generación) y, finalmente, Compañeros (que pasa revista a los problemas de los jóvenes en la bisagra entre los dos milenios. Con esta clasificación el espectador dispondrá de un cuadro sobre lo mejor y lo peor de este tipo de series juveniles.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: