FICHA

Título original: Picnic at Hanging Rock
Título en España: El misterio de Hanging Rock
Temporadas: 1 (6 episodios)
Duración episodio: 60 minutos.
Año: 2018
Temática: Drama
Subgénero: Intriga
Resumen: Una mujer de pasado incierto asume la dirección de un internado femenino en Victoria, Australia, que dirige con mano de hierro y con las orientaciones pedagógicas del período victoriano. En el curso de una excursión campestre, tres alumnas desaparecerán en circunstancias absolutamente misteriosas y nunca nadie volverá a verlas.
Actores: Natalie Dormer, Lola Bessis, Lily Sullivan, Harrison Gilbertson, Emily Gruhl, James Hoare, Madeleine Madden, Jonny Pasvolsky, Yael Stone, Samara Weaving, Bethany Whitmore, Kaarin Fairfax, Roslyn Gentle, Aaron Glenane, Nicholas Hope, Sibylla Budd, Mardi Edge, Ines English, Roby Favretto, Dan Haberfield, Jodi Haigh, Anna McGahan, Julie Nihill, Stephen Ballantyne
Lo mejor: el aura de misterio se mantiene hasta el último momento
Lo peor: rigidez exasperando propia del período victoriano
Lo más curioso
: es el remake de una célebre película australiana del mismo nombre filmada en 1975
¿Cómo verlo?: En el canal Cosmo (Movistar+). Puede ser bajada mediante programas P2P.

Puntuación: 7,5

PROMO (en inglés)

PROMO (en inglés)  

PROMO (en inglés)

PROMO (en castellano)

INTRO

MUSICA

VER SERIE (Movistar+)

DESCARGA TORRENT

WEB OFICIAL (CosmopolitanTV, en castellano)

WEB OFICIAL (Foxtel, en inglés)

Comprarlo en Amazon (no está a la venta)

 

Lo menos que puede decirse sobre EL MISTERIO DE HANGING ROCK

Australia va camino de convertirse en una potencia cinematográfica. Su tirón en el mundo anglosajón empieza a ser notable después del cine norteamericano, la BBC, y el cine anglo-canadiense. Series como ésta contribuyen a acortar distancias con el pelotón de cabeza. Se trata casi de una serie de terror gótico, aunque no estén presentes ninguna de las criaturas habituales en productos de ese género, ni se desarrolle en castillos misteriosos, poblaciones oscuras, sino a plena luz del dia en parajes australianos y en montañas hasta cierto punto parecidas al Montserrat catalán). La miniserie, extiende y reproduce los parámetros de una película australiana del mismo título lanzada en 1975 y que constituyó uno de los grandes éxitos de la filmografía de aquellas latitudes. Es, por tanto, un remake, sobre un hecho real que tuvo lugar en aquellos mismos parajes en el arranque del siglo XX.

Una mujer de origen incierto, que no es realmente quien dice que es, consigue establecer un internado para señoritas en Victoria, en las inmediaciones de un paraje conocido como Hanging Rock, lugar sagrado y totémico para los aborígenes australianos. La protagonista dirige el internado con brazo de hierro fiel a las orientaciones más estrictas de la sociedad victoriana y cuenta con un grupo de profesoras de diversos caracteres entre las que encontramos a las que están más próximas a las alumnas (todas ellas con las hormonas revolucionadas por la edad) y a aquellas otras más distantes e incluso sádicas partidarias del principio de que “la letra con sangre entra”.

El 14 de febrero, día de los enamorados, el grupo de alumnas van de excursión y todas ellas caen presas de un inexplicable sopor. Solo tres de ellas, amigas muy próximas, y una cuarta mucho más distante, se mantienen despiertas y emprenden una ascensión al macizo de Hanging Rock que domina el lugar. Solo ésta última reaparecerá y será incapaz de decir qué ha ocurrido con las otras tres. Así mismo, un par de jóvenes, el sobrino de un noble local y su criado, verán a las chicas e incluso el primero las seguirá durante un tramo hasta que, simplemente, se desvanezcan. Inmediatamente se activará una búsqueda en la zona que no dará ningún resultado. Las chicas nunca reaparecerán pero la investigación sobre el caso hará que la posición de la directora del internado peligre y se desvele su turbio pasado.

Si la película llamó la atención en su tiempo, la serie resulta todavía más interesante. Por mucho que el ambiente que nos pinta la serie pueda parecer encorsetado, rígido y envarado hasta el extremo, es el que corresponde realmente a la sociedad anglosajona de la época victoriana. Puede resultar cansino e irreal pero era el que estaba presente en la “buena sociedad” inglesa y australiana de la época. El elemento más interesante es el misterio casi místico que destila la serie y que, también, efectivamente, corresponde a la realidad. El lugar Hanging Rock era una de esas montañas sagradas de los aborígenes australianos que, en sí mismo, ya tenía una aureola de misterio y misticismo, antes de que se produjeran las desapariciones.

La actriz inglesa, Natalie Dormer, con un rostro particularmente inquietante aunque no haga gala de ninguna expresividad facial, es la protagonista en su papel de directora del internado y sobre sus espaldas recae buena parte de la responsabilidad de la serie. La hemos visto recientemente como “Margaret Tyrell” en 26 episodios de Juego de Tronos, fue Ana Bolena en Los Tudor y apareció en algún episodio de Marple de Agatha Christie. Es, seguramente, uno de los rostros más versátiles del cine anglosajón.

En su conjunto la serie resulta inquietante, entretenida y tanto en su vertiente de misterio como en sus aspectos costumbristas, nos enseñará mucho sobre las concepciones de aquella época. Obviamente, no podemos esperar encontrar una respuesta concreta a un misterio que jamás fue resuelto, pero si introducirnos en un mundo onírico de sueños y pesadillas australianas. Seguramente, la explicación real al suceso debió ser mucho más banal, pero no está de más aprovechar un caso real para desatar la fantasía y suscitar el misterio.

Anuncios