FICHA

Titulo original: Homicidios.
Título en España: Homicidios.
Temporadas: 1 (13 episodios)
Duración episodio: 70 minutos
Año: 2011
Temática: intriga
Subgénero: policial
Resumen: La jefa de una unidad de investigación de homicidios y un psicólogo de la policía, resuelven crímenes. Ambos son ex novios y están rodeado de un variopinto grupo de policías.
Actores principales: Eduaro Noriega, Celia Freijeiro, Carlos García, Enrique Berrendero, Vicky Luengo, Marian Aguilera, Esmeralda Moya, Miguel de Miguel, Mingo Rafols, Anna Allen, Mariano Venancio, Fernando Soto, Loreto Sancho, Carlos Acosta Millán.
Lo mejor: la voluntad de crear una serie policíaca española que compitiera con las que habían llegado en aluvión desde el extanjero
Lo peor
: lo más misterioso de la trama era si los protagonistas se iban a liar o no.
¿Cómo verlo?: Emitida por Telecinco, puede verse en el enlace que indicamos.

Puntuación: 6

VER SERIE ON LINE

WEB OFICIAL

Lo mínimo que puede decirse sobre HOMICIDIOS

Estamos en 2011. Los espectadores de televisión están viendo cómo se acumulan series de tipo policial en las distintas cadenas. Son muchas: aparte de las que ya merecen el título de “clásicas”, CSI (2000-2015), Mentes Criminales (2005-hoy), Caso Abierto (2003-2010), Sin Rastro (2002-2009) o The Wire se han sumado otras nuevas que cuentan con el favor del público: Bones (2005-hoy), Castle (2009-2016), El Mentalista… Las series de temática policial estaban ausentes de la pantalla desde que se extinguieron, tras larga y venturosa visa, El Comisario o Policías, en el corazón de la calle. Así que ¿por qué no probarlo otra vez? ¿por qué no aprovechar el tirón del género de investigación policial y tratar de conseguir por ahí un éxito de audiencia? A fin de cuentas, en España, el género negro en España ha logrado en la pantalla grande algunos de los mayores éxitos de la cinematografía patria… Así nació Homicidios. La suerte no le acompañó.

¿Qué había ocurrido? Era sencillo de interpretar: aunque en buena parte de las series que llegaban de Hollywood, se colocaban a personajes atractivos como protagonistas, e incluso a parejas de hombre-mujer en el centro de la trama, también es cierto que el guión se trabajaba un poco más y que el casting estaba mejor armado. Por mucho que el género esté de moda y por mucho que los protagonistas sean rostros agradables y con química, si el guión es flojo, los diálogos no están suficientemente trabajados y los contornos de buenos y malos están apenas esbozados, lo que se obtiene es una serie, en el mejor de los casos, rutinaria y poco efectista que se agotará tras desaparecer la curiosidad inicial. Si a esto añadimos que los errores de la cadena a la hora de emitirla, migraciones de franja horaria y emisión después de series estrella como CSI, lo que se habrá hecho será reconocer que la serie ha fracasado y ahondar en esa sima forzando la inevitable comparación con series consolidadas.

Se ha dicho que en España no es normal que una mujer sea jefa de una unidad de investigación de homicidios. Francamente ignoramos cuántas mujeres hay ejerciendo ese cargo, pero lo que sí está claro, es que ese elemento es irrelevante a la hora de valorar una serie. No se trata de reflejar una realidad socio-laboral, sino de entretener al público. No se trata de articular una serie en función de rostros agradables, sino de enganchar al público con tramas que aporten sorpresas. Si eso está presente en una serie, se pueden perdonar incoherencias, si no está presente, la serie fracasará irremisiblemente.

Llegado a este punto, casi resulta irrelevante explicar de qué iba la serie. El título la describía perfectamente y lo que hemos añadido bastarían para entenderla. La trama se desarrolla en una Brigada de Homicidios, dirigida por una inspectora (“Eva Hernandez” – Celia Freijeiro) ayudada por un ex novio (“Tomás Sóller” – Eduardo Noriega) a título de psicólogo. Son personalidades y métodos muy diferentes: “Sóller” es el policía intuitivo, “Eva” la metódica y clásica. Hay entre ellos tensión sexual. Con ellos trabajan otros cinco policías, cada uno con rasgos y habilidades propias. La influencia de El Mentalista es evidente en el personaje de “Sóller”, y la protagonista femenina es la traslación de la “inspectora Kate Beckett” coprotagonista de Castle.

La serie arrastró una audiencia del 15,9% en su estreno, venciendo cualquier otra competencia, pero a partir del tercer episodio embarrancó cuando se le cambió el horario de emisión para esquivar la competencia del programa de “telerrealidad” Acorralados que terminaba y de Gran Hotel (2011-2013). Pues bien, esa media hora de retraso fue fatal para la audiencia de la serie que cayó en picado y terminó ofreciéndose a las 00:00 horas después de dos episodios de CSI. La serie era vista entonces por 1.600.000 espectadores, insuficientes para la cuenta de beneficios de la cadena. Si la cadena hubiera estado segura con el producto no lo habría sometido a ese estrés de horario que lo fue postergando hasta franjas difíciles. El problema es que faltaba esfuerzo de guionización. Eso era todo.

La serie puede verse en el enlace indicado. Las comparaciones con las series que se emitían en aquel momento, no resulta nada halagüeña para la serie española. Ni siquiera queda al nivel de las más modestas (Ley & Order [1990-2010] y está muy por debajo de los productos nórdicos que ya por entonces estaban entrando en avalancha). Descanse en paz y sirva como ejemplo de lo que ocurre cuando no se espolea suficientemente a la plantilla de guionistas .

 

Anuncios