FICHA

Título original: Lost in space
Título en España: Perdidos en el espacio
Temporadas: 3 (83 episodios).
Duración episodio: 60 minutos.
Año: 1965-1968
Temática: Ciencia Ficción.
Subgénero: Aventuras.
Resumen: El planeta tierra ha llegado al límite en cuanto a la superpoblación y a la reducción de recursos naturales. La familia Robinson es enviada a Alfa Centauro para colonizer otro pleta y salvar a la raza humana.
Protagonistas: Guy Williams, June Lockhart, Mark Goddard, Marta Kristen, Bill Mumy, Angela Cartwright, Dick Tufeld, Jonathan Harris, Bob May, Dawson Palmer, Jim Mills, Harry Monty, Dee Hartford, Fritz Feld, Sheila Allen, Ron Gans, Ronald Weber, Vitina Marcus, Albert Salmi, Michael Rennie, Robert Foulk.
Lo mejor: consiguió encandilar al público infantil.
Lo peor
: estaba muy pobremente ambientada y los guiones eran simplísimos.
Lo curioso: la serie concluye sin que los viajeros espaciales consigan regresar a casa.
¿Cómo verlo?: Fue emitida tardíamente por TVE. En YouTube se encuentran algunas escenas y capítulos aislados. Puede bajarse de eMule.

Puntuación: 6

PROMO (en inglés)

CABECERA

MUSICA

VER SERIE (buscar en eMule)

Comprarlo en Amazon

Lo mínimo que puede decirse sobre PERDIDOS EN EL ESPACIO

No es por casualidad que la familia que protagoniza esta serie sean “los Robinson”. Después del éxito de la novela Robinson Crusoe, escrita por Daniel Defoe en 1719 y que ha sobrevivido casi tres siglos, vino el más discreto relato del pastor Jhann David Wyss, La familia Robinson (conocida también como El Robinson Suizo) escrita en 1812. Ambas novelas, junto a los relatos de Verne, constituyeron la lectura infantil y juvenil propia de mi generación. Las teníamos en distintas versiones: tebeo, novela gráfica, relato resumido, versión original… Y así nos nutrimos culturalmente en los años 50 y en parte de los 60. Hacia mediados de los 60 la televisión ya empezaba a amenazar la preeminencia del libro como medio de transmisión de la cultura. Los que habíamos sido buenos lectores nos transformamos en público exigente. Cuando TVE empezó a emitir Perdidos en el espacio, inmediatamente reconocimos a la “familia Robinson” del relato de David Wyss, por mucho en lugar de un naufragio en las Indias Orientales, trascurra camino a Alfa Centauri. Perdidos en el espacio nos muestra a una familia en un viaje interplanetario en el que encuentran peligros análogos a los que los Robinson suizos se topan en el Pacífico Sur.

Los personajes de la serie son el “doctor Robinson” y su esposa, también científica, que viajan acompañados por sus tres hijos y el piloto de la nave. El “gobierno de la Tierra” les ha encomendado una misión: llegar a bordo del Júpiter-2 hasta el sistema solar más próximo a la Tierra (Alfa Centauri) para establecer una colonia con la que descongestionar el planeta que es víctima de la carestía de recursos y la superpoblación. Antes de despegar logra introducirse en la nave un involuntario “polizón”, el “Doctor Zachary Smith”, al servicio de otra potencia y que está intenta indecibles peripecias van a parar al “planeta perdido”, plagado de sorpresas y horrores de las que salen siempre bien librados. El polizón intentará sabotear constantemente el proyecto. En la segunda temporada deberán abandonar el “planeta perdido” que amenaza con estallar, retornarán a la tierra… en 1940 siendo confundidos, obviamente, con extraterrestres (eran también los años en los que El túnel de tiempo asentó su fama). Cuando concluyó la serie, seguían perdidos en el espacio.

La serie resultó un éxito especialmente para el público infantil. Al igual que la novela del pastor Wyss, el viaje interestelar era un simple recurso para educar y transferir valores a los hijos de la pareja de Robinsones. La serie se superpuso en el tiempo a otra de carácter juvenil, Viaje al fondo del mar, pero mientras esta era la aventura por la aventura, la otra tenía un trasfondo educativo innegable. Por lo demás era muy rudimentaria en lo que a efectos especiales se refiere. La misma nave Júpiter 2 estaba improvisada y era lo más parecido a un juguete, los monstruos de la época eran translaciones rápidas del Godzilla de aquellos mismos años, lo esencial eran las explosiones, los terremotos, los paisajes exóticos y ver a los protagonistas evolucionando ante lo que parecían complicados equipos científicos.

En su conjunto, la serie está adaptada solamente para el público infantil y adolescente. El tiempo no ha pasado en vano y los efectos especiales con mucha frecuenta dejan en el aire la duda de cómo los actores podían permanecer con una seriedad pasmosa ante lo que sucedía a su alrededor. Pero, ya se sabe que el ojo de los más jóvenes ve la realidad de una manera diferente.

El protagonista, Guy Williams, previamente había sido el puntal central de la serie El Zorro. Después de esta serie se establecería en Argentina, participando en algunas películas locales (el proyecto de protagonizar una película con Palito Ortega se frustró) y como artista invitado en series norteamericanas hasta que falleció tempranamente a los 65 años en Buenos Aires. Para su compañera de reparto, June Lockhart, la intervención en esta serie supuso una de sus ultimas actuaciones de una carrera sobre todo realizada en televisión. Las carreras de los actores que encarnan a los hijos de la pareja fueron breves. Solamente Angela Cartwraght (hoy con 64 años) participó como “Brigitta Von Trapp” en Sonrisas y lágrimas (1965)

La serie es hoy territorio de freakys y pasto de nostálgicos. Sería difícil que otro tipo de público se encandilara con ella.

 

Anuncios