FICHA

Título original: Mr. Bean
Título en España: Míster Bean
Temporadas: 1 (15 episodios)
Duración episodio: 25 minutos.
Año: 1990
Temática: Humor
Subgénero: Esqueches
Resumen: Mister Bean es una persona adulta que se suele comportar como un niño y que nunca hace lo que haría cualquier persona normal. Es, además, envidioso, orgulloso, receloso y especialmente patoso, detalles de su personalidad que se van sumando en esta serie de esqueches protagonizados por Rowan Atkinson.
Actores: Rowan Atkinson, Matilda Ziegler, Robin Driscoll, Matthew Ashforde, Roger Sloman, Susie McKenna, Richard Wilson, Nick Hancock, C.J. Allen, Rupert Vansittart, Howard Goodall
Lo mejor: retorna a los viejos métodos del cine mudo.
Lo peor: en ocasiones los esqueches son excesivamente simplistas
Lo más curioso
: En 2015, Atkinson volvió a retomar el papel de Mister Bean para un esqueche de 9 minutos titulado Funeral.
¿Cómo verlo?: Puede verse en youtube. Puede comprar en DVD o bien bajarse mediante programas P2P. En España fue emitido por ETB1, Televisión Canaria, TV3, etc.

Puntuación: 8

PROMO

PROMO  

PROMO (en inglés)

PROMO (selección de esqueches)

INTRO

MUSICA

VER SERIE (Youtube)

DESCARGA TORRENT

WEB OFICIAL (en inglés)

Comprarlo en Amazon

 

Lo menos que puede decirse sobre MISTER BEAN

En 1990, el canal ITV dio un puntazo recuperando a Rowan Atkinson cuya fama por Víbora Negra no se había eclipsado todavía, pero crear un nuevo personaje que protagonizaría una serie de esqueches: Mister Bean. Si ahora es el momento de acordarnos de esta serie es porque su protagonista ha estrenado en España otra completamente diferente, en un registro dramático, encarnando al Maigret, el personaje de Georges Simenon. Los episodios de Mister Bean pueden revivirse directamente en youTube, aqsí que no hace falta ni bajarlos mediante programas P2P, ni siquiera comprarlos en formato DVD. Hay que decir que conservan toda su frescura e ingenuidad.

A pesar de que la trama era mucho más simple que en Víbora Negra, donde se recorrían algunos momentos señeros de la historia del Reino Unido, Mister Bean fue la que aportó más fama al personaje. Y eso se debió a un buen número de razones: la primera de todas que el personaje era, no solamente estúpido sino muy frecuentemente odioso, en otras envidioso e incluso entrañable en alguna ocasión. Todos hemos conocido a alguien que respondiera a algunos de los comportamientos de Mr. Bean y de ahí, seguramente, la buena acogida que le deparó el público. Por otra parte, se trataba de un personaje versátil que, con unas pocas pinceladas podía ser cualquier cosa. El Reino Unido, como se sabe es la patria de James Bond y era inevitable que los productores y propietarios del personaje lo convirtieran en un “agente secreto”, Johnny English, que heredaba todas las taras del Míster Bean originario.

Se filmaron cuatro largometrajes cuando el eco de la serie televisiva no se había extinguido: Bean (1997), Johnny English (2002), Las vacaciones de Mr. Bean (2007) y Johnny English reborn (2012) y para este año se está a punto de estrenar Johnny English: de nuevo en acción. A decir verdad, la serie fue bastante corta, apenas 15 episodios de 25 minutos de duración dfilmados en 1990 y 1995. A esta serie siguió otra de dibujos animados con el mismo personaje e idéntica temática de la que se filmaron 26 episodios, pero cuya comicidad resulta inferior a la protagonizada por Atkinson.

Cabe recordar, igualmente, que en la ceremonia de apertura de los Juegos Olímpicos de 2012 en Londres, Mr. Bean hizo una fugaz aparición tocando el piano y soñando que corría con los atletas y que, sin duda, constituyó un punto álgido en la ceremonia. Esta y otras pequeñas intervenciones posteriores han contribuido a que el personaje se mantuviera vivo y en sus 28 años de vida no fuera olvidado por las masas, tal como demuestra el rodaje del último largometraje a estrenar este año.

Para los que vieron Víbora Negra, la serie, sin duda, resulta desternillante, pero ligeramente inferior a la primera comedia sobre la que se levantó la fama de Atkinson y en donde vimos a un juvenil Hugh Laurie o al no menos juvenil Stephen Fry, a Tim McInnerny o a Tony Rodinson asumiendo el papel de inglés de clase baja, tirando a miserable.  Sin embargo, se trata de una serie imprescindible para comprender la evolución del humor inglés y ver cómo se prolongó la veta surrealista de los Monthy Pithons.

Asi mismo, la comparación que puede hacerse con la reciente actuación de Atkinson que hemos visto en Maigret, justifica la revisión para comprobar que un buen actor está por encima de los registros que se le asignan y que lo mismo vale para un roto que para un descosido. Ciertamente, las desventuras de Mr. Bean en algún momento llegan a ser extremas, su carácter odioso y sus modales intolerantes y groseros… pero es que así se ven los ingleses a sí mismos.

Anuncios