FICHA

Título originalRemember me
Título en España: Remember me
Temporadas: 1 (3 episodios)
Duración episodio: 60 minutos.
Año: 2014
Temática: Drama
Subgénero: Terror
Resumen: Un anciano simula una caída para que la asistenta social decrete su paso a una residencia privada. Él se va con una maleta vacía, pero a los pocos minutos de llegar la asistenta social sufre una muerte violenta en la habitación del anciano. Una enfermera y un policía se interesan por el caso y descubren una trama que se remonta a más de 100 años atrás.
Actores: Michael Palin, Jodie Comer, Julia Sawalha, Mark Addy, Sheila Hancock, Mina Anwar, Jamie Rooney-West, Ubayd Rehman.
Lo mejor: Michael Palin está que se sale como co protagonista de la miniserie.
Lo peor: se vende como serie gótica, pero el elemento de terror es secundario en relación al de intriga.
Lo más curioso
: La serie se filmó en 2014 en los mismos escenarios en los que discurre: Huddersfield y Scarborough.
¿Cómo verlo?: Emitida actualmente por Filmin.

Puntuación: 7

PROMO (subtitulada en castellano)

PROMO (en inglés)  

PROMO (subtitulado en alemán)

PROMO (primeras escenas, en inglés)

PROMO (en inglés)

INTRO

MUSICA

VER SERIE (Filmin)

DESCARGA TORRENT

WEB OFICIAL (Filmin)

WEB OFICIAL (BBC)

Comprarlo en Amazon (no está a la venta)

Lo menos que puede decirse sobre REMEMBER ME

Las series inglesas –y, más en concreto, las misieries, mientras no se atengan a lo políticamente correcto- suelen tener un gran interés y calidad. Así ocurre con esta que nos ofrece la plataforma Filmin en su catálogo. No es reciente, fue filmada en 2014 por la BBC One y estrenada en EEUU dos años después. Tiene el atractivo de que su co protagonista es el viejo Monty Python, Michael Palin.

La serie se promociona como “terror gótico”. En realidad, no lo es en sentido propio, si bien es un relato que sorprende por su originalidad y que, más que “terror”, en realidad, es una thriller de intriga con algunos elementos que pueden ser calificados de “paranormales”.

Un anciano que vive en un suburbio poblado por hindúes y que apenas tiene relación con sus vecinos, simula haber caído por las escaleras para ser trasladado a un geriátrico en el que espera poder pasar los últimos años de su vida. No está clara su edad, puede tener más de setenta, pero menos de ochenta. Tiene la maleta preparada: solamente que ésta está vacía. Está claro que no pretendía llevarse nada de su vieja y destartalada casa en la que carece de agua caliente y luz eléctrica. Sin embargo, a poco de llegar a su nueva residencia, es reconocido por una vieja dama que durante décadas se había negado a pronunciar una palabra y, poco después, cuando sube a la que será su habitación acompañado por la asistenta social que le ha facilitado el traslado, ésta es arrojada al vacío arrancando incluso el marco de la ventana. Nadie sabe lo que ha ocurrido, sin embargo, un policía sin ambiciones y una joven enfermera que debe, además, encargarse de la educación de su hermano (a la vista de que la madre sufre trastornos depresivos y alcoholismo) se interesan por el caso y pronto empiezan a comprobar que en él concurren algunas circunstancias paranormales como que el anciano, lejos de tener 70 u 80 años, ha cumplido, como mínimo, los 117… La sensación general es de que “algo” planea en torno al anciano y que se trata de un ser inmaterial extremadamente maligno que lo protege y que solamente puede ser desactivado cantando la tercera estrofa de una canción folk.

El argumento consigue atrapar al espectador en sí mismo. Este efecto queda reforzado por las actuaciones de los tres protagonistas: Michael Palin (que aparece solo esporádicamente, pero cuya presencia se nota por la fuerza de su interpretación),  Jodie Comer (la dulce y preocupada enfermera, la “Villanelle” de Killing Eve, recientemente estrenada, actriz en alza en el universo de las series) y Mark Addy (el policía de pocas ambiciones que ya habíamos visto en Juego de Tronos como “Robert Baratheon”). El trío funciona y consigue inyectar un elemento realista que, quizás sea lo más terrorífico de la serie: lo que nos cuenta puede ser verdad en aquel mundo de la India colonial de principios del siglo XIX. Porque de eso va, a fin de cuentas, la serie: de un fantasma protector (Isha) que nunca abandonará al pequeño “Tom Partiff”.

Un buen producto para incondicionales de las miniseries británicas cuyo interés va in crescendo a lo largo de los tres episodios. El guión, hay que decirlo, tiene una coherencia de hierro. La fotografía es de muy buena calidad y la dirección de la serie ha sido entregada a Ashley Pearce (Dowton Abbey y Maigret).

Anuncios