FICHA

Título originalLe Chalet
Título en España: El Chalet
Temporadas: 1 (6 episodios)
Duración episodio: 50 minutos.
Año: 2018
Temática: Drama
Subgénero: Intriga
Resumen: Dos historias paralelas: en 1997 un escritor parisino se instala en un pequeño pueblo de los Alpes para encontrar inspiración para su nueva novela. Él y su hijo tienen dificultades para integrarse, un día desaparecen. Veinte años después, los que eran jóvenes vuelven al pueblo para celebrar la boda de uno de ellos. A partir de ahí empiezan a producirse desgracias que los irán mermando poco a poco.
Actores: Chloe Lambert, Philippe Dusseau, Emilie de Preissac, Marc Ruchmann, Eric Savin, Blanche Veisberg, Nicolas Gob, Maud Jurez, Manuel Blanc.
Lo mejor: Serie con capacidad de enganche.
Lo peor: Demasiados personajes.
Lo más curioso
: La serie está dedicada a una de las protagonistaqs, Blanche Veisberg, que falleció poco después de concluir el rodaje en diciembre de 2017.
¿Cómo verlo?: Emitida actualmente por Netflix, Puede bajarse mediante programas P2P.

Puntuación: 7

PROMO (en francés)

PROMO (en francés)  

PROMO (presentación de la serie en francés)

PROMO (subtitulado en francés)

INTRO

MUSICA

VER SERIE (Netflix)

DESCARGA TORRENT

WEB OFICIAL (Netflix, en castellano)

WEB OFICIAL (france-tv, en francés)

Comprarlo en Amazon (no está a la venta)

Lo menos que puede decirse sobre EL CHALET

Serie francesa estrenada por Netflix (que solamente es capaz de estrenar el mismo número de series en un mes que el resto de canales y plataformas juntos… sin atender, eso sí, a su calidad) el pasado 17 de abril de 2018, apenas una semana después de que se haya proyectado en Francia con bajos niveles de audiencia. No puede decirse que la serie aporte grandes elementos nuevos al género de intriga, pero sí hay que reconocerle una increíble capacidad adictiva.

La serie nos cuenta la historia de una familia, los Rodier, cuyo padre es un escritor en crisis de inspiración que ha ido a un lugar perdido de los Alpes para encontrar un tema sobre el que escribir. El proceso de integración de la familia en aquella pequeña comunidad aislada, es complicado y con altibajos, especialmente en lo que se refiere al hijo mayor de la familia. Han alquilado un chalet (que da nombre a la serie) rústico de madera que piensan acondicionar. Sin embargo, un buen día, desaparecen del pueblo sin dejar el más mínimo rastro. El misterio es qué ha ocurrido con ellos.

Si lo anterior ocurre en 1997, veinte años después, los niños que hemos visto entonces, son ahora, hombres y mujeres maduros y los que eran jóvenes entonces peinan canas. El pueblo ha cambiado: se ha ido despoblando y prácticamente está extinguido, sin embargo, una pareja de oriundos de la zona decide casarse allí y esto genera el reencuentro de todos los que estaban presentes en 1997. A partir de ese momento, al final del primer episodio, empiezan a ocurrir incidentes que van eliminando poco a poco al grupo. La naturaleza de ese peligro no se desvela hasta los últimos episodios y tiene que ver con el secreto de la desaparición de la familia Rodier.

La serie tiene dos problemas que están en el origen del mismo concepto que enarbola: por una parte continuos flashbacks, pues, no en vano, la acción se desarrolla en 1997 y en 2017 y lo que ocurre en esta época es el resultado de lo que ocurrió veinte años antes, y por otra parte, hay excesivos personajes que aparecen en ambos períodos. Lo primero hace que el espectador deba estar permanentemente en guardia para intuir cuando se trata del presente y cuando del pasado y, por lo demás, no está claro siempre qué adolescentes se corresponden con los personajes adultos.

A esto se une un tercer problema: no todos los actores están a la altura de sus papeles y algunos de ellos no alcanzan el nivel de credibilidad que sería de desear. Por otra parte, el guión dista mucho de ser original: hemos visto en infinidad de ocasiones el mismo tema de un pequeño grupo aislado que, poco a poco, va viendo como sus miembros son eliminados por algo que ha ocurrido en otro tiempo. Y, aún más, la serie parece lenta en algunos tramos y, bruscamente, se acelera en otros. Otro problema: la serie ha sido filmada en los Alpes, cerca de Grenoble y, sin embargo, los lugares naturales son escasamente aprovechados en las escenas que insisten excesivamente en presentar el chalet desde todos los ángulos posibles olvidando otros encuadres naturales.

A la vista de todo esto, cabría decir que se trata de una serie mala (planteamiento complicado, demasiados protagonistas, falta de originalidad, casting con errores, etc) y, sin embargo, sorprendentemente, la serie tiene una alta capacidad adictiva, de tal forma que advertimos que quien logre tener paciencia y atención suficiente para llegar al final del primer episodio quedará enganchado para los siguientes cinco. Este es el principal valor de la serie que, por lo demás, resulta entretenida y mantiene niveles aceptables de tensión.

En Francia recibió críticas bastante duras y los niveles audiencia no fueron los esperados (una media del 12% de share). En la actualidad se debate si va a filmarse o no una segunda temporada. Netflix, la ofrece sin haber hecho publicidad, como un mero producto de relleno. Aun así, puede interesar a amantes de las series francesas, a quienes busquen intrigas criminales en lugares asfixiantes y a los incondicionales de series francesas.

Anuncios