FICHA

Titulo original: Pulsaciones.
Título en España: Pulsaciones.
Temporadas: 4 (52 episodios)
Duración episodio: 30 minutos
Año: 2007-2010
Temática: Humor
Subgénero: Absurdo
Resumen: Programa de esqueches en el que aparecen algunas secciones fijas unidas bajo el común denominador de hacer reír mediante un humor surrealista y absurdo
Actores principales: Julián Lopez, Ernesto Sevilla, Raúl Cimas, Carlos Areces, Pablo Chiapella, Aníbal Gómez.
Lo mejor: la voluntad de hacer reír en los peores años de la crisis.
Lo peor
: muy desigual
¿Cómo verlo?: Emitida por TV2, puede verse en el enlace que indicamos.

Puntuación: 7,5

CABECERA Y MÚSICA DE LA SERIE

VER SERIE ON LINE

Lo mínimo que puede decirse sobre MUCHACHADA NUI

Desde El Show de Benny Hill (1964-1966) hacer una serie de esqueches cómicos no tiene secretos. Se trata de sentarse en la mesa de guionización con la resuelta voluntad de hacer reír y contar con actores que tengas vis cómica. Si los guionistas tienen ingenio suficiente y los actores conocen su oficio, la serie es puro disfrute. Claro está que hace falta un último elemento: que todo el equipo se esfuerce y cada minuto de programación esté realizado con idéntico afán. Porque si lo que ocurre es que quienes componen el show están convencidos de que son graciosos y cualquier idea que plasmen, lo será también, puede caerse en el problema que tiene esta serie: que lo genial está seguido por la banal, la comicidad extrema precede a momentos irrelevantes, tontorrones o francamente aburridos y, aunque el balance del conjunto sea aceptable, inútil decir que con más esfuerzo, hubiera logrado ser mejor. Los esqueches de Muchachada Nui no siempre funcionan, ni siquiera para un público entregado, del que frecuentemente se abusa.

Dicho todo lo cual y encarada la crítica, podemos añadir también que, por nuestra parte, seguimos la serie con interés y, de tanto en tanto, la recordamos con cariño. Pero, nobleza obliga, por eso mismo, podemos mencionar sus fallos que, en el fondo fueron los mismos que luego otro productor similar, Museo Coconut (2010-2014) mostró en los mismos términos. Entre ambas, indudablemente, Muchachada Nui es la más innovadora, fresca y espontánea. Aparece en un momento en el que los cómicos que la elaboran y protagonizan empiezan a ser conocidos, pero todavía no tienen la fama que les daría las sucesivas ediciones de El club de la comedia (1999-hoy) en los años siguientes. Se esforzaban. Luego fue diferente: a medida que estos cómicos consolidaron su fama, en gran medida se contentaron con repetir hasta la saciedad los mismos monólogos que les habían hecho famosos, abusaron de su “espontaneidad” en lugar de trabajar más los guiones. E incluso se vieron embarcados en fracasos como la serie Anclados (2015) que se quedó en un proyecto tan ilusionante como irregular. En conclusión: al “humor albaceteño” le hace falta más elaboración y menos “espontaneidad”.

TV2, una cadena minoritaria pero cuya audiencia pasa por selecta, se ofreció a emitir esta serie que, en realidad, era una secuela de un programa anterior de Paramount, La hora chanante (2002-2006), elaborado por Joaquín Reyes con el apoyo de Ernesto Sevilla, Raúl Cimas, Carlos Areces y Julián López. La Paramount alegó sus derechos sobre el nombre, lo que obligó al grupo a titularlo Muchachada Nui: “Muchachada”, palabra habitual en La Mancha y “nui” derivado de “ojete nui”, en alusión al picor propio del ano sin lavar…

El programa tenía una voluntad paródica con algunas secciones y personajes fijos (Enjuto Mujamuto, Monguer Guarper, Montgomery y Clift) , caricaturización de superhéroes (“Las aventuras del joven Rappel”), doblado guasón de películas de serie B (“Mundo viejuno”), crítica a personajes del famoseo (“Celebrities” interpreto por Joaquín Reyes) y un largo etcétera en el que quedaba claro que los guionistas se habían movido con entera libertad y sin cortapisas por parte de la cadena estatal.

Entre 500 y 600.000 espectadores permanecieron fieles al programa. Un 4% de share, con algunas crestas en las que casi duplicó audiencia. Habría que añadir que, en tanto que serie orientada hacia un público juvenil, encontró en Internet un campo de aplicación natural. La difusión no se agotó con el cese del programa, sino que, como un zombie que goza de buena salud, ha seguido manteniéndose hasta ahora en la red.