FICHA

Titulo original: Retorno a Liliflor.
Título en España: Retorno a Liliflor.
Temporadas: 1 (7 episodios).
Duración episodio: 30 minutos.
Año: 2015
Temática: Humor
Subgénero: Absurdo
Resumen: Conjunto de esqueches de humor surrealista realizados básicamente por el mismo equipo que La Hora chanante, Museo Coconut, Muchachada Nui.
Actores principales: Joaquín Reyes, Carlos Areces, Ernesto Sevilla, Julián López, Raúl Cimas, Anibal Gomez.
Lo mejor: 
los incondicionales del humor manchego tuvieron una nueva entrega
Lo peor
: la cadena no hizo nada para promover el programa.
¿Cómo verlo?: Emitida por Neox, puede verse en el enlace que ofrecemos.

Puntuación: 6,5

CABECERA DE LA SERIE

VER LA SERIE ON LINE

Lo mínimo que puede decirse sobre RETORNO A LILIFLOR

La trayectoria de esta serie fue extraña. Una vez grabada y dispuesta para su emisión, debió de esperar tres años en un cajón a que los directivos de Atresmedia dieran el visto bueno para su emisión y cuando lo hicieron fue en uno de sus satélites, Neox, y en horario de verano… es decir, cuando todo el mundo piensa en las vacaciones y la audiencia global de las televisiones decae notablemente. En realidad, esta serie aportaba pocas novedades a los antecedentes del grupo que la promovía. Era el mismo equipo que ya se había dado a conocer por La hora chanante (2002-2005), al que seguiría Muchachada Nui y, finalmente, Museo Coconut. Seguiría, Retorno a Liliflor, rodada en 2012 y estrenada en julio de 2015.

El retraso en la emisión de la serie es completamente inexplicable, si tenemos en cuenta, además, que Museo Coconut había colocado a Neox en su máximo histórico de audiencia, con un 4’3% de share y, todavía más incomprensible fue el error en estrenarla en julio. Y mucho más error aún fue estrenarla sin publicidad que la arropara, sin que sus miembros desfilaran por los distintos programas del grupo Atresmedia, enviando un simple dossier a la prensa. Si lo que se pretendía era que el programa fracasara, se consiguió. De hecho, salvo para los seguidores incondicionales del grupo de humoristas, la serie es casi clandestina e inexistente.

Esta actitud de la cadena no se debe a los contenidos de la serie: en realidad, Retorno a Liliflor es prácticamente una continuación del resto de productos que ha realizado el mismo grupo de humoristas. Hay pocas diferencias y, no particularmente relevantes, en relación al resto de espacios de esqueches que nos han presentado desde La hora chanante.

Quedaría hablar del título: Retorno a Liliflor. Resulta inevitable pensar que derivó de una síntesis entre una serie que dejó huella a principios de los años 80, Retorno a Brideshead (1981) y de otra que empezaba a emitirse desde 2011, Lillyhamer. La primera era extremadamente seria y pulcra hasta lo preciosista. La segunda era la primera muestra del humor noruego que tardaría en llegar a España pero cuya existencia no era un secreto a partir de 2012 para quienes trabajaban el género del humor. Realmente, tampoco vale la pena perder mucho tiempo en cábalas sobre de dónde procedió un título que, finalmente, era tan surrealista como el resto del programa.

La cuestión a dirimir sería, si este producto es superior o inferior al resto de los elaborados por el grupo. El humor presenta, a veces algunos problemas, especialmente cuando se pretende engarzarlo con la realidad: debe ser inmediato. No hay nada más triste que ver un libro de recopilación de caricaturas aparecidas en los diarios. El genial dibujante Opisso, que durante un tiempo realizó algunas, ni siquiera se acordaba de lo que había querido decir y su consejo era: “Si te dedicas al humor, no toques la política”. En Retorno a Liliflor le ocurre precisamente que el retraso en su emisión ha restado interés a algunos de sus esqueches. La actualidad es algo demasiado rápido para aguardar tres años salir a la luz. Una cosa es recordar el 30 aniversario del 23-F y otra muy distinta hacerlo a destiempo. El resto de contenidos, es decir, todo aquello que no estaba sometido a la actualidad es exactamente igual que cualquier otro producto del grupo, ni superior, ni inferior, idéntico.

Las siete entregas de la serie que ofrece Atresmedia en su web supondrán un balón de oxígeno para los seguidores de este grupo de humoristas manchegos, reconocerán fácilmente tantos sus rostros como su estilo. Aquellos que sean impermeables a ese tipo de humor y que lo hayan contemplado huyendo de anteriores ediciones, deberán mantenerse en guardia ante esta otra o bien hacer un esfuerzo de comprensión. Si de lo que se trata es de hacer reír, Retorno a Liliflor, contiene golpes brillantes de humor surrealista. ¿Alguna crítica más? No todas las improvisaciones tienen la misma comicidad. Como todo el mundo, los humoristas unos días están más sembrados y otros se han levantado divorciados de la diosa de la comicidad. Nadie puede preverlo, pero la única garantía para no quedarse en blanco a la hora de tratar de hacer reír es teniendo un guión y habiéndolo trabajado. Y este es el error del grupo: esta serie da la sensación de que hubiera tenido que estar algo más elaborada.