FICHA

Título originalClose to the Enemy
Título en España: Cerca de tu enemigo
Temporadas: 1 (8 episodios)
Duración episodio: 60 minutos.
Año: 2016
Temática: Drama
Subgénero: Postguerra
Resumen: Un científico, especialista en el diseño de motores a reacción, es conducido a Inglaterra junto a su hija, y presionada para que colabore con los británicos, ante el miedo de que sea llevado a EEUU o a la URSS para el mismo cometido. El científico se resiste pero un oficial de inteligencia está ahí para convencerle de que colabore.
Actores: Ciara Charteris, August Diehl, Jim Sturgess, Robert Glenister, Alfie Allen, Charity Wakefield, Phoebe Fox, Alfred Molina, Angela Bassett, Sebastian Armesto, Charlotte Riley.
Lo mejor: El tema muy poco conocido de científicos alemanes obligados a trabajar para sus antiguos enemigos.
Lo peor: El papel protagonista no es convincente.
Lo más curioso
: La serie fue desarrollada por Stephen Poliakoff que, de paso, fue también el director de esta producción.
¿Cómo verlo?: Emitida por Filmin.

Puntuación: 7

PROMO (en inglés)

PROMO (en ingles)  

PROMO (en inglés)

PROMO (en inglés)

INTRO

MUSICA

VER SERIE (Filmin)

DESCARGA TORRENT

WEB OFICIAL (Filmin)

WEB OFICIAL (BBC)

Comprarlo en Amazon

Lo menos que puede decirse sobre CERCA DE TU ENEMIGO

Se suele ignorar que el drama de muchos alemanes no terminó en 9 de mayo de 1945, con la rendición incondicional del país y la ocupación por las fuerzas aliadas, sino que siguió en la década posterior, especialmente entre los científicos que se habían dedicado a investigaciones en campos considerados como “estratégicos”. Simplemente fueron arrancados de su tierra natal, llevados a otros países y obligados a trabajar, de buen grado o por la fuerza, para sus antiguos enemigos. No se habían producido series sobre este tema, hasta que la BBC Two consideró que era un tema suficientemente interesante como para basar en él una miniserie.

La guerra en Europa ha terminado. Es mayo de 1945, sin embargo, un hombre y su hija se encuentran en una base aliada dispuestos para ser enviados, junto a otros cientos de personas, al Reino Unido. No se trata, ni de combatientes, ni de funcionarios del Partido Nacional Socialista que deban responder por presuntos o reales crímenes de guerra, sino de un científico viudo, especializado en el diseño de motores a reacción. Serán llevados a las inmediaciones de Londres en donde el científico se negará a trabajar para los que lo han capturado brutalmente. No existe ningún cargo contra él. De hecho, no hay motivos jurídicos ni políticos para detenerlo, sin embargo, los norteamericanos, en esos mismos días, habían puesto en marcha el programa “Papelclip” destinado a localizar a científicos alemanes especializados en energía atómica, aviónica, producción estratégica de carburantes, etc. Los rusos, mucho menos sutiles, se limitaban a embarcarlos en trenes a los Urales donde serían puestos a trabajar expeditivamente. Los ingleses no estaban dispuestos a quedarse atrás, especialmente, porque como el resto de los antiguos “aliados” percibían que estaba a punto de comenzar otro conflicto: la Guerra Fría.

Un oficial de la T-Force, el “Capitán Callun Ferguson” (Jim Sturgess) es encargado de convencer al científico para que colabore con la industria inglesa. Se trata de un oficial indisciplinado y con ideas propias que instala su despacho en el mismo hotel en el que pasan a residir el científico y su hija. La habitación está repleta de micrófonos para grabar cualquier conversación y en cuanto al hotel se trata de un edificio sombrío exteriormente y lujoso en el interior que intenta revivir sus tiempos de gloria previos a la guerra. En ese hotel circulan personajes con ideas muy diferentes a las de “Fergusson” cuyas intenciones irán viéndose a medida que avanza la trama, entre ellos se encuentra el  enigmático “Harold Lindsay-Jones” (Aldred Molina).

La serie tiene una reconstrucción meticulosa del Londres de la postguerra, pero tiene dos problemas: el papel protagonista, el “Capitán Ferguson”, no resulta creíble, ya sea por errores de guionización y por la construcción que ha realizado Sturgess. El otro problema es de enfoque: el planteamiento inicial es bueno, incluso muy original, pero el desarrollo va perdiendo fuelle a medida que avanza. Especialmente, se percibe cierto patriotismo británico que impide reconocer (e incluso ocultar) la responsabilidad del gobierno británico en el secuestro fuera de toda norma jurídica de técnicos y científicos. Todo sea por la victoria en la Guerra Fría, parece como si dijera el guionista, sin entrar en más complicaciones.

La serie se estrenó en 2016 en el Reino Unido y ha llegado a España de la mano de Filmin. Hay que reconocer que, en su conjunto, es una serie interesante (a pesar de los problemas mencionados) y digna de verse, especialmente porque afecta a un problema que muy escasamente ha sido tratado por el cine. Gustará particularmente a los que se interesen por producciones y argumentos sobre la Segunda Guerra Mundial y la inmediata postguerra. Convencerá igualmente a los seguidores de las miniseries inglesas. Hay que añadir que se trató de una de las series  inglesas más aclamadas en 2016 y que resultó nominada para distintos premios. Por cierto: en el último episodio se produce el giro que demuestra que nada es lo que parece.

Anuncios