FICHA

Título originalSafe House – The Crow
Título en España: Safe House . The Crow
Temporadas: 1 (4 episodios)
Duración episodio: 60 minutos.
Año: 2017
Temática: Drama
Subgénero: Policíaca
Resumen: Un policía retirado y que se ha instalado con su esposa en una remota casa situada sobre la costa, convertida en albergue, al oír los detalles sobre un crimen que se acaba de cometer, recuerda el caso que le obligó a retirarse a causa de haber agredido a un testigo: un asesino en serie secuestra a mujeres, las hace desaparecer, para hacer sufrir al marido.
Actores: Stephen Moyer, Zoë Tapper, Ashley Walters, Sunetra Sarker, Jason Watkins, Ed Whitmore.
Lo mejor: La narración remite al género policíaco clásico.
Lo peor: A pesar de presentarse como “segunda temporada” tiene poco que ver con la “primera”.
Lo más curioso
: Lo esencial de la serie se rodó en Crag-y-Mor, en la bahía de Trearddur, en un antiguo caserón con casi doscientos años de antigüedad.
¿Cómo verlo?: Emitida actualmente por Filmin.

Puntuación: 7

PROMO (subtitulada en castellano)

PROMO (subtitulada en alemán)  

PROMO

PROMO (subtitulada en castellano)

INTRO

MUSICA

VER SERIE (Filmin)

DESCARGA TORRENT

WEB OFICIAL (Filmin, en castellano)

WEB OFICIAL

Comprarlo en Amazon

Lo menos que puede decirse sobre SAFE HOUSE – THE CROW

En 2015, la BBC One estrenó la serie protagonizada por Christopher Eccleston, Safe House. En España pasó prácticamente desapercibida (cuatro entregas no son muchas para destacar ante un público de masas con tendencia a fijarse en series interminables), sin embargo, en el Reino Unido alcanzó altas cuotas de pantalla (más de 7.000.000 de espectadores). Así pues, los productores se arriesgaron a lanzar una “segunda temporada” que, en realidad, tiene poco que ver con la primera, salvo el título. La serie ha resultado ser un thriller entretenido y bien confeccionado, con unas interpretaciones aceptables y un guión que mantiene el interés hasta el último episodio. En España están siendo emitidos por la plataforma Filmin.

Si Eccleston era la estrella de la primera temporada, ahora el papel protagonista recae sobre Stephen Moyer (uno de los vampirillos de True Blood). Por su físico, Moyer resulta un policía creíble. O mejor un ex policía que ha sido licenciado del cuerpo después de que, investigando el secuestro de una mujer, asestara tal paliza a uno de los sospechosos que terminó ahogándolo. Años después, cuando aquel caso ya había pasado a la historia y se había resuelto con la detención del criminal, se vuelve a producir un episodio de características similares. El policía en cuestión, junto a su esposa, se han autoexiliado a un lugar paradisíaco en la costa británica donde regentan una pequeña residencia. Al escuchar las informaciones sobre un nuevo secuestro, la mente del ex policía se pone en acción y se convence de que el asesino que había sido detenido años antes, tenía un cómplice o bien tiene ahora un imitador al que conoce. Sin embargo, cuando intenta participar en la investigación, no obtiene una respuesta favorable por parte de la policía. Poco a poco, la policía deberá reconocer que su ex colega tenía razón y que, no solamente corre peligro la vida de la secuestrada sino también la del marido, verdadero objetivo del criminal. Éste será refugiado en el espectacular albergue que regenta el ex policía y su esposa.

Con estos presupuestos, la trama se desarrolla con un interés creciente que alcanza su clímax hacia el final del segundo episodio. En el siguiente empezamos a sospechar quién puede ser el criminal que mueve los hilos y en el último nos daremos cuenta de que nos hemos equivocado y que nuestras previsiones no iban en la dirección acertada. Esto indica que, el interés dura prácticamente hasta los 10 minutos finales, cuando se resuelve toda la trama.

En este tipo de miniseries lo esencial es que los actores actúen en función de un guión particularmente ágil y bien elaborado. Si el guión es bueno, cualquier actor podría dar empaque a la trama. En este caso, las distintas parejas protagonistas (el expolicía y su esposa, la pareja de policías que investigan el caso, la secuestrada y su esposo y el marido y su hijo que sobrevivieron al secuestro y asesinato de su esposa y madre, constituyen distintos binomios que aportan, cada uno, elementos interesantes al guión.

No es que esta segunda temporada sea superior o inferior a la primera, es que resulta bastante diferente, por el contenido de la historia y por sus protagonistas. Es, en cualquier caso, una serie interesante, que puede verse y degustarse con rapidez (cuatro episodios se llevan cuatro horas de nuestro tiempo, pero no dejan ni un regusto amargo, ni la sensación que hemos perdido el tiempo) y que pertenece a ese pelotón de series policíacas presentes en el catálogo de Filmin y que nunca, absolutamente nunca, decepcionan.

Anuncios