FICHA

Título original Only Murders in the Buiding
Título en España: Only Murders in the Buiding
Temporadas: 1 (6 entregas)
Duración episodio: 30 minutos.
Año: 2021
Nacionalidad: Estados Unidos
Temática
: Comedia negra
Subgénero: Crímenes
Resumen: En un edificio neoyorkino aparece una persona suicidada. Tres vecinos del edificio se proponen averiguar lo que ocurrió. Los tres son unos perfectos desconocidos, pero cimientan su amistad en un podcast que siguen. Ellos, con su investigación pretenden hacer otro. Pero se trata de un crimen real que encierra un misterio que se remonta a mucho antes.
Actores: Selena Gomez, Steve Martin, Martin Short, Aaron Dominguez, Vanessa Aspillaga, Ryan Broussard, Michael Cyril Creighton, Esteban Benito, Russell G. Jones, Adina Verson, Jonathan Burke, Teddy Coluca, Adam DeCarlo, Quincy Dunn-Baker, Meredith Holzman, Nathan Lane, Amy Ryan, Sting, Lylan Carson, Olivia Reis,
Lo mejor: Stene Martin y Martin Short dan la mejor caricatura de sí mismos.
Lo peor: Hay un alto grado de absurdo en el guion.
¿Cómo verlo?: Se estrenó el 31 de agosto en Disney+. Puede obtenerse mediante programas de intercambio de archivos.

Puntuación: 8

PROMO (en inglés)

PROMO (VOSE)

PROMO (en francés)

PROMO (en italiano)

INTRO

MÚSICA

WEB OFICIAL (Disney+)

DÓNDE VERLA (Disney+)

DESCARGA TORRENT (Todotorrent)

COMPRAR DVD (no está a la venta)

Lo menos que puede decirse sobre ONLY MURDERS IN THE BUILDING

A veces se agradece que algunos actores que solamente han ejercido su oficio en la pantalla grande, se pasen al plasma. Reconocemos, incluso, que ni Steve Martin ni Martin Short, han sido de los actores que más nos han gustado, sin embargo, reconocemos igualmente que su combinación en esta miniserie de HULU, reproducida en España por Disney+, es uno de los mejores estrenos de esta temporada. A pesar de su absurdo estructural, seguramente por lo mucho que nos dice sobre la vida neoyorkina.

Un edificio de apartamentos en Nueva York. Verdaderamente, lo normal es que un vecino no sepa nada sobre la mayoría de los que habitan en cubículos próximos al suyo. Es lo que les ocurre a los tres protagonistas de esta historia: apenas coinciden en el ascensor y ni siquiera se saludan. Sin embargo, los tres coinciden en seguir un podcast de crímenes y misterio y están verdaderamente obsesionados con el tema. Uno es un actor de series que en los 80 encargó a un policía en una serie que tuvo cierto éxito. Hoy está olvidado para casi todos. El otro es un director de teatro que también tuvo su momento de gloria, pero que ahora padece problemas económicos. La tercera es una misteriosa joven que vive en un apartamento en reformas propiedad de su tía. Un asesinato que ha ocurrido en el edificio los pone en contacto. La policía dice que es un suicidio, pero ellos están convencidos de que se trata de un asesinato. Así pues, deciden hacer un post sobre el crimen presentando todas las pruebas que vayan descubriendo. El misterio empieza cuando uno de los tres no confiesa todo lo que sabe.

El mensaje es notorio: la vida en Nueva York es una vida anónima. Todos están solos. Nadie apoya a nadie. Nadie conoce a nadie. Todo es tan gigante como inhumano. Pues bien, vivir en ese “paraíso” es caro y peligroso. Casi como vivir en Pompeya el día antes de la explosión del Vesubio. El neoyorkino es, por excelencia, un neurótico sin restricciones. Se obsesiona por cualquier tontería -un podcast, por ejemplo- y, a partir de esta banalidad, encarrila su triste día a día. Está en el centro del mundo, pero el mundo se reduce a él mismo.

Esta temática es el trasfondo sobre el que se mueven los tres personajes y la historia del asesinato y del podcast. El planteamiento es, desde luego, nuevo, original y arriesgado. Sin embargo, el buen hacer de los actores veteranos, que arropan a la joven Selena Gómez, hace que nos olvidemos del absurdo del guion, de los giros inesperados y poco realistas del mismo, de las incoherencias y de su imposibilidad: simplemente es algo que no hemos visto antes, está bien interpretado, hay complicidad entre los dos protagonistas veteranos. Y, además, tiene la duración justa para que no tengamos tiempo de plantearnos sus fallos: 30 minutos.

El resultado es muy agradable de ver. En todo humorístico, con un trasfondo amargo, asistimos a una investigación sobre un asesinato que, en realidad, es casi un ensayo sobre la vida en Nueva York. Hay poco que objetar a esta serie, al menos, en el punto en el que realizamos esta crítica: tras ver sus dos primeros episodios. Ayuda también el que el montaje contribuye a mantener el misterio, rompiendo la línea temporal, con frecuentes flash-backs. La fotografía, a pesar de que se desarrolla en su mayor parte dentro del gigantesco edificio, aumenta las connotaciones sociológicas.

Serie producida por HULU y comercializada en España por Disney+ Star. De momento no ha llamado excesivamente la atención, pero es de las que justifican por sí mismas, abonarse a la plataforma Disney, el último streaming que ha llegado a nuestro país.

(SI ESTA CRÍTICA LE HA SERVIDO PARA ALGO O LE HA AYUDADO EN ALGO, PULSE LA PUBLICIDAD QUE ACOMPAÑA Y QUE NOS AYUDA A MANTENER LA WEB. GRACIAS).