FICHA

Título original: Deputy
Título en España: Deputy
Temporadas: 1 (13 episodios)
Duración episodio: 45 minutos.
Año: 2020
Nacionalidad: Estados Unidos
Temática
: Drama
Subgénero: Policíaco
Resumen: Un típico policía amante de su trabajo que estaba a punto de ser sancionado y cuestionado por sus superiores, se encuentra bruscamente al frente de la “policía montada” del condado de Los Ángeles. Actúa como un sherif del viejo y salvaje Oeste y prefiere la acción a participar en negociaciones y conversaciones con políticos. Lidera un equipo que lo admira y que está dispuesto a ser los defensores de la comunidad de Los Ángeles.
Actores: Stephen Dorff, Yara Martinez, Brian Van Holt, Bex Taylor-Klaus, Shane Paul McGhie, Mark Moses, Landon Brooks, Michelle Jubilee Gonzalez, Cory Scott Allen, Hannah Culwell, Vanessa Aranegui, James William Ballard, Natalia Cigliuti, Chris Gann, John Gettier, Siena Goines, Lateesha Green, Marissa Chanel Hampton, Isabella Hernandez, Valeria Jauregui, Samantha Katelyn, Jasmine Kaur, Diesel Madkins, Troy Parker, Nicole Sellars, Rachael Thompson, Maria Z. Wilson
Lo mejor: un buen papel del protagonista Stephen Dorff
Lo peor: demasiado clásica y ochentera, sin elementos nuevos.
Lo más curioso
: La serie se canceló después de los pobres resultados de la primera temporada.
¿Cómo verlo?: En Calle 13 desde el 20 de septiembre de 2020. También puede obtenerse mediante programas de intercambio de archivos.

Puntuación: 7

PROMO (en inglés)

PROMO (en inglés)

PROMO (en inglés)

PROMO (en inglés)

INTRO

MÚSICA

VER SERIE (Calle 13)

DESCARGA TORRENT (Dontorrent)

WEB OFICIAL (Calle 13)

WEB OFICIAL (Fox)

COMPRAR DVD (no está a la venta)

Lo menos que puede decirse sobre DEPUTY

Los trece episodios de esta serie hubieran podido verse hace cuarenta años y solamente hubiera chirriado el echo de que utilizaran teléfonos móviles. Se trata de una serie de reminiscencias ochenteras que no aporta nada nuevo a la figura del héroe que desprecia la burocracia y cuyo cuerpo pide acción, acción y sólo acción, acabada la cual vive como un hombre normal preocupado por su familia, por la barbacoa o que toma copas con los amigos. A pesar de haberse entretenido excesivamente en pintar los rasgos de este “héroe americano” en la figura del protagonista, “el Diputado Bill Hollister”, los guionistas no han estado inspirados en describir con el mismo detallismo su entorno profesional o los casos en los que participa.

Deputy es una serie discreta. Gusta a los que no se cansan nunca de ver argumentos muy parecidos protagonizados por héroes similares en los que solamente cambia el protagonista que encarna los valores que quiere transmitir. Los que peinamos canas y hemos visto decenas de héroes similares, estamos algo hartos del arquetipo, incomprendido por sus superiores, algo anárquico en su comportamiento, guiado por un afán de hacer triunfar la justicia y defender a los débiles que no coincide exactamente con el espíritu de los policías que ponen multas de tráfico o sancionan por llevar la mascarilla en el codo; no son, en definitiva, los policías que conocemos.

El ”Diputado Bill Hollister” es uno de estos: desde su infancia prácticamente ha estado “apatrullando” las calles de Los Ángeles, se ha ganado sanciones y desconfianza por parte de sus superiores, más interesados en quedar bien con el Alcalde de la ciudad que de combatir al crimen. Ahora, cuando una vez más es cuestionado por sus superiores, se encuentra con que el sherif del condado, fallece de muerte natural y, a la espera de nuevas elecciones para el cargo, el policía más antiguo del departamento deberá estar al frente del mismo con carácter provisional. Es así como “Bill Hollister” asume la dirección de la policía del condado y se coloca por encima de quienes querían sancionarlo, con cinco estrellas en la solapa. Sigue siendo el mismo que ama “apatrullar” las calles y liarse a tiros con los malos, pero se le revuelven las tripas cuando debe negociar y sentarse con los “políticos”. De esto va la serie: de un policía inadaptado para la burocracia y genéticamente predeterminado para la acción.

El resultado podría haber sido peor de no contar como protagonista con Stephen Dorff, quien ya nos impresionó cuando lo vimos en True Detective y que ahora vuelve en una serie incomparablemente menos ambiciosa y más apresurada. De no ser por él, la serie hubiera merecido un suspenso o, en el mejor de los casos, un aprobadillo raspado ateniendo al trabajo de los guionistas y a la dirección. Todo en ella, salvo la presencia de Dorff es mediocre y “débil”. Puede decirse que Dorff salva a la serie y le da el nivel pedido por la cadena FOX, que es la que pidió el producto. El resultado es un cowboy del siglo XXI sobre el asfalto del condado de Los Ángeles, con el mismo espíritu de las series ochenteras (y, se nos apura, incluso de las cincuenteras). El resto de protagonistas son absolutamente irrelevantes, meros objetos decorativos, sin el más mínimo interés.

Gustará a un público habituado a este tipo de productos desde su juventud y que los echen en falta. También a jóvenes que se maravillan ante la personalidad desplegada por este coyboy urbano y que no han conocido la interminable saga de quienes le han precedido.

(SI ESTA CRÍTICA LE HA SERVIDO PARA ALGO O LE HA AYUDADO EN ALGO, PULSE LA PUBLICIDAD QUE ACOMPAÑA Y QUE NOS AYUDA A MANTENER LA WEB. GRACIAS).