FICHA

Título original: White Lines
Título en España: White Lines
Temporadas: 1 (10 episodios)
Duración episodio: 50 minutos.
Año: 2020
Nacionalidad: Reino Unido-España
Temática
: thriller
Subgénero: drogas
Resumen: En un parque temático de Almería, un corrimiento de tierras deja al descubierto un cadáver momificado. Se trata de un joven desaparecido veinte años antes. Su hermana, inglesa, llega a Ibiza, donde perdió contacto con la víctima, para tratar de establecer quién lo asesinó. Reencuentra a viejas amistades, unos con ganas de esclarecer lo que sucedió y otros tratando de ocultarlo. Para colmo, la isla está recorrida por narcotraficantes con otros intereses y luchas entre familias rivales.
Actores: Laura Haddock, Juan Diego Botto, Marta Milans, Nuno Lopes, Daniel Mays, Laurence Fox, Angela Griffin, Guillermo Lasheras, Pedro Casablanc, Javier Garrido García, Belén López, Rafael Morais, Javier Coll, Jade Alleyne, Tallulah Evans, Juan Carlos Vellido, Tom Rhys Harries, Gisela Gomez Achim, Jamie Bacon, Gonzalo Bouza, Carlos Cabero, Alex Delescu, Adrian Fekete, Manu Garcia, Thor Kristjansson, Geena Román, Ceallach Spellman, Iván Sánchez Sánchez, Julián Teurlais, Michael John Treanor, Johanna Wallmeier
Lo mejor: la fotografía, algunas localización y las vistas de la isla.
Lo peor: un argumento inverosímil de principio a fin.
Lo más curioso
: La serie en España está clasificada como “española”. En el Reino Unido como “anglo-española” y en otras bases de datos cinematográficas como “inglesa”…
¿Cómo verlo?: Se puede ver en Netflix desde el 15 de mayo de 2020. Puede bajarse mediante programas de intercambio de archivos.

Puntuación: 5,5

PROMO (en inglés)

PROMO (en inglés)

PROMO (subtitulada en castellano)

INTRO

MÚSICA

VER SERIE

DESCARGA TORRENT (a través de eMule)

WEB OFICIAL

COMPRAR DVD (no está a la venta)

Lo menos que puede decirse sobre WHITE LINES

Alex Pina, creador de esta serie, pasa por ser uno de los showrunners que más éxitos han deparado a la televisión carpetovetónica. A él se deben series como Los Serrano, Los hombres de Paco, El barco, La Casa de Papel, El embarcadero, Bienvenidos al Lolita, Vis a Vis, y alguna más que se nos escapa. No todas han sido un éxito. Incluso algunas que si lo fueron en la primera temporada, cayeron en la atonía en las siguientes. Ha habido de todo y esta que ha estrenado Netflix el 15 de mayo de 2020 no figurará, desde luego, entre lo mejor de Pina.

La serie arranca con la aparición de un cadáver momificado en lo que parece ser un parque temático del far-west en el desierto de Tabernas. Los terrenos pertenecen a una millonaria familia ibicenca, propietaria, además, de clubs y discotecas en la isla. El cadáver resulta ser de un joven desaparecido en la isla hace veinte años sin que su familia supiera exactamente lo que había ocurrido con él. Ahora, la hermana -que en el momento de la desaparición era una adolescente y que ahora está casada y tiene un hijo- va a Ibiza para tratar de establecer qué es lo que ocurrió. Visita a antiguos conocidos del hermano y, naturalmente, llega a la familia de potentados de la isla, cuya hija había sido novia del muerto. Va recorriendo a otros antiguos amigos, alguno de los cuales está vinculado al narcotráfico y, bruscamente, se encuentra con siete kilos de cocaína en la maleta. Esto hace que los narcotraficantes entren en acción complicando extraordinariamente la situación. Sin embargo, poco a poco, logrará acercarse a lo que verdaderamente ocurrió veinte años antes.

Tiene elementos extremadamente positivos (como la fotografía, algunos encuadres, las localizaciones), pero no la idea ni el argumento. En cuanto a las interpretaciones, cabe decir que son buenas y que la mayor parte de actores que aparecen son consumados y suelen realizar buenos papeles, pero en esta serie quedan deslucidos por un guion pobre en diálogos, pródigo en situaciones increíbles y que sorprende por la inverosimilitud de sus situaciones, de principio a fin.

Lo que trata de integrar esta serie es una fórmula que, en principio, estaría llamada a tener éxito: sexo – droga – intriga – música. Luego resulta que, o las proporciones están mal repartida (demasiada música, cocaína casi de chiste, sexo por aquí y por allí e intriga de rebajas). Quizás lo más lamentable sean los diálogos, junto a la línea argumental que, a veces tantea elementos cómicos en medio de situaciones dramáticas (algo de lo que se abusó en Los hombres de Paco). En series como ésta, el enganche deriva de la curiosidad del espectador en saber qué situación increíble sucederá a otras absolutamente improbables, a partir de un planteamiento inicial delirante.

Serie especialmente para milenials que compartan la afición por la música electrónica atronadora, acompañada por fogonazos laser (los momentos musicales se repiten excesivamente, sobre todo para los que no comparten esta afición por este género, hasta hacer insoportable la serie). No, no es una buena serie. Es, como máximo una serie de relleno que no aumenta los laureles de su creador, sino que los redimensiona a la baja.

(SI ESTA CRÍTICA LE HA SERVIDO PARA ALGO O LE HA AYUDADO EN ALGO, PULSE LA PUBLICIDAD QUE ACOMPAÑA Y QUE NOS AYUDA A MANTENER LA WEB. GRACIAS).

 

 

Anuncios