FICHA

Título original Dérapages
Título en España: Recursos inhumanos
Temporadas: 1 (6 episodios)
Duración episodio: 50 minutos.
Año: 2020
Nacionalidad: Francia
Temática
: Drama
Subgénero: Laboral
Resumen: Un director de recursos humanos de una empresa mediana, lleva seis años en paro. Tiene 50 años y le cuesta encontrar un nuevo trabajo, por lo que debe de soportar empleos por debajo de su cualificación, hasta que entra en un proceso de selección de personal para una multinacional. Para alcanzar el puesto deberá utilizar los peores trucos con sus seres queridos. El nuevo puesto de trabajo no es exactamente lo que él había esperado.
Actores: Eric Cantona, Suzanne Clément, Alex Lutz, Gustave Kervern, Alice de Lencquesaing, Louise Coldefy, Adama Niane, Aton, Soraya Garlenq, Carlos Chahine, Eurydice El-Etr, Cyril Couton, Nicolas Martinez, Xavier Robic, Clémence Bretécher, Aleksandra Yermak, Yann Collette
Lo mejor: una serie para los discriminados del mercado laboral, no por su raza, ni por su sexo, sino por su edad.
Lo peor: que el realismo social del que hace gala es rigurosamente cierto.
Lo más curioso
: La serie es una adaptación de Cadres Noirs, novela de Pierre Lemaitre.
¿Cómo verlo?: Desde el 15 de mayo de 2020, en Netflix. Puede bajarse mediante programas de intercambio de archivos.

Puntuación: 8,5

PROMO (en inglés)

PROMO (en inglés)

PROMO (VOSE)

INTRO

MÚSICA

VER SERIE

DESCARGA TORRENT (a través de eMule)

WEB OFICIAL

COMPRAR DVD (no está a la venta)

Lo menos que puede decirse sobre RECURSOS INHUMANOS

Si durante este período de confinamiento obligatorio por Covid-19, Netflix ha emitido una serie “enchandosa” y digna de verse en maratón continuado, es, sin duda, Recursos inhumanos. En ella se unen tres elementos: buena idea de partida, buenos diálogos, interpretaciones y ritmo narrativo y, finalmente, crítica social cada vez más actual. Empecemos por esto último.

Hubo un tiempo en el que la edad era considerada como fuente de sabiduría aportada por la experiencia y que nada es capaz de suplir. Hoy, en unos tiempos que avanzan como una apisonadora, alguien que esté en el mercado laboral con una edad superior a los 50 años, por mucha que sea su experiencia y brillante que luzca su currículo, si queda en paro puede estar seguro de que nunca más va a encontrar un empleo conforme a sus aspiraciones. En España, esto se da por sentado. En nuestro país, incluso un joven con un doctorado puede terminar de reponedor de super o buzoneando propaganda, a poco que tenga mala suerte. Esta serie va sobre un directivo de recursos humanos que se quedó en paro cuando estaba por encima de los 50 años. Ahora lleva ya seis años en esa situación: sin subsidios, sin subvenciones, con tres años que le quedan por pagar de hipoteca, debiendo aceptar trabajos poco vistosos en los que frecuentemente es humillado. Todo su mundo se hunde a su alrededor. Tal es el protagonista de esta serie: uno entre muchos en su misma situación.

Sin embargo, todo parece cambiar para él desde el momento en el que, forzado por su mujer, solicita un empleo y entra en el proceso de selección de personal. El puesto es como encargado de recursos humanos de una multinacional que se prepara para despedir a más de un millar de trabajadores. Al presidente de la compañía se le ha ocurrido la peregrina idea de simular una acción terrorista en el curso de la cual serán secuestrados los miembros de la dirección de la empresa e interrogados sobre aspectos de la misma. Así podrá saber cuáles de ellos son “seguros”, “fuertes” y “fieles” y qué otros se mostrarán “débiles”, predispuestos a la traición y a revelar secretos de la empresa. El protagonista, será el que deberá dirigir la operación y los interrogatorios y presentar sus conclusiones…

A partir de este principio se encadenan una serie de acontecimientos que harán que el guion se desvíe completamente de lo inicialmente previsto. Si observan los trailers podrán darse cuenta de cómo termina el episodio: pero eso no es lo importante, sino el saber cómo se ha llegado a la situación en la que el parado cincuentón es ingresado en la cárcel.

El papel protagonista y todo el peso de la serie recae sobre Éric Cantona, futbolista primero, pasado luego a la interpretación, que borda su papel. No es un actor que se haya prodigado mucho en televisión (creemos que es la primera vez que se le ve en España por este medio), pero, en cualquier caso, su interpretación es extremadamente realista.

Lo que vamos a ver es un thriller, pero también y sobre todo, una pieza de crítica social a uno de los aspectos mas desagradables de la modernidad. Vamos a ver también un drama psicológico en el que un hombre, buena persona, en definitiva, y con una vida normal, es impulsado por las circunstancias a responder de manera agresiva a la hostilidad del medio que le rodea. Vamos a ver la triste experiencia de una minoría social (los parados de más de 50 años) que no parece ser reconocida como tal, dejada de la mano de Dios y del Estado, y por la que nadie lucha, ni se interesa.

Una serie muy completa, en la que probablemente reconozcamos situaciones próximas. Por el momento es el mejor estreno de Netflix en el mes de mayo de 2020.

Recomendada para los amantes del realismo social imaginativo y de la crítica a la modernidad. Recomendada para los que alguna vez han sentido tambalearse su posición en el mercado laboral. Recomendada para los amantes del cine francés y de temáticas originales todavía no explotadas por el cine ni por el universo seriéfilo.

(SI ESTA CRÍTICA LE HA SERVIDO PARA ALGO O LE HA AYUDADO EN ALGO, PULSE LA PUBLICIDAD QUE ACOMPAÑA Y QUE NOS AYUDA A MANTENER LA WEB. GRACIAS).