FICHA

Título original Who killed Malcolm X?
Título en España: Who killed Malcolm X?
Temporadas: 1 (6 episodios)
Duración episodio: 43 minutos.
Año: 2020
Temática: documental
Subgénero: revisión histórica
Resumen: El 21 de febrero de 1965, Malcolm X, era asesinado en Nueva York en el curso de un mitin de la Organiación de la Unidad Afroamericana. Poco antes había fundado la Mezquita Musulmana de esa ciudad, disidencia de la Nación del Islam, secta sunnita de suremacistas negros, La Nación del Islam. El documental cuestiona que la orden procediera de ambientes afroamericanos y responsabiliza al FBI y a su programa COINTELPRO de estar detrás del crimen.
Actores: protagonistas reales, Phil Bertelsen, Rachel Dretzin,
Lo mejor: intento de revisar el caso de un asesinato que, en principio, estaba bastante claro.
Lo peor: que la revisión se levanta sobre bases muy débiles y testimonios subjetivos, eludiendo cuestiones capitales.
Lo más curioso
: Está producida por Fusion, para Netflix.
¿Cómo verlo?: Se estrenó a través de Netflix el 7 de febrero de 2020. Puede verse mediante programas de intercambio de archivos.

Puntuación: 7

PROMO (en inglés)

PROMO (en inglés)

PROMO (VOSE)

VER SERIE (Netflix)

DESCARGA TORRENT (a través de eMule)

WEB OFICIAL (Netflix)

WEB OFICIAL

COMPRAR DVD (no está a la venta)

Lo menos que puede decirse sobre WHO KILLED MALCOLM X?

Ponemos en situación a quiénes ignoran quién era Malcolm X. En 1992, Spike Lee, realizó la cinta que le llevaría a una fama que posteriormente no ha podido mantener. Y lo hizo con un biopic en el que un juvenil Denzell Washington asumía la personalidad de Malcolm X. La cinta puede verse en el catálogo de Amazon Primer Video (Malcolm X) y a él remitimos. Claro está que con alguna reserva: en la cinta, la imagen del biografiado resulta exaltada por alguien que se considera partidario suyo treinta años después. Malcolm X fue, inicialmente, un muchacho de Harlem que pronto se metió el líos y acabó en la cárcel por proxenetismo, crimen organizado y narcotráfico.

Durante la guerra, los médicos le calificaron de “mentalmente incapacitado para el servicio militar”. Era un tipo inteligente que, en la cárcel, después de un período de ateísmo absoluto, conoció a un grupo de supremacistas negros con base religiosa, La Nación del Islam. Se trataba de una variante del islam sunnita de reinterpretaba la Biblia y el Corán afirmando que los “blancos” habían ocultado la verdad de la Creación y que el “pueblo elegido” eran los negros. Estas peregrinas ideas ayudaron a Malcolm Little a su estancia en la cárcel y al salir dieron un nuevo objetivo a su vida. Renunció a su apellido “de esclavo” y al ignorar su nombre africano adoptó la “X” para acompañar a su nombre.

El fundador de La Nación del Islam, Elijah Muhammad, gestionaba la comunidad como una verdadera empresa familiar y Malcolm X, pronto se convirtió en la cara pública del grupo. Era un personaje beligerante, radical, un verdadero racista negro que odiaba a los blancos. Sin embargo, doce años después de permanecer junto a Elijah Muhammad, se desvinculó del grupo, realizó la obligada peregrinación a La Meca, pasó por Moscú, conoció a Fidel Castro, a Nasser, Sekou Turñe presidente de Guine y Kenneth Kaunda presidente del Congreso Nacional Africano de Zambia, recorrió África y Oriente Medio y fundó dos organizaciones: la Muslim Mosque, Inc, asociación religiosa y la Organización para la Unidad Afroamericana de carácter cultural. Sin embargo, un año después de separarse de la Nación del Islam fue asesinado. El crimen se atribuyó a partidarios de esta organización que fueron detenidos, juzgados y condenados.

Hasta aquí la historia de Malcolm X y de los grupos a los que perteneció. Sus partidarios, ante la imposibilidad de negar que fue alguien extremadamente violento en sus tomas de posiciones a lo largo de toda su vida, se escudan en que en su último año y, especialmente, desde su viaje a La Meca, rectificó y adoptó una visión del mundo mucho más abierta y democrática, renunciando al supremacismo negro. Realmente, se trató de un período muy corto como para enmendar las opiniones de los 39 años anteriores.

¿Qué nos cuenta el documental? Aprovechando el hecho de que el principal detenido negó que otros dos que fueron procesados con él tuvieran nada que ver, los guionistas intentan negar la responsabilidad a la Nación del Islam y traspasarla al programa COINTELPRO del FBI. Se trataba, en efecto, de un programa de seguimiento y neutralización de grupos opositores radicales que, en principio, se limitaba a seguimientos, escuchas, infiltración y vigilancia continua de grupos radicales. Es cierto, también que, Louis Farrakhan, y actual líder de La Nación del Islam, en aquella época era un confidente del FBI e, incluso que en 1995, la hija de Malcolm X fue detenida por intentar asesinarlo, pero las pruebas y los testimonios que se presentan a lo largo de la serie tienen consistencia para avivar sospechas y teorías conspiranoicas, pero no para reabrir el caso en instancias judiciales. A pesar de todo, y por si hubiera algo nuevo que investigar la Oficina del Fiscal de Distrito de Manhattan abrió una nueva revisión del caso el 11 de febrero pocos días después del estreno del documental.

El mayor mérito de este documental -y por lo que merece ser visto- es porque recupera testimonios de gentes que en aquella época tenían apenas 20 años y que ahora, con una media de 80 cuentan su visión de los hechos (entre ellos se encuentran algunos de los condenados por aquel crimen). En el pasivo de esta serie figura el intentar por encima de todo salvar la figura de Malcolm X y evitar por todos los medios dar referencia alguna sobre la doctrina de los Musulmanes Negros a la que puede ser considerada -incluso desde el punto de vista de la ortodoxia islámica- como una simple secta racista enloquecida. Tampoco se cita, por ejemplo, el que si Luther King estaba a favor de los “derechos civiles” y de la integración racial, Malcolm X y la Nación del Islam se mostraban radicalmente a favor de la separación racial a rajatabla y del retorno a África de los negros residentes en EEUU. Estas espinosas cuestiones son absolutamente pasadas por alto a lo largo de todo el documental. Es posible que el viaje por todo el mundo le abriera los ojos, pero no puede olvidarse que el grupo al que perteneció durante los años más fructíferos de su vida, La Nación del Islam, creía que la raza blanca fue creada por un científico malvado (Yakub, el Jacob bíblico) y que está compuesta por “seres demoníacos y diablos de ojos azules” e, incluso otorga un lugar a las teorías sobre OVNIS en su religión…

Un documental suficientemente interesante para verlo, válido para conocer y situar a la figura de Malcolm X en su época, pero que debería ir acompañado por una búsqueda de recursos en Internet, a la vista de que intenta ocultar todos los aspectos problemáticos de las creencias del biografiado y de La Nación del Islam.

(SI ESTA CRÍTICA LE HA SERVIDO PARA ALGO O LE HA AYUDADO EN ALGO, PULSE LA PUBLICIDAD QUE ACOMPAÑA Y QUE NOS AYUDA A MANTENER LA WEB. GRACIAS).