FICHA

Título original: Secrets & Lies 
Título en España: Secretos y mentiras
Temporadas: 2 (20 episodios)
Duración episodio: 42 minutos.
Año: 2015
Temática: drama
Subgénero: crimen
Resumen: Un padre de familia hace footing por el bosque y descubre el cadáver del hijo de los vecinos. La falta de pistas sobre el asesino hace que pronto las sospechas recaigan sobre él. A esto se une el que, en cada capítulo, van apareciendo más y más datos que inducen a pensar que en aquel barrio de clase media nadie es lo que parece y que todos encubren algún secreto que una meticulosa investigadora ve descubriendo poco a poco.
Actores: Juliette Lewis, Ryan Phillippe, Kadee Strickland, Jordana Brewster, Dan Fogler, Mekia Cox, Natalie Martinez, Charlie Barnett, Indiana Evans, Kenny Johnson, Belle Shouse, Terry O’Quinn, Michael Ealy, Denise Dowse, Eric Winter, Aiden Malik, AnnaLynne McCord, David James Elliott
Lo mejor: la primera parte de la primera temporada con alto nivel de intriga y de sorpresas.
Lo peor: la sobrecarga de “secretos y misterios” va desnaturalizando la serie y alargándola innecesariamente.
Lo más curioso
: es el remake de una serie australiana del mismo título.
¿Cómo verlo?: en Amazon Prime Video (hasta el 29 de febrero de 2020)

Puntuación: 7

PROMO (en inglés)

PROMO (en inglés)

PROMO (en inglés)

PROMO (2ª temporada, en inglés)

INTRO

MÚSICA

VER SERIE (Amazon Primer)

DESCARGA TORRENT (a través de eMule)

WEB OFICIAL (Amazon Prime)

WEB OFICIAL (ABC)

COMPRAR DVD

Lo menos que puede decirse sobre SECRETOS Y MENTIRAS

El asesinato de un niño y las sospechas de culpabilidad que recaen sobre quién ha descubierto el cadáver, cambiando su vida y la de su familia, es una temática que no es nueva, aunque siempre resulta efectista. De ahí que a Secretos y Mentiras, remake de una serie australiana del mismo título realizada en 2014, no pueda atribuirse una gran originalidad en la temática, aunque si consigue mantener la atención y el interés de la audiencia, especialmente en la primera temporada.

“Ben Crawford” (Ryan Philippe) es un pintor de brocha gorda, casado con una agente inmobiliaria (KaDee Strickland) y con dos hijas. Han conseguido un estatus de clase media y viven sin grandes problemas económicos pero con algunas crisis propias de pareja. Después de una noche de juega con los amigos, “Ben” decide hacer footing por los alrededores para despejarse, pero encuentra el cadáver de un niño que reconoce inmediatamente, es el hijo de los vecinos. A partir de ese momento, una meticulosa e inquisitiva policía encargada de la investigación, dirige todas las sospechas hacia “Ben”, que llegan a la opinión pública a través de unos medios de comunicación siempre dispuestos a convertir la desgracia en espectáculo. La vida de la pareja cambia y se convierte en un infierno. Muchos vecinos los hostilizan y consideran a “Ben” culpable, incluso antes de que la policía se haya pronunciado. Pero, lo cierto es que, a medida que avanza la investigación, aquel barrio apacible de clase media ve revelando su verdadero rostro: todos sus habitantes tienen algún secreto que le induce a pensar a “Ben” que pueden haber tenido algo que ver con el crimen.

El argumento, como puede verse, es una reedición del “juego de las sospechas” que hemos visto tantas veces en televisión. A veces lo que cuenta, no es la narración en sí misma, sino cómo está narrado y hay que decir que en esta serie y en la primera temporada, contiene elementos suficientes como para interesa al público amante de este género. A pesar de que no haya nada particular en el movimiento de cámara, el ritmo de la narración, las sorpresas que la salpican y la fotografía, lo cierto es que la duración de los episodios y lo que vamos viendo nos inducen a llegar hasta el final sin tener la sensación de que estamos perdiendo el tiempo.

Vamos a los aspectos negativos de la serie. En primer lugar, es una serie que resulta difícil valorar: no es lo mismo la primera que la segunda temporada (destaca más la primera, desde luego), ni son los mismos unos episodios que otros. La serie tiende a prolongarse innecesariamente, a partir de mediados de cada temporada, nos da la sensación de que la trama se complica extraordinaria e innecesariamente. Hubiera podido comprimirse algo y eliminar algunos “secretos y mentiras” que saturan excesivamente la serie y le restan realismo. En segundo lugar, la elección de Julliet Lewis como protagonista de la investigación no parece la más adecuada. Se trata de un papel que no figura en los registros habituales de la actriz. Demasiado envarada e inexpresiva, no consigue transmitir esa dureza y meticulosidad que exhibe, acaso porque pesa en su contra el que todos los papeles que ha asumido desde muy joven iban en dirección contraria.

La serie fue estrenada en España por Amazon Primer Video y se mantendrá en su catálogo hasta el 29 de febrero de 2020. Después podrá seguir viéndose comprando el DVD o mediante programas de intercambio de archivos.

Serie que gustará a amantes de los dramas con crimen de niño incluido y en un vecindario inquietante. A pesar de que no convence del todo, es una serie bien desarrollada y aceptable que tampoco generará en el espectador la sensación de estar viendo un producto pobremente desarrollado.

(SI ESTA CRÍTICA LE HA SERVIDO PARA ALGO O LE HA AYUDADO EN ALGO, PULSE LA PUBLICIDAD QUE ACOMPAÑA Y QUE NOS AYUDA A MANTENER LA WEB. GRACIAS).