FICHA

Título original To the Ends of the Earth
Título en España: Hasta los confines de la tierra
Temporadas: 1 (3 episodios)
Duración episodio: 90 minutos.
Año: 2005
Temática: drama
Subgénero: aventuras
Resumen: Un aristócrata británico marcha a Australia para ocupar un cargo y lo hace en un buque de la marina real en plenas guerras napoleónicas. A bordo viaja también un pequeño número de pasajeros, que interrelacionan con la oficialidad y con un capitán rígido y poco amistoso. El viaje resulta interminable, con más peligros de los que inicialmente podía pensarse y modifica las actitudes y la visión del mundo de algunos protagonistas.
Actores: Benedict Cumberbatch, Victoria Hamilton, Sam Neill, Jared Harris, Joanna Page, Paula Jennings, Niall Macgregor, Charles Dance, Daniel Evans, Brian Pettifer, Cheryl Campbell, Jonathan Slinger, JJ Feild, Richard McCabe, Jamie Sives, Tim Delap
Lo mejor: al verlo se experimenta la sensación de viajar en un navío del siglo XVIII
Lo peor: los colores se notan apagados.
Lo más curioso
: está basada en la trilogía del mismo título escrita por el Premio Nobel William Golding.
¿Cómo verlo?: La miniserie ha sido recuperada por Amazon Prime Video. Puede obtenerse mediante programas de intercambio de archivos y comprarse en DVD.

Puntuación: 9

PROMO (en inglés)

PROMO (en inglés)

PROMO (en inglés)

PROMO (en inglés)

INTRO

MÚSICA

VER SERIE (Amazon Prime Video)

DESCARGA TORRENT (a través de eMule)

WEB OFICIAL (Amazon Prime Video)

WEB OFICIAL (BBC, desactivada)

COMPRAR DVD

Lo menos que puede decirse sobre HASTA LOS CONFINES DE LA TIERRA

En 1980, William Golding todavía no había recibido el Premio Novel de Literatura pero ya era un consumado escritor, cuando lanzó el primer volumen de lo que luego se convertiría en una trilogía que fue recuperada en 2005 por la BBC para la miniserie que llevaría el título de Hasta los confines de la Tierra, y que incluye las novelas Ritos de Paso (1980), Trimestres (1987) y Fuego abajo (1989). En estas tres novelas, Golding nos ilustra sobre lo que suponía viajar a finales del siglo XVIII, cómo eran las gentes de aquella época y como un viaje de tal magnitud en el universo claustrofóbico de un barco, podía cambiar las personalidades de todos los que iban a bordo.

El protagonista es un joven aristócrata, “Edmund Talbot” (Benedict Cumberbatch) que se embarca a bordo de un navío de la marina real británica para asumir un cargo político en Australia donde ha sido llamado por su padrino. El viaje durará seis meses y a lo largo de ese tiempo, el protagonista reflejará todas sus vivencias en un diario. A la descripción de los pasajeros (variopintos, de todas las edades y caracteres), del navío (antiguo y destartalado) y del capitán (un hombre con mal genio, enérgico y buen conocedor de su oficio), se unirán los detalles sobre cada uno de los acontecimientos que tendrán lugar en aquel periplo. En el primer episodio, sin duda, el eje se sitúa en “los ritos de paso”, con los que los marineros castigan a algunos de los que todavía no han cruzado el ecuador. Más adelante veremos la tensa calma que precede al combate y al abordaje o la tensión de situaciones que en alta mar parecen irreversibles. Abundan las sorpresas y en cada tramo de la serie aprendemos algo más sobre la vida en un barco durante las guerras napoleónicas. El realismo del relato y de la filmación es tan extremo que el espectador puede sentirse próximo a marinos, oficialidad y pasaje de aquel barco.

Una de las cosas que mejor describe el guion es el carácter del aristócrata protagonista y, sobre todo, el prestigio y la formación del carácter que implicaban en aquella época y que no tienen nada que ver con la aristocracia actual. Además del guion excepcional, lo más notable de la serie es, sin duda, las interpretaciones desde el protagonista hasta el último marinero: vemos a un juvenil Benedict Cumberbatch, como aristócrata que sabe imponerse ante una situación nueva y con el carácter ya forjado a pesar de su juventud; Sam Neill figura también como pasajero maduro; mientras que Jared Harris (Chernobyl, Carnival Row, The Terror) desempeña el rol de capitán del barco, a ratos enérgico e inaccesible, en otros humano y comprensivo, pero siempre excéntrico. En cuanto a la ambientación, casi se huele el salitre, se escuchan los crujidos y se percibe la antigüedad del barco. Algunas escenas son antológicas (la espera tensa en medio de la niebla de un combate y un abordaje que parecen inevitables) y la fotografía ayuda a reconstruir la vida marítima en aquella época.

El problema es que se trata de una filmación realizada en 2005 y que se resiente de los sistemas de reproducción de aquel momento en el que todavía no se habían impuestos los televisores de plasta y todavía se seguían manteniendo los tubos catódicos y sus 625 líneas. Al no haber remasterizado la serie, los colores aparecen apagados y la filmación resulta desdibujada. Salvo en este aspecto, la serie roza la perfección.

La BBC ya ha eliminado la web que, en su momento, anunciaba e informaba sobre esta miniserie que ha sido rescatada en el catálogo de Amazon Prime Video y que anda perdida en su capítulo de “series de aventura y acción”. Vale la pena verla y reservarle los 270 minutos que median desde los títulos iniciales hasta los créditos finales.

Es una serie que será apreciada por los espectadores que buscan, sobre todo, calidad y por aquellos otros que gustan de ver a actores excelentes hace quince años. Gustará a los que buscan series de aventuras y a los que sienten una irreprimible atracción por las miniseries de la BBC.

(SI ESTA CRÍTICA LE HA SERVIDO PARA ALGO O LE HA AYUDADO EN ALGO, PULSE LA PUBLICIDAD QUE ACOMPAÑA Y QUE NOS AYUDA A MANTENER LA WEB. GRACIAS).

 

 

Anuncios