FICHA

Título original Flack
Título en España: Flack
Temporadas: 1 (6 episodios)
Duración episodio: 50 minutos.
Año: 2019
Temática: drama
Subgénero: relaciones públicas
Nacionalidad: Reino Unido
Resumen: Una agente de relaciones públicas para famosos, entra solamente en acción en situaciones de crisis y siempre reacciona con alguna propuesta creativa, original e inesperada o sacando al personaje del apuro en el que se encuentra, demostrando energía y decisión. Sin embargo, ella también tienen sus propios problemas personales a los que se unen los generados en su entorno familiar.
Actores: Anna Paquin, Sophie Okonedo, Bradley Whitford, Lydia Wilson, Rebecca Benson, Marc Warren, Rufus Jones, Genevieve Angelson, Arinzé Kene, Indra Ove, Kadiff Kirwan, Julian Kostov, Deirdre Mullins, Gurnita Kaur Kahlon, Rebecca Root, Simon Manley, Simon Bubb, Hiten Patel, Sarah Sharman, Katharine Bennett-Fox, Tom Coulston, Vikash Bhai, Sophie Robertson, James Merrill, Jayda Mitchell, Andrew Leung, Meghan Treadway, Eliza Riley, Lloyd Everitt, Rebecca Scroggs, Emily Coates
Lo mejor: en cada episodio se suceden cientos número de situaciones inesperadas
Lo peor: varios de los personajes de la agencia son, literalmente, odiosos, pero poco trabajados
Lo más curioso
: La diseñadora Pam Downe creó los vestuarios que lucen las protagonistas bajo el eslogan de “reinventar un estilo cotidiano formal”.
¿Cómo verlo?: Se estrenó el 19 de noviembre de 2019 en el Canal Cosmo. Puede obtenerse mediante programas de intercambio de archivos.

Puntuación: 7

PROMO (en inglés)

PROMO (en inglés)

PROMO (en inglés)

PROMO (en inglés)

INTRO

MÚSICA

VER SERIE

DESCARGA TORRENT

WEB OFICIAL (Cosmo)

WEB OFICIAL (UKTV)

COMPRAR DVD (no está a la venta)

Lo menos que puede decirse sobre FLACK

El canal Cosmopolitan estrenó a mediados de noviembre esta serie cuando ya se estaba grabando su segunda temporada. Es de esas series que no dejan indiferente. Tanto el público como la crítica han coincidido en esta ocasión: la odian o la exaltan a partes iguales. Uno de los críticos de la revista GQ ha dicho de ella que “es tan mala que resulta obligatorio verla”, con lo que ha quedado bien con todos. En realidad, Flack no es particularmente mala, ni especialmente excepcional: es una serie que ha intentado trasladar a Europa a la figura del “solucionador” que empezó a popularizar Ray Donovan hace siete temporadas.

“Robin” trabaja en Londres a pesar de ser técnica de publicidad norteamericana. Tiene a su hermana instalada en la misma ciudad. Están unidas porque hace un año, la madre de ambas se suicidó. “Robin” está soltera. “Robin” tiene un trabajo poco convencional en una agencia de relaciones públicas especializada en clientes famosos que, como podía esperarse, solamente dan problemas: una cantante adolescente cuyos padres se niegan a que su carrera termine, un actor adicto al sexo que va generando problemas conyugales allí por donde va, un deportista toxicómano cuyo chapero se desvanece durante una sesión… casos todos ellos, casi grotescos, pero que afectan gravemente a la carrera profesional de los representados. Ahí está “Robin” para desfacer entuertos y promocionar imágenes. Pero todo esto tienen un extraordinario coste personal para una persona mucho más frágil de lo que parece. Por otro lado, la propia agencia de relaciones públicas es lo más parecido a una olla de grillos: saben que hacer en su trabajo, pero no en las vidas personales de sus integrantes.

Así pues, Flack tiene tres líneas argumentales: la vida en el interior de la agencia, la vida personal de “Robin” y las situaciones que asume en cada episodio acudiendo a solicitud de un cliente de la agencia. Las tres líneas se combinan de manera relativamente ingeniosa y, a pesar de su dramatismo, generan situaciones grotescas y dotadas de cierto sentido del humor.

Podríamos decir que Ray Donovan es el inspirador fácilmente reconocible de esta serie, solamente que al haber cambiado sexo, país y escenarios, ha generado un producto diferente y que puede parecer original. El gran problema de la serie es que los personajes, casi todos ellos odiosos, especialmente los que trabajan en la agencia, están diseñados muy someramente: lo justo para que se les pueda odiar sin esfuerzos.

La protagonista es Anna Paquin, actriz nacida en Manitoba (Canadá) y criada en Nueva Zelanda antes de mudarse a Los Angeles. Es un rostro conocido en cine y televisión, que viene rodando desde que tenía 12 años y cuyo rostro empezó a ser conocido en 2000 cuando arrancó la serie X Men y se nos hizo habitual con True Blood, y hemos vuelto a ver recientemente en la película El Irlandés. Actriz convincente y con fuerza, saca a su personaje adelante sin grandes dificultades. El resto del reparto es menos conocido, pero también resulta familiar: Sohpie Okonedo, la directora de la agencia y su personaje más odioso, ha estado presente en Wanderlust, The Slap, series, cuanto menos originales.  Lydia Wilson, la colega de “Robin”, es otro rostro conocido, presente en Requiem y Chicas Buenas. Incluso la becaria de la agencia tiene detrás un historial relevante a pesar de su juventud y, sin duda, nos sonara de haber visto en The White Princess. Así que se trata de buenas actrices que hubieran merecido unas frases con mas contenido, en lugar de convertirse en meras caricaturas de unos empleos y cometidos, ya de por sí, caricaturescos.

Serie que gustará a los amantes de las series rápidas y dinámicas. El sello inglés se nota poco y más parece una serie norteamericana, pero, en cualquier caso, no aburre, si bien genera, tras verla, actitudes y criterios encontrados. Puede verse a través del Canal Cosmo o recurriendo a los programas de intercambio de archivos.

(SI ESTA CRÍTICA LE HA SERVIDO PARA ALGO O LE HA AYUDADO EN ALGO, PULSE LA PUBLICIDAD QUE ACOMPAÑA Y QUE NOS AYUDA A MANTENER LA WEB. GRACIAS).