FICHA

Título originalPlace of Execution
Título en España: El lugar de la ejecución
Temporadas: 1 (3 episodios)
Duración episodio: 138 minutos.
Año: 2008
Temática: drama
Subgénero: thriller
Nacionalidad: Reino Unido
Resumen: En 1963 se produjo la desaparición de una niña de 13 años. El padrastro de la niña fue detenido, juzgado y ejecutado por el crimen. Cuarenta años después, una periodista de televisión está realizando un documental sobre este tema, entrevistando a los policías que realizaron la investigación, cuando se topa con la terrible verdad de lo que ocurrió.
Actores: Lee Ingleby, Emma Cunniffe, Philip Jackson, Juliet Stevenson, Elizabeth Day, Tony Maudsley, Greg Wise, Poppy Goodburn, Mikey North, Danny Tennant, Sheila Reid, Danny Sapani, Joy Blakeman, Zoe Telford
Lo mejor: un guion entretenido, ágil y coherente.
Lo peor: se percibe la transformación muy forzada de la película en miniserie.
Lo más curioso
: el guion está basado en una novela de Val McDermid
¿Cómo verlo?: En Amazon Prime Video y puede obtenerse mediante programas de intercambio de archivos, verse en VO en youTube y comprarse en DVD.

Puntuación: 8

PROMO (en inglés)

PROMO (en inglés)

VER SERIE (Amazon Prime Video)

VER EPISODIO 1 (en inglés)

VER EPISODIO 2 (en inglés)

VER EPISODIO 3 (en inglés)

DESCARGA TORRENT (en eMule)

WEB OFICIAL (Amazon Prime Video)

WEB OFICIAL (Amazon Prime Video)

COMPRAR DVD

Lo menos que puede decirse sobre EL LUGAR DE LA EJECUCIÓN

La proliferación de plataformas en stremming ha tenido como consecuencia, el rescate de cintas que en otro tiempo se concibieron como largometrajes y que, en la actualidad, se han podido rescatar del olvido y reconvertir en miniseries. Si en un producto de Netflix, como El Irlandés, no estaba muy claro si era una película de larguísimo metraje (que daba para tres horas y media) o iba a ser una miniserie de tres o cuatro episodios, eso mismo ocurrió con El lugar de la Ejecución, entonces, cuando se estrenó en 2008, película y ahora en formato miniserie.

El lugar de la ejecución nos habla de un crimen realizado en la persona de una niña de trece años, bastante desarrollada para su edad, involuntariamente seductora y que un mal día se despidió para acudir a clase sin que nadie, desde entonces, hubiera vuelto a verla. La niña pertenecía a una familia de un pueblo de tamaño medio. La madre era una notable de la zona y el padre, en realidad padrastro, un fotógrafo reputado. La policía asume la investigación -es el año 1963-, descubre al criminal, lo entrega a la justicia y éste es ejecutado por el sistema de “colgar de una soga hasta que muera”. Cuarenta años después, una periodista que trabaja para un programa de televisión está realizando un documental sobre este estremecedor casos del que, además, se habló mucho al ser una de las últimas ejecuciones realizadas en el Reino Unido. La periodista -que, a su vez, tiene problemas con su hija adolescente y con sus superiores en la cadena- cuenta con la colaboración del policía que había encontrado al culpable. Inicialmente, éste parece dispuesto a colaborar -en las décadas que siguieron pudo desarrollar una brillante carrera policial que le llevó incluso a la comisión de crímenes de guerra en Yugoslavia, en donde conoció a la periodista. Sin embargo, bruscamente, el ex policía retira su colaboración y otro tanto ocurre con varias de las personas que vivieron aquellos hechos ¿Qué ha ocurrido?

Para averiguarlo habrá que ver las tres horas de esta serie, brillantemente interpretada sobre la base de un guion ágil, dinámico y absolutamente coherente.  El policía, de joven, es interpretado por Lee Ingleby (recuérdese su participación en la reciente Criminal: Reino Unido, o en la anterior The Five’s) y de mayor por Philip Jackson (el inolvidable “inspector Jap” de la serie Poirot de Agatha Christie). La periodista que persigue la verdad está interpretada por Juliete Stevenson (Accused, The Village, The Hour, etc, etc.). Incluso el casting para los papeles secundarios está muy bien realizado y en el modelo de producción podemos encontrar los primeros vestigios de lo que actualmente es la subespecialidad de las miniseries en las que destaca la televisión británica.

Quizás haría falta retocarla digitalmente para lograr mejorar los filtros que se utilizaron en la época y dar un viraje más “añejo”, especialmente a las tomas que se refieren a 1963. Es una de esas miniseries que animan a suscribirse a Amazon Prime Video, aunque pueda verse en un pequeño maratón.

Gustará a los amantes de dramas periodísticos-criminales-judiciales con final feliz… o lo que es lo mismo, con final inesperado.

(SI ESTA CRÍTICA LE HA SERVIDO PARA ALGO O LE HA AYUDADO EN ALGO, PULSE LA PUBLICIDAD QUE ACOMPAÑA Y QUE NOS AYUDA A MANTENER LA WEB. GRACIAS).

 

 

Anuncios