FICHA

Título original Vida perfecta
Título en España: Vida perfecta
Temporadas: 1 (8 episodios)
Duración episodio: 25 minutos.
Año: 2019
Temática: tragicomedia
Subgénero: humor
Resumen: Una mujer en la barrera de los treinta, dentista y extremadamente ordenada y previsora rompe con su novio cuando están a punto de firmar la hipoteca. A partir de entonces reconoce ser excesivamente rígida y decide cometer la locura de mantener relaciones sexuales con el primero que se presente que resulta ser un discapacitado. Queda embarazada y busca apoyo en su hermana (una artista desmadrada) y una amiga (abogada que no termina de ser feliz a pesar de haber realizado sus sueños juveniles).
Actores: Leticia Dolera, Celia Freijeiro, Aixa Villagrán, Font García, Manuel Burque, Enric Auquer, Carmen Machi, David Verdaguer, Pedro Casablanc, Fernando Colomo, Itziar Castro, Jasmine Roldán, Risto Mejide
Lo mejor: las actuaciones de los principales protagonistas.
Lo peor: a partir del tercer episodio decae, especialmente en los diálogos.
Lo más curioso
: la serie ha quedado marcada por la denuncia de Ana Clotet de que Leticia Dolera no la contrató por estar embarazada, a pesar del feminismo que dice defender esta última
¿Cómo verlo?: Se estrenó en Movistar Series el 18 de octubre de 2019. Puede verse mediante programas de intercambio de archivos.

Puntuación: 6,5

PROMO (en castellano)

PROMO (en castellano)

PROMO (en castellano)

PROMO (making of)

INTRO

MÚSICA

VER SERIE

DESCARGA TORRENT

WEB OFICIAL (Movistar)

COMPRAR DVD (no está a la venta)

Lo menos que puede decirse sobre VIDA PERFECTA

La serie nos presenta a una joven de poco más de treinta años. Está con su novio ante un notario a punto de firmar la hipoteca de un piso, pero una inoportuna discusión pone de relieve el alejamiento de la pareja y él rompe al acusarla de excesiva rigidez y de obsesiones perfeccionistas. La hermana de ella, reconoce que, efectivamente es algo rígida desde pequeña. Entre la hermana y una amiga, intentarán animarla, pero las tres descubrirán que la vida no les está saliendo como habían previsto. Para colmo, en un intento de romper con su carácter rígido, se acuesta con un jardinero quedando embarazada. La situación es todavía más dramática por las circunstancias que rodean al futuro padre, un discapacitado mental

La serie intenta describir los distintos tipos de vida de tres mujeres: una de ellas que solamente ha logrado ser dentista, otra que se considera artista desinhibida con síndrome de Peter Pan, pero sin haber obtenido reconocimientos y la tercera, abogada de éxito, casada y madre de familia que encuentra su vida vacía. La serie pretende comunicar tres aspectos del “alma femenina”. No lo logra, especialmente porque los tipos que presenta, distan mucho de ser los característicos y tienden más bien a ser simples caricaturas. Los diálogos, especialmente a medida que va avanzando la serie, se convierten en cada vez más pobres, casi tópicos, incluso reiterativos, las sorpresas que encierran los dos primeros capítulos, van quedando atrás y la serie, engancha no tanto por su guion como por las actuaciones de los protagonistas, en especial de Enric Auquier en el papel de “Gary”, el jardinero discapacitado.

El tono es tragicómico y aspira a encerrar una crítica social, pero si se trata de compararla con alguna otra serie similar -y la comparación con Mira lo que has hecho de Beto Romero, casi resulta inevitable- hay que reconocer que Vida perfecta anda muy por detrás. Los gags son escasos y la comicidad brilla por su ausencia en la mayoría de capítulos. La propia transformación de la protagonista (Leticia Dolera) tras la ruptura de su compromiso, es poco creíble y la situación que da lugar a todo lo que sigue después, demasiado forzada. Exceso de cama, altas dosis de escatología, poca relación con los arquetipos de mujeres reales de nuestro país, incluso bajo nivel de “crítica social”, figuran en el pasivo de la serie que, finalmente, se queda en un canto a la superficialidad de sus protagonistas y, a su propia, levedad.

Además de las actuaciones, el gran acierto de esta serie ha consistido en la brevedad de sus capítulos (apenas 25 minutos) que facilita el seguimiento y el que se vea la totalidad de la serie en apenas dos horas. Desde el punto de vista del contenido que se quiere transmitir, el acierto radica en el reconocimiento implícito de que “algo está cambiando” en la sociedad y en terminar viendo los “vasos medio llenos”. Todo eso le lleva al aprobado, pero no pasa de aprobado: a pesar de que la serie haya logrado dos premios en Canneseries 2019 (a la mejor serie y a la mejor interpretación femenina), lo cierto es que se trata de un producto banal, superficial y que se olvida justo en el momento en que concluye el último capítulo.

La serie gustará a las feministas y a los partidos de las ideologías de género, intenta reflejar el mundo de los milenials y quizás algunos de ellos se identifiquen con ella. Gustará también a los amantes de la corrección política y a aquellos que se les llena la boca aludiendo al “empoderamiento” de la mujer. Pero, incluso, todos estos, reconocerán al final que se trata de un producto menor en vuelo rasante, es decir, sumaria y superficial. Quienes no compartan estos puntos de vista, encontrarán en la serie buenos motivos para mantenerse en sus posiciones y disfrutarán destrozándola.

(SI ESTA CRÍTICA LE HA SERVIDO PARA ALGO O LE HA AYUDADO EN ALGO, PULSE LA PUBLICIDAD QUE ACOMPAÑA Y QUE NOS AYUDA A MANTENER LA WEB. GRACIAS).