FICHA

Título original: The Day of the Triffids
Título en España: El día de los trífidos
Temporadas: 1 (2 episodios)
Duración episodio: 90 minutos.
Año: 2009
Temática: ciencia ficción
Subgénero: extraterrestres
Resumen: Una lluvia de meteoritos genera la ceguera en la mayor parte de la población que esperaba ver un fenómeno atmosférico hermoso. Unos años antes, para paliar el agotamiento de petróleo se han creado unas granjas en las que se cultivan “trífidos”, una planta que produce un aceite utilizado como combustible. Se oculta a la opinión pública que se trata de una planta carnívora peligrosa. La ceguera de la población genera el que fallen los sistemas de seguridad de las granjas de trífidos y estos escapen devorando a los humanos.
Actores: Dougray Scott, Joely Richardson, Stephen Graham, Brian Cox, Vanessa Redgrave, Jason Priestley, Ewen Bremner, Shane Taylor, Troy Glasgow, Andreas Hoppe
Lo mejor: el casting es insuperable y carismático.
Lo peor: el diseñador no estuvo muy sembrado a la hora de mostrar a estas plantas que parecen matas de aloe-vera sobre pantuflas.
Lo más curioso
: Se trata de una adaptación de la novela escrita en 1951 por John Wyndham y que se había llevado al cine en 1962.
¿Cómo verlo?: Puede verse a través de programas de intercambio de archivos

Puntuación: 7

PROMO (en inglés)

PROMO (en inglés)

PROMO (en inglés)

PROMO (en inglés)

PROMO (en inglés)

MUSICA

VER SERIE (completa en castellano y en youtube)

VER SERIE (1ª parte, en youtube y en inglés)

VER SERIE (2ª parte, en youtube y en inglés)

DESCARGA TORRENT

WEB OFICIAL (BBC)

COMPRAR DVD

Lo menos que puede decirse sobre EL DÍA DE LOS TRÍFIDOS

La novela fue publicada en uno de los momentos iniciales de la Guerra Fría, el año 1951. Pura ciencia ficción de la época. Resulta inevitable que los extraterrestres -esas plantas que se utilizan como sustitutivo de las energías fósiles desde principios del siglo XX y que parecen un hídrido entre aloe-vera, lechuga y anciano en zapatillas- fueran identificados con el “malvado”, “el invasor”, “el que nos devora”, es decir, con el adversario en el conflicto que acababa de empezar. Pasadas las décadas, ese sentido se ha perdido y la novela, así como su temática, varias veces llevada al cine y a la pequeña pantalla, van perdiendo interés y empuje con el paso del tiempo. Hoy suena más a cuento infantil apocalíptico y escatológico, pero en su tiempo, la novela escrita por John Wyndham, fue un éxito de ventas y un fenómeno mundial.

En 2020 se produce una extraña confluencia de fenómenos desgraciados: los astrónomos advierten de un fenómeno que se prevé similar a una aurora boreal pero extendida a todo el mundo y generada por un meteorito que pasará cerca de la tierra. Pero, en el momento de producirse, el impacto es mucho mayor al esperado y parte de la población queda ciega. Se produce un caos que resulta agravado por los “trífidos”. Se trata de unas plantas llegadas del espacio exterior que están siendo cultivadas en granjas muy bien custodiadas, gracias a su increíble capacidad para producir biocombustible (ya que, el combustible fósil se ha agotado). Estas plantas tienen la característica de que, además de producir, biocombustible, pueden desplazarse. Lo que no se ha comunicado a la opinión pública es que el casi millar de granjas de este tipo encierran a peligrosas plantas caníbales. El accidente del meteorito y la ceguera generalizada y la irresponsabilidad de un ecologista defensor de los “derechos de los trífidos”, genera el que estos se escapen de una granja y vayan devorando a los humanos. Sin embargo, un grupo de “resistentes”, tratará de restablecer el orden y, claro está, salvar al mundo.

Un argumento de este tipo discurre en nuestros días entre lo sublime y profético y lo ridículo y estrafalario. La serie, siendo mejor que anteriores intentos (en 1962 ya se hizo un modestísimo largometraje y luego, a finales de esa década, un primer intento de llevarlo a la pequeña pantalla), muestra que, a pesar de las adaptaciones y de la introducción de temáticas nuevas ausentes de la novela original, los gustos han cambiado y lo que valía hace 60 años, es casi infantil en nuestros días.

La serie, con todo, se basa en un casting extremadamente elaborado en el que destacan como pareja protagonista, Joely Richardson (quizás más encantadora que nunca) y Dougray Scott (que aquí va de científico). Ambos salvarán al mundo junto con Jason Priestley. Aparecen también Vanessa Redgrave, Eddie Izzard y Brian Cox. Una producción con estos actores, aunque fuera mala, destacaría sobre la media. El “estilo BBC” está presente en cada escena y los efectos especiales en escenarios y paisajes, figuran entre los activos más meritorios de la cinta.

Lo peor, desde luego, es el diseño de los trífidos, si bien reconocemos la dificultad y la poca credibilidad que tiene el mostrar una planta que se mueve a la velocidad de una tortuga. Pero, la serie apenas tiene dos episodios que pasan pronto e incluso llegan a entretener, por mucho que todo resulte increíble.

La serie podrá ser vista y aprovechada por amantes de la ciencia ficción, especialmente de novelas vintage. Los seguidores incondicionales de alguno de los protagonistas siempre saldrán satisfechos con las buenas actuaciones de sus iconos. Finalmente, los que quieren ver en 2019 un producto ideado en 1951, filmado en 2008 y cuya trama se sitúa en nuestra época, tienen un buen objeto de estudio. Pero las deficiencias del guion y lo demodé del planteamiento evitan que esta serie pase de un notable a secas.

(SI ESTA CRÍTICA LE HA SERVIDO PARA ALGO O LE HA AYUDADO EN ALGO, PULSE LA PUBLICIDAD QUE ACOMPAÑA Y QUE NOS AYUDA A MANTENER LA WEB. GRACIAS).