FICHA

Título original Beowulf
Título en España: Beowulf
Temporadas: 1 (12 episodios)
Duración episodio: 43 minutos.
Año: 2016
Temática: aventura
Subgénero: fantástica
Resumen: Adaptación libre, hasta dejar completamente irreconocible, un poema épico del siglo VIII. Sucesión de aventuras, bastante inconexas, en la estela de Juego de Tronos y de El Señor de los Anillos: monstruos mitológicos, peleas por amores perdidos, luchas por el poder y por las ambiciones, coreografías de luchas con efectos especiales, componen esta serie de doce episodios.
Actores: Kieran Bew,  Gísli Örn Garðarsson,  Joanne Whalley-Kilmer,  William Hurt, Ed Speleers,  Laura Donnelly,  Elliot Cowan,  Edward Hogg,  Ellora Torchia, Lolita Chakrabarti,  Kirsty Oswald,  Alex Price,  Jack Rowan,  Susan Aderin, Ashley Thomas
Lo mejor: la selección de paisajes.
Lo peor: afirmar seriamente que está inspirado en la saga mitológica.
Lo más curioso
: fue cancelada por los bajísimos índices de audiencia.
¿Cómo verlo?: Desde el 10 de julio se emite por SyFy. Puede bajarse mediante programas de intercambio de archivos

Puntuación: 5


PROMO (en inglés)

PROMO (en inglés)

PROMO (en inglés)

PROMO (en inglés)

INTRO

MUSICA

VER SERIE (en youtube, en inglés)

VER SERIE (en syfy)

DESCARGA TORRENT

WEB OFICIAL (syfy)

WEB OFICIAL (archivo ITV, en inglés)

COMPRAR DVD

Lo menos que puede decirse sobre BEOWULF

En el Reino Unido, remitirse a la epopeya Beowulf es como en España decir El Cantar del Mio Cid o en Alemania la saga de los nibelungos o en Francia, El Cantar de Roldan. Imaginemos a un Mio Cid con pantalones vaqueros y empuñando una AK-47 en lugar de una tizona y, delante suyo, a los ejércitos de Napoleón como enemigos… Inasumible ¿no? Bueno, pues eso es esta recreación de Beowulf: un despropósito.

¿Qué ha ocurrido? Ha ocurrido que la saga de El Señor de los Anillos, renovó el interés por la “fantasía heroica”. Era una ficción surgida del portentoso cerebro de J.R.R. Tolkien, profesor de literaturas germánicas. A rebufo de esta serie, apareció Juego de Tronos a modo de secuela. Y convenció: a fin de cuentas, era evidente que se trataba de una ficción fuera del espacio y del tiempo. El éxito implicó que aparecieron varios productos menores que trataban de caminar por el sendero abierto por los Lannisters y demás… Y alguno tuvo la osadía de recuperar una epopeya medieval, y adaptarla. No nos engañemos: lo único que queda de la epopeya originaria es el nombre.

Lo narrado en los 3182 versos del Beowulf, sitúan la trama en algún momento entre los siglos V y VII. A diferencia de la epopeya del Rey Arturo y de sus caballeros, la trama del Beowulf no se sitúa en el territorio británico sino en el Sur de Escandinavia. Se acepta que fue escrito por dos narradores (uno hasta el verso 1939 y el otro en los siguientes). La trama arranca cuando los ataques de un ogro obligan a abandonar la corte del rey danés Hrothgar durante la noche y en los doce años siguientes. El relato de esta desgracia llega a oídos de Beowulf que parte, junto a 14 guerreros para auxiliar al monarca.

Nada de todo esto es lo que vamos a ver en la miniserie ofrecida por el canal SyFy. Aquí un niño, logra deshacerse de un par de ogros y, cuando es mayor, vuelve a la corte en la que pasó su infancia. Beowulf es tomado por el asesino del que había sido su instructor, acusado por el hijo de éste que no puede evitar sentir celos. Sería complicado narrar todas las aventuras sin fin que acompañan los trece episodios: esta es una serie de aventuras, normales y corrientes, adscrita a eso que puede ser considerado como “fantasía heroica”.

Lo que cuentan en esta serie son los efectos especiales: algunos son mejores que otros. En general, el problema que tienen estos productos es que los lujosos palacios y los monstruos estilo “Orcos” de Tolkien, sabemos que son producto de efectos especiales y estos pueden ser buenos o malos. Digamos que, en esta serie todo suena demasiado a falso y no siempre están bien conseguidos (lo vemos desde las escenas iniciales en donde los ogros caminan sobre el barro sin dejar huellas).

En las interpretaciones hay de todo, mejores o peores, más creíbles o menos creíbles, actores cansados de figurar solo en el reparto y otros que aspiran a ser primeros espadas. Poco relevante. Lo mejor de la serie son algunas localizaciones y exteriores. El error más habitual: esa manía de colocar afroamericanos en cualquier escena. Los hemos visto en Troya, en el Olimpo de los Dioses, en el séquito de la hija de los Reyes Católicos enviado a Inglaterra, etc, etc. Así que no nos extraña: pero sería difícil que en la Dinamarca del siglo V-VI supieran de la existencia de razas de color. En fin, todo sea por la “integración racial”. Pregunta: ¿sería asumible que en una serie biográfica sobre Shaka el famoso rey africano, el papel principal estuviera representado por un blanco, rubio y de ojos azules. A que no. Pues eso… No se trata de que lo haga mejor o peor el actor elegido, sino que chirría.

Poco más vale la pena decir sobre esta serie que se salva del suspenso por algunas localizaciones y por la ambientación. Gustará solamente a los que amen apasionadamente la “fantasía heroica” y el final de Juego de Tronos haya dejado un vacío en su corazón imposible de cubrir. Los interesados por las mitologías nórdicas y anglosajonas, por lo que más quieran, abstenerse de este amargo trance. Al parecer, no somos los únicos en pensar que esta serie era un bodrio, sino que los propios directivos del canal ITV en donde se estrenó, opinaron lo mismo.

(SI ESTA CRÍTICA LE HA SERVIDO PARA ALGO O LE HA AYUDADO EN ALGO, PULSE LA PUBLICIDAD QUE ACOMPAÑA Y QUE NOS AYUDA A MANTENER LA WEB. GRACIAS).