FICHA

Título original Tidying Up with Marie Kondo
Título en España: El método de Marie Kondo
Temporadas: 1 (8 episodios)
Duración episodio: 45-35 minutos.
Año: 2019
Temática: documental
Subgénero: autoayuda
Resumen: Una japonesa nacida en Tokio, ejerce como “consultora de organización” y se pasea, domicilio por domicilio, enseñando a parejas muy diferentes a mantener ordenada su casa. La serie supone la traslación del bestseller mundial La Magia del orden a la pequeña pantalla. Marie Kondo es considerada como una de las 100 mujeres más influyentes del mundo.
Actores: Marie Kondo,
Lo mejor: Comprobar hasta qué punto hay gente desordenada e incapaz de doblar una camiseta.
Lo peor: La serie registra lo peor de la “new age” y es de una candidez perturbadora.
Lo más curioso
: El método es una mixtura de coaching inspiracional, feng-shui y zen.
¿Cómo verlo?: Es emitida en España por Netflix. Puede encontrarse en emule.

Puntuación: 6

PROMO

PROMO

PROMO

PROMO

INTRO

MUSICA

VER SERIE (Netflix)

DESCARGA TORRENT

WEB OFICIAL (Netflix)

WEB OFICIAL (web personal)

Comprarlo en Amazon (los libros de Marie Kondo en castellano)

Lo menos que puede decirse sobre EL MÉTODO DE MARIE KONDO

Reconozco que los libros escritos por Marie Kondo no me habían interesado. De hecho, ni siquiera sabía de la existencia de esta japonesa de aspecto frágil que difunde una novedosa rama de lo que puede considerarse como “autoayuda hogareña” y que puede considerarse como parte del movimiento de la “new age”. Lo que nos enseña a través de sus libros y de esta serie en ocho episodios servidos por Netflix, es a ordenar nuestro hogar. Simplemente. Nada más y nada menos.

Marie Kondo ha sabido hacerse con un nicho de mercado: consciente de que los hogares están cada vez más desordenados y que la gente compra y almacena objetos y prendas que no les sirven para nada o apenas para nada, se resiste a deshacerse de ellos e, incluso, ignora algo tan simple como ordenar un armario o doblar una camiseta, ahí está ella para indicar al desordenado, el camino del orden y de la armonía interior… Cuando la oímos, se diría que estamos oyendo al maestro del “pequeño saltamontes” y que la sabiduría de vivir y el arte de la felicidad se encuentran entre los pliegues de una camisa regularmente doblada.

El “método” (si es que puede llamarse así) de Marie Kondo consiste en una mezcla entre dosis mal medidas de filosofía zen, de coaching y de feng-shui… Ahí es nada. De los tres elementos, solamente el primero es algo sólido (una filosofía de la vida de la que, en ocasiones, al ver el programa, podemos preguntarnos si Marie Kondo tiene en realidad una idea concreta o lo que sabe de la doctrina del Buda aplicada al Japón son cuatro conceptos cogidos con alfileres), en cuanto al feng-shui tendrá resultado en la China taoísta con sus casas de madera y en el mandarinato pero todos los que conozco que lo aplican en su vida cotidiana en Occidente terminan siendo personalidades obsesivas más preocupadas por situar un espejo en el lugar “correcto” que felices por vivir armoniosamente. Sobre el “coaching inspiracional”, me parece puro lavado de cerebro para representantes comerciales. Todos estos rasgos están presentes en el “método de Marie Kondo”: si usted quiere ordenar un cajón -nos dice, de calcetines, pongamos por caso- lo primero que tiene que hacer es deshacerse de los que ya no le sirven o están averiados. No basta con tirarlos a la basura: hay que despedirse de ellos y agradecerles por habernos servido bien… Y luego se trata de doblarlos correctamente y ponerlos en vertical en el cajón. Ella está allí para enseñar a las familias el arte de despedirse de un calcetín usado o adiestrarles en el noble arte de doblar un gallumbo.

Parece evidente que la habilidad de Marie Kondo, no es la de ordenar un hogar, sino de haber inventado la pólvora. En efecto, salvo las cuatro tonterías que nos enseña procedentes de las filosofías orientales mal digeridas y superficialmente entendidas (la profundidad y simplicidad del budismo zen no tiene nada que ver con sentidos adioses a calcetines y calzoncillos), incluso existen mejores y más simples técnicas para doblar camisetas que la que se enseña en esta serie.

Pues bien, el “arte de ordenar un hogar” está de moda, especialmente en el mundo  anglosajón y han transformado a Marie Kondo y a su método (que llega a España como “método KonMari”, alterando, por obvias razones el orden de nombre y apellido) en una de las mujeres más influyentes del mundo a la altura de Ana Botín o de Christine Lagarde… Bien por ella, pero sería inútil pensar que puede aportarnos algo a nuestra cotidianeidad: en un hogar o toda la familia es ordenada o el que lo es se preocupa de ordenar la casa, o, finalmente, nadie experimenta la idea de orden y la casa o resulta ser una pocilga o se contrata a alguien, pero de todas las soluciones, sin duda, la más difícil es la que propone Marie Kondo.

La serie, eso sí, nos muestra hasta qué punto hay gente desordenada que vive instalada en el centro del caos. Es un efecto del consumismo: la acumulación de prendas, la imposibilidad de ordenarlas, la resistencia a reconocer que hemos comprado prendas y objetos absurdos y la negativa a deshacernos de ellos, así como el ritmo de trabajo cotidiano, las posibilidades de ocio y el desinterés por una vida sencilla, son los que precipitan a cada vez más familias por la vía del caos hogareño. Si este es su caso, no crea que el “método KonMari” le vaya a servir de algo. El método que lo aventaja me lo enseñaron mis padres: “¿Quieres tener una casa ordenada? No la desordenes…”.

Me sería imposible recomendar a alguien esta serie, salvo a seriéfilos freakys o buscadores de productos freakys.

(SI ESTA CRÍTICA LE HA SERVIDO PARA ALGO O LE HA AYUDADO EN ALGO, PULSE LA PUBLICIDAD QUE ACOMPAÑA Y QUE NOS AYUDA A MANTENER LA WEB. GRACIAS).