FICHA

Título originalWild Palms
Título en España: El control de los sueños
Temporadas: 1 (5 episodios)
Duración episodio: 57 minutos.
Año: 1993
Temática: Drama tecnológico
Subgénero: Anticipación
Resumen: En 2007 una secta propiedad de un senador corrupto, lanza un dispositivo tecnológico que permite ver imágenes en tres dimensiones en una experiencia de realidad virtual extrema. Con ella, el político trata de obtener el control mental sobre la humanidad para expander su mensaje y hacerse con el control de las voluntades
Actores: James Belushi, Dana Delany, Robert Loggia, Kim Cattrall, Angie Dickinson, Ernie Hudson, Bebe Neuwirth, Nick Mancuso, Charles Hallahan, Robert Morse, David Warner, Ben Savage, Bob Gunton, Brad Dourif, Aaron Michael Metchik, Beata Pozniak, François Chau, Oliver Stone, William Gibson.
Lo mejor: El casting de lujo en 1993.
Lo peor: En algunos momentos hay sobrecarga de símbolos opacos.
Lo más curioso
: La serie incorpora una banda sonora con las mejores canciones rock y pop de los años 60.
¿Cómo verlo?: Fue emitida inicialmente en 1996 por Antena 3. Emitida actualmente por Filmin.

Puntuación: 7,5

PROMO (en inglés)

PROMO (en inglés)  

PROMO (en inglés)

PROMO (en inglés)

INTRO

MUSICA

VER SERIE (Filmin)

DESCARGA TORRENT

WEB OFICIAL (Filmin, en castellano)

WEB OFICIAL (ABC)

Comprarlo en Amazon

 

Lo menos que puede decirse sobre EL CONTROL DE LOS SUEÑOS

Hay series perturbadoras que fueron filmadas hace un cuarto de sigue y que, prefiguraban, en unos momentos de cambios tecnológicos acelerados, los derroteros por los que circularía la humanidad del siglo XXI. Ciertamente, cuando en 1993, Oliver Stone filmó está serie ambientada en 2007, era difícil anticipar cómo sería el futuro. Stone fue mucho más allá de lo que hoy (diez años después de la fecha en la que se sitúan los hechos) han llegado las nuevas tecnologías: pero hay que reconocerle que, efectivamente, se están desarrollando en la dirección en la que preveía.

La serie fue estrenada en la ABC en 1993, con el nombre de Wild Palms. Llegó a España tres años después, en aquellos momentos en los que las nuevas televisiones privadas creadas en los años 80, pero pasó completamente desapercibida. Nadie parecía interesado en una miniserie que veían lejos de los gustos del público español (eran las horas finales de las mama-chichos, los culebrones llegados de Iberoamérica eran habituales y empezaba a ascender la programación “del corazón”. Si se emitió fue porque iba acompañado del nombre de Oliver Stone, se había revalidado con la proyección de JFK (1991) y todavía estaba vivo el impacto causado por Twin Peaks.

Ha habido que esperar a que irrumpiera Filmin en España para que el público español pudiera volver a valorar esta serie cuando ya han pasado once años desde la fecha icónica en la que se desarrollaban los hechos. Hay que recordar, además, que en el catálogo de series de Filmin, se encuentra un cierto número de series y miniseries históricas que merecen verse y degustarse: ésta es una de ellas.

Cabe decir que, antes de su emisión en televisión, la miniserie había sido desdoblada en dos largometrajes vendidos en la entonces aún floreciente industria del videoclub, con el nombre de Más allá de la realidad virtual y El control de los sueños que correspondían exactamente a los 5 episodios de los que se compone la serie de nombre originario Wild Palms.  Lo que puede verse en Filmin lleva el título de uno de estos dos largometrajes, sin embargo, incluye la totalidad de la serie.

Es una serie extraña, pero premonitoria. Los EEUU viven la lucha entre dos grandes organizaciones: “Los padres”, de extrema derecha y “Los amigos”, formada por liberales. La primera está controlada y dirigida por el senador Tony Kreutzer que, además, ha fundado una nueva secta, Synthiotics, en Wilde Palms. Dispone de un canal de televisión, el Canal 3, que va a lanzar un nuevo producto que causará sensación: un aparato (el Mimecom) que crea imágenes en 3D con una nitidez e incluso con texturas reales en el propio hogar. El propio Kreutzer realiza la presentación ante un grupo de invitados que creen que está presente, cuando, en realidad, es una simple proyección holográfica. A esa presentación ha sido invitado, un abogado de Los Angeles, Harrry Wilcroft, casado y padre de familia, que ha reentablado amistad con una vieja amiga que le pide que encuentre a su hijo desaparecido. Precisamente es esta amiga la que le presenta a Kreutzer, el cual le propone dirigir el Canal 3. Pronto empiezan a aparecer fisuras en la relación de Wilcroft con su esposa. Éste, sin embargo, está obsesionado por el sueño de un rinoceronte. El problema se complica cuando Kreutzer quiere apoderarse del Go-Chip, una especie de gafas de realidad virtual que le darían el control práctico sobre la humanidad.

Planteada así, la serie no puede ser más imaginativa y anticipatoria. Por mucho que los avences de la “realidad mejorada” vayan todavía algo detrás de lo anticipado por Stone, lo cierto es que siguen en esa dirección. En 1993, era difícil establecer que las empresas que controlan Internet serían las más grandes del mundo y que la red uniría a la especie humana por encima de las fronteras políticas y de las barreras étnicas. Era difícil pensar que las nuevas tecnologías entrarían en cada hogar.

La serie tiene otro aliciente: la presencia de unos actores que estaban en su cénit en los años 80 (James Belushi, Dana Delany) y a otros, maduros ya, pero que seguían gozando de la fama de sus mejores tiempos (Robert Loggia y Angie Dickinson). Nos sirve, además, para ver algunas de las constantes del cine de Stone: su tendencia conspiranoica, su maniqueísmo (Padres contra Amigos, conservadores contra liberales), su gusto por el simbolismo, los momentos opacos de sus argumentos, el universo sectario, los elementos propios de la New Age, etc.

Un festival Stone recuperado por Filmin que gustará a los incondicionales de este director. Gustará a los aficionados a la ciencia ficción y nos dirá cómo se veía el próximo futuro en 1993 y si lo presentado coincide o no con lo que conocemos aquí y ahora.

Anuncios