FICHA

Título original: Mujeres insólitas
Título en España: Mujeres insólitas
Temporadas: 1 (8 entregas)
Duración episodio: 60 minutos.
Año: 1977
Temática: Histórica.
Subgénero: Perfiles femeninos.
Resumen: Momentos relevantes en la vida de ocho mujeres, una suficientemente conocidas en la historia universal y otras, simplemente, insólitas.
Protagonistas: María del Puy, Juan Santamaria, Carlos Ballesteros, Jaime Blach, José Franco, Gabriel Llopart, Joaquín Pamplona, Luis Valera, Teresa Rabal, Andrés Mejuto, José María Cafarell, Encarna Paso, Luis Varela, Marisa de Leza, Ricardo Merino, Rafael Navarro, Luis Sala, Lola Lemos, Julia Trujllo, Enrique Vivó, Álvaro de Luna, María Massip, Manuel Tejada, José Caride, Estanis González, Joquín Pamplona, Rocío Dúrcal, Luis Prendes, Víctor Valverde, María Luisa Merlo, Félix Navarro, Manuel Torremocha, Carmen de la Maza, Tomás Blanco, Manuel Gallardo, Mercedes Sampietro, Julia Gutiérrez Caba, Manuel Tejada, José Blanch, Jesús Nieto.
Lo mejor: el personaje de “Pepe”, el único personaje actual que aparece en todos los episodios.
Lo peor
: que solamente se produjeron 8 biografías.
Lo curioso: Rocío Durcal interpretó el episodio La sierpe del Nilo, actuando en el papel protagonista, Cleopatra.
¿Cómo verlo?: Se emitió por TVE. Puede verse en el enlace indicado. Algunos episodios pueden verse en youTube

Puntuación: 7,5

PROMO

CABECERA

MÚSICA

VER SERIE

WEB OFICIAL

Comprar DVD en Amazon (no está a la venta)

Lo mínimo que puede decirse sobre MUJERES INSÓLITAS

¿Qué tienen en común la marquesa de Brinvilliers, Ana Bolena, la princesa de Éboli, Juana la Loca, Cleopatra, Inés de Castro, Teresa Cabarrús o Ana Bolena? Dos cosas: todas fueron mujeres y todas aparecieron como protagonistas de la serie Mujeres insólitas emitida por televisión española en 1977. Solamente ocho entregas dejaron huella en quienes las vieron a pesar de que se trataba de uno de los momentos más duros de la transición. Quince días después de que se emitiera el último episodio de esta serie dedicado a Margarita Steinhel (amante del presidente francés Félix Faure que murió en el clímax de la felación realizada por la siempre eficiente Margarita) se legalizaba el Partido Comunista de España y se convocaban las primeras elecciones generales.

Si esa misma serie se hubiera realizado veinte años antes, hubieran desfilado Agustina de Aragón, Isabel la Católica. Juana de Padilla y, acaso, la Monja Alférez, pero los tiempos habían cambiado y desde el período dorado en el que el nacional-catolicismo tenía las riendas del poder (1942-1955) habían aparecido fenómenos nuevos que explican la selección de personajes femeninos que apareció en la serie. Por una parte, el feminismo había irrumpido. No es que en ese momento tuviera una fuerza decisiva en TVE pero sí la suficiente como para condicionar los personajes que incluía esta serie: la misma Margarita Steinhel era la amante habitual de los personajes masculinos relevantes, influyente y desinhibía sexualmente. El hecho de que Cleopatra estuviera interpretada por Rocío Durcal era un guiño hacia los actores procedentes de la “oposición democrática”, no en vano, la que luego popularizara su nombre cantando corridos mexicanos, había militado en la Unión Popular de Artistas, organización creada por el Frente Revolucionario Antifascista y Patriota que no era más que la extensión frentista del Partido Comunista de orientación maoísta. Si la Durcal tenía acceso a TVE era que se habían eliminado todas las interdicciones a artistas de izquierdas y el régimen mostraba una inequívoca tendencia a la integración.

Por otra parte, algunos de los personajes femeninos eran “heréticos”. Era, por ejemplo, la primera vez en la que se exaltaba la figura de la amante (la Steinhel, por ejemplo, o Teresa Cabarrús, conocida como “Nuestra Señora de Termidor”) o que se biografiara a una envenenadora (la marquesa de Brinvilliers), o se incluyera a personajes históricamente tan distantes como Cleopatra o la Princesa de Eboli… Pero eran tiempos nuevos en los que había que romper con las viejas reglas y dar una perspectiva amplia a los televidentes: había muchos tipos de mujeres y, todos ellos, eran insólitos y curiosos…

La serie estuvo dirigida por Cayetano Luca de Tena que, por entonces, había dirigido varios Estudios 1 (El Caballero de Olmedo, 1968; La dama boba, 1969; La discreta enamorada, 1980), por mucho que su especialidad a la que dedicó toda su vida fueran los montajes teatrales. Su apellido era una garantía para la nueva etapa en la que el país estaba imbricada: monárquico constitucionalista, como todos los de su apellido y, por tanto, de los mejor adaptados para realizar el canto de sirena a los actores de izquierda y tranquilizar al público de la derecha. Los guiones habían sido establecidos por José López Rubio, amigo de Luca de Tena y colaborador con él en varias realizaciones teatrales.

En las ocho entregas de la serie, aparecía el mismo personaje “Pepe” (interpretado por Luis Varela) que ejercía como atrezista desenfadado y eficiente. El programa se iniciaba con la protagonista presentando al personaje que iba a representar y dialogando con “Pepe” que terminaba acompañando a la protagonista al escenario de la representación. Si bien “Pepe” no era el “narrador” que aparece en el teatro clásico, sí al menos tenía algunos rasgos extraídos del mismo: era espabilado, pícaro, informal y sonriente. Vista cuarenta años después se percibe que el personaje de “Pepe” hubiera podido estar más desarrollado y parece evidente que guionista y director dudaron a la hora de darle más protagonismo, optando, finalmente, por limitar su actuación.

La serie recibió críticas unánimemente favorables. Era inevitable que el share fuera alto, porque TVE era la única cadena existente en ese momento y la “segunda cadena” apenas tenía audiencia nocturna. La serie estuvo representada por los mejores actores de la época: María del Puy (Marquesa de Brinvillers), Carmen de la Maza (Inés de Castro), Julia Gutiérrez Caba (Juana la Loca), Marisa de Leza (Princesa de Eboli), María Massip (Teresa Cabarrús), Teresa Rabal (Ana Bolena), Maria Luisa Merlo (Margarita Steinhal) y Rocío Durcal (Cleopatra), encarnaron a los personajes femeninos… Y un juvenil, Luis Varela al inefable “Pepe”.

Anuncios