FICHA

Título original Esterno Notte
Título en España: Exterior Noche
Temporadas: 1 (6 entregas)
Duración episodio: 50 minutos.
Año: 2022
Nacionalidad: Italia
Temática
: Política
Subgénero: Secuestro
Resumen: Después de proclamar la intención de la Democracia Cristiana de negociar con el PCI la formación de un nuevo gobierno, un comando armado de las Brigadas Rojas secuestra al primer ministro causando una masacre. Moro será juzgado y condenado a muerte por sus captores. En cada episodio se cuentan los elementos del drama vistos por cada uno de sus protagonistas.
Actores: Fabrizio Gifuni, Margherita Buy, Toni Servillo, Fausto Russo Alesi, Daniela Marra, Gabriel Montesi, Bebo Storti, Federico Torre, Mattia Bisonni, Fabrizio Conti, Francesco Rossini, Gloria Carovana, Davide Mancini, Emmanuele Aita, Lidia Vitale, Jacopo Relucenti, Mattia Napoli
Lo mejor: Cuenta la historia utilizando un caleidoscopio, desde varios ángulos.
Lo peor: No todo es fiel a los hechos. Es una interpretación unilateral de Bellochio.
¿Cómo verlo?: Se estrenó en Filmin el 20 de diciembre de 2022. Puede obtenerse mediante programas de intercambio de archivos.

Puntuación: 7,5

PROMO (en italiano)

PROMO (en italiano)

PROMO (VOSE)

PROMO (en italiano)

INTRO

MÚSICA

WEB OFICIAL (Filmin)

DÓNDE VERLA (Filmin)

DESCARGA TORRENT (rojotorrent)

COMPRAR DVD (no está a la venta)

Lo menos que puede decirse sobre EXTERIOR NOCHE

Aldo Moro era en 1978 el presidente de la Democracia Cristiana, el partido que había gobernado ininterrumpidamente Italia casi desde el final de la Segunda Guerra Mundial. En marzo de ese año había tomado posesión un nuevo gobierno de coalición (el “pentapartito”, de la DC junto con los socialistas, republicanos, liberales y socialdemócratas) presidido por Giulio Andreotti. Existía una polémica sobre la propuesta de Aldo Moro de acabar con la ingobernabilidad de Italia tendiendo una mano al Partido Comunista. La propuesta había generado tensiones en el interior del partido y de la coalición y, al mismo tiempo, suscitado temores en otros países europeos: era la primera vez que los comunistas ascenderían a un gobierno de Europa Occidental desde la postguerra. Fue en ese momento cuando las “Brigadas Rojas” secuestraron a Aldo Moro.

La serie de Marco Bellocchio que cuenta los prolegómenos, las vicisitudes del secuestro y de las semanas de captura y la reacción de las distintas partes, de una u otra forma, implicadas, fue, inicialmente presentada en forma de dos largometrajes con un total de 300 minutos que Filmin ofrece ahora divididos en una serie de 6 capítulos de 50. No es frecuente una muestra de cine político y mucho menos realizada con cierto desenfado. Es una serie caleidoscópica en donde el mismo acontecimiento se examina desde distintos puntos de vista: desde el del gobierno, desde el Papa Paulo VI y la Iglesia, desde las propias Brigadas Rojas y desde la familia del secuestrado, para concluir en el episodio del asesinato.

Como toda serie histórico-política, hay en ella cierta subjetividad y no están “todos los que son”, ni tampoco se llega a grandes conclusiones, ni se presentan novedades para los que conocieron o siguieron el caso. El problema es que cuesta saber en esta miniserie dónde empieza la ficción y donde termina la realidad. Incluso es difícil saber lo que lleva Belocchio en la mente cuando la filma. Como se sabe, el director, en la época en la que ocurrieron los hechos sostenía opiniones políticas de extrema-izquierda e incluso militó en la primera mitad de los 70 en la Unión de los Comunistas Italianos (marxista-leninista), partido que compartía el mismo espacio político que las Brigadas Rojas.

Bellochio presenta a los terroristas de este grupo como muy primarios, inmaduros, tiende a humanizarlos y, en esa parte, todo gira en torno a la figura de Adriana Faranda y sus relaciones con Valerio Morrucci. La primera sale favorecida y el segundo es tratado de aventurero. De hecho las memorias de la primera han sido uno de los elementos sobre los que se ha establecido esa parte del guion. Se trata de la parte más intensa de la miniserie, siendo la relativa a la reacción del gobierno italiano, la realizada con más ironía (y la que tiene al Papa Paulo VI como protagonista, la más desganada).

La serie se deja ver, si bien está hecha especialmente para un público italiano y, en cualquier caso, para aquellos que siguieron el secuestro o se han interesado por él. A un neófito en la materia, le costará advertir a los personajes y a las situaciones. Pero, en cualquier caso, es una serie que no aburre. Interesará, especialmente, a los amantes del cine político.

(SI ESTA CRÍTICA LE HA SERVIDO PARA ALGO O LE HA AYUDADO EN ALGO, PULSE LA PUBLICIDAD QUE ACOMPAÑA Y QUE NOS AYUDA A MANTENER LA WEB. GRACIAS).