FICHA

Título original: Don’t Pick Up the Phone 
Título en España: No atiendas esa llamada
Temporadas: 1 (3 entregas)
Duración episodio: 42-57 minutos.
Año: 2022
Nacionalidad: Estados Unidos
Temática
: Documental
Subgénero: Delitos sexuales
Resumen: En 2004 en varios Estados de los EEUU se produjeron llamadas a empresas de comida rápida en las que alguien que decía ser policía ordenaba al encargado que desnudara y cacheara a alguna empleada. Por increíble que pueda parecer, los encargados cumplieron las órdenes telefónicas sin rechistar en decenas de casos. El culpable fue identificado, detenido, juzgado… y absuelto.
Actores: dirigido por Sara Masta, con fotografía de Patrick Smith
Lo mejor: Lo inaudito, insólito y sorprendente del caso.
Lo peor: El final es francamente descorazonador a causa de la sentencia judicial.
¿Cómo verlo?: Se estrenó en Netflix  el 20 de diciembre de 2023. Puede obtenerse mediante programas de intercambio de archivos.

Puntuación: 8

PROMO (en inglés)

PROMO (en castellano)

PROMO

PROMO

INTRO

MÚSICA

WEB OFICIAL (Netflix)

DÓNDE VERLA (Netflix)

DESCARGA TORRENT

COMPRAR DVD (no está a la venta)

Lo menos que puede decirse sobre NO ATIENDAS ESA LLAMADA

Hay cosas que solamente pueden pasar en EEUU y en nuestro tiempo. Nadie puede entender una tropelía similar y, lo que es peor, que haya quedado impune en los tribunales. A ningún cerebro medianamente ordenado le cabe en la cabeza que alguien llame a un establecimiento de fast-food, se haga pasar por policía, ordenes al encargado que realice un cacheo corporal a una empleada, la vaya desnudando y que, tanto el encargado, como la víctima, no se revelen o, como mínimo, exijan la presencia física de un policía. Nadie, absolutamente nadie, en ningún lugar del mundo podría aceptar algo así… salvo en los EEUU, claro.

¿Por qué esta “broma telefónica” ha ocurrido allí y no en otro lugar? La “broma”, considerada así por la justicia norteamericana no era tal: era un simple abuso sexual realizado, por la voz anónima que se hacía pasar por policía. La respuesta es fácil: en EEUU abunda el conformismo, el sometimiento al poder y la credulidad. Estos tres elementos, ideales para cualquier dictadura tercermundista, están presentes en la sociedad norteamericana, enferma, decrépita y que no caerá por una amenaza exterior, sino por simple hundimiento interior. Si pensamos que el todavía considerado como “país más poderoso del mundo” está dirigido por un pobre anciano aterosclerótico incapaz de articular movimientos coherentes, no de ahora, sino desde la propia campaña electoral y que, para las elecciones de dentro de dos años, ese mismo anciano que debería estar en un geriátrico, volver a ser el candidato demócrata, nos haremos una idea de lo terminal de la sociedad norteamericana.

Por eso es de celebrar este documental, dramático y en donde se demuestra que todavía quedan en EEUU policías y personas con la cabeza sobre los hombros, decididos a combatir el crimen, la estafa y los abusos, es algo que hay que celebrar, especialmente en estos tiempos de inanición serial.

Los tres episodios resumen una “broma” que se prolongó durante varios años y en varios Estados siempre protagonizada por la misma persona. Desde el punto de vista formal, el documental es irreprochable. Es cierto que el mismo tema se repite una y otra vez y que aparecen casos que no son más que reiteración de los anteriores, pero al acabar tenemos un conocimiento y una percepción clara de lo que ha ocurrido.

El final de la historia es desolador. Las firmas corporativas en cuyos locales se cometieron estos crímenes podrían -y, de hecho, deberían- ser procesadas por favorecer malos hábitos alimentarios, excesos de grasas, mala calidad en sus productos y responsabilidades en la oleada de obesidad mórbida que se vive en todo el mundo… por todo eso, pero no por responsabilidad en el delito sexual que trata esta serie. Porque, en efecto, una sentencia les condenó a pagar indemnizaciones y a ser responsables civiles de este delito, mientras otro tribunal declaraba “no culpable” al cretino vicioso que realizaba las llamadas… Delicias de la justicia con “tribunal popular”.

Un buen documental, esclarecedor de un momento de crisis de la cultura americana.

(SI ESTA CRÍTICA LE HA SERVIDO PARA ALGO O LE HA AYUDADO EN ALGO, PULSE LA PUBLICIDAD QUE ACOMPAÑA Y QUE NOS AYUDA A MANTENER LA WEB. GRACIAS).