FICHA

Título original Welcome to Chippendales
Título en España: Bienvenidos a Chippendales
Temporadas
:  ( entregas)
Duración episodio: minutos.
Año: 2022
Nacionalidad: Estados Unidos
Temática
: Drama
Subgénero: Empresarial
Resumen: Un ciudadano de origen hindú establecido en los EEUU lleva 10 años trabajando en una gasolinera y ahorrando. Su intención es independizarse y convertirse en millonario. Primero intenta crear un club de backgamon que, obviamente, resulta un fracaso, luego un espectáculo de estriptease masculino para mujeres que atraviesa por distintas etapas y con el que, finalmente, triunfa
Actores: Kumail Nanjiani, Juliette Lewis, Dan Stevens, Nicola Peltz, Spencer Boldman, Murray Bartlett, Maximilian Acevedo, Annaleigh Ashford, Cyrus Hobbi, Darren Lipari, Judith Foster Thompson, Andrew Rannells, Robin de Jesus, Nancy De Mayo, Kerry Westcott, Lexa Gluck, Anthony Del Negro, Julie Dolan, Paul Guzman, Quentin Plair, Janie Michele Simms, Molly Baker, Eric Satterberg, Mary E. Kennedy, Lon Gowan, Luke Crory, Prudence Vindin
Lo mejor: un guion ameno y divertido, aunque no necesariamente fiel a la realidad.
Lo peor: ni sombra de crítica sobre la cosificación de lo masculino.
¿Cómo verlo?: Se estrenó en Disney+  el 1 de enero de 2023. Puede obtenerse mediante programas de intercambio de archivos.

Puntuación: 8

PROMO (VOSE)

PROMO (VOSE)

PROMO (en español latino)

PROMO (el espectáculo real)

INTRO

MÚSICA

WEB OFICIAL (Disney+)

DÓNDE VERLA (Disney+)

DESCARGA TORRENT (rojotorrent)

COMPRAR DVD (no está a la venta)

Lo menos que puede decirse sobre BIENVENIDOS A CHIPPENDALES

Otra historia de una empresa norteamericana, una temática que nos ha ofrecido tres series a lo largo de 2022 (La playlist sobre Spotify, Superpunped: la batalla por Uber, y WeCrashed, sobre WeWork). Si estas eran “empresas tecnológicos”, Chippendales es una iniciativa mucho más prosaica: una compañía especializada en espectáculos de desnudo masculino solo para mujeres. Es curioso, pero en estos tiempos en los que se denuncia la consideración de la mujer como un “objeto sexual”, parece como si hubiera luz verde y congratulación en ver que el hombre también puede ser cosificado y la sexualidad banalizada y convertida en espectáculo.

Al principio de la serie ya se apunta que no todo lo que vamos a ver es “histórico” ni tiene relación con hechos reales -lo cual es más que probable- pero si se insiste en que hay un fondo de verdad en lo que vamos a ver. La empresa de strippers masculinos, ciertamente, existe y su fundador, Somen Banerjee, un natural de la India, nacionalizado norteamericano, también existe y fue el fundador de Chippendales. El nombre, por cierto, antes de que nadie lo pregunte, corresponde a un hábil carpintero de las colonias de Nueva Inglaterra cuyos muebles del siglo XVIII son extremadamente apreciados entre los coleccionistas. “Chippendales” es, en los EEUU, sinónimo de belleza y calidad.

Banerjee estuvo empleado en una gasolinera durante diez años. Ahorraba el 90% de su sueldo, alimentándose solamente de los bocadillos que estaban caducados y malviviendo en el propio puesto de trabajo, multiplicando horas extras y forjando sueños de futuro. Quería ser millonario y no se le ocurrió nada mejor que, con los ahorros, casi 50.000 dólares, crear un club de bad-gamon. No fue bien, naturalmente. De ahí pasó a organizar un club de streeptease masculino que tuvo algo más de éxito, pero no el suficiente. El espectáculo era flojo, los streepers no se movían con coreografías atractivas. No fue sino hasta que llegó un profesional de la danza como el club llamó la atención y pasó a recaudar cada noche miles de dólares en lo que sería el inicio de una cadena que se extendió por todos los EEUU.

La serie tiene un contenido cómico innegable, pero también hay mucho drama e, incluso, algunos crímenes. Pero, en general, el tono es distendido, entre el true crime y las series sobre negocios. Quizás es algo reiterativa y hubiera podido acortarse algo: lo esencial estaba ya dicho en los dos primeros capítulos.

Hay cuatro actuaciones que merecen ser destacadas: Kumail Nanjiani que encarna al protagonista Somen Banerjee, un actor serio, inmutable y riguroso que asume los rasgos ochenteros del personaje; Murray Bartlett que ya nos sorprendió con un extraordinaria actuación en la primera temporada de The White Lotus y que ahora repite, incluso con mas fuerza; Juliette Lewis, en una de sus más enloquecidas actuaciones y Annaleigh Ashford como la colaboradora, abogada y novia del protagonista.

La serie resulta visible, entretenida, sin complicaciones y aúna, como puede intuirse, distintos géneros: humor, frivolidad, sexo, amor, codicia, sueños y asesinatos. Si alguno de estos rubros le resultan interesantes, vale la pena que se dé un garbeo por este producto.

(SI ESTA CRÍTICA LE HA SERVIDO PARA ALGO O LE HA AYUDADO EN ALGO, PULSE LA PUBLICIDAD QUE ACOMPAÑA Y QUE NOS AYUDA A MANTENER LA WEB. GRACIAS).