FICHA

Título original The Recruit
Título en España: El nuevo empleado
Temporadas: 1 (8 entregas)
Duración episodio: 50-58 minutos.
Año: 2022
Nacionalidad: Estados Unidos
Temática
: Thriller
Subgénero: Espionaje
Resumen: Un joven abogado entra a trabajar en la CIA. Desde el primer día se enfrente a la hostilidad de dos de sus compañeros y al escepticismo de su jefe. Sin embargo, al leer una carta recibida en la que una presa amenaza con revelar datos sobre la agencia, se ve obligado a intervenir, sin saber que se trata de una trama de espionaje internacional.
Actores: Noah Centineo, Laura Haddock, Linus Roache, Colton Dunn, Aarti Mann, Angel Parker, Byron Mann, Vondie Curtis-Hall, Kaylah Zander, Kristian Bruun, Daniel Quincy Annoh, Fivel Stewart, Karrie Kwong, Liliane Zillner
Lo mejor: una trama, desenfadada, dramática y entretenida
Lo peor: inverosímil
¿Cómo verlo?: Se estrenó en Netflix el 16 de diciembre de 2022. Puede obtenerse mediante programas de intercambio de archivos.

Puntuación: 8

PROMO (en inglés)

PROMO (en inglés)

PROMO (en inglés)

PROMO (VOSE)

INTRO

MÚSICA

WEB OFICIAL (Netflix)

DÓNDE VERLA (Netflix)

DESCARGA TORRENT (rojotorrent)

COMPRAR DVD (no está a la venta)

Lo menos que puede decirse sobre EL NUEVO EMPLEADO

Netflix -o sus guionistas- se han esforzado en esta ocasión. A veces ocurre. El resultado ha sido una simbiosis entre series “de abogados” y series “de espías”. Un maridaje que, al menos en esta ocasión, ha dado buenos resultados. Si los directivos de estos streamings dejaran de presionar a los guionistas con ideas estúpidas y adoctrinadoras impuestas por los inversores, probablemente Netflix sería una plataforma de series inolvidables, como lo fue en el pasado. Pero, la rigidez de la “corrección política”, la “ideología wake”, “los estudios de género” y demás, han terminado por castrar la creatividad de los guionistas y encarrilarlos por unos canales en los que cualquier muestra de ingenio puede ser sospechosa de vulnerar algún principio de aquellos que se tienen como “moralmente superiores”. Afortunadamente, ésta serie se ve libre de estos condicionantes. Y, por eso, en ella, todo fluye.

“Owen Hendriks” es un joven y agresivo abogado que ha terminado trabajando en el departamento jurídico de la CIA. No es lo más trepidante de la agencia y, para colmo, a él, como recién llegado, le encargan aquellos trabajos que nadie quiere asumir. El leer las cartas de locos que dicen tener alguna “revelación” que realizar. La agencia piensa que entre todas estas cartas puede haber alguna que contenga algún poso de verdad y a “Owen” le corresponde averiguarlo. Sus compañeros son unos guasones de todo y lomo: disfrutan tomándole el pelo y llevándole por pistas falsas. En realidad, temen que pueda hacerles sombra, así que se trata de destruirlo y desprestigiarlo. Entre otras cartas recibidas, hay una que tiene cierto grado de verosimilitud: una mujer, encarcelada por un asesinato, pide que se lleven a cabo los trámites necesarios para exonerarla. Por lo que dice, la carta contiene visos de autenticidad: no está loca, sabe algo. Y le corresponderá a “Owen” averiguarlo. Para ello se meterá en un terreno que no es el suyo: el de la parte “operativa” de la agencia.

El protagonista indiscutible es Noah Centineo, un actor de 26 años que ya se ha curtido en otras series en papeles secundarios o bien que no se han estrenado en España. Asume el papel con facilidad y destaca muy por encima del resto del reparto. Otro actor que llama la atención es Kristian Bruun, que asume el papel de un cuadro intermedio de la “agencia”, estresado y superado por todo lo que ocurre a su alrededor. Más discretos están Laura Haddock, la asesina que se encuentra en prisión y la actriz de origen indostánico Aarte Mann, una de las que hostigan a “Owen” (y a la que ya vimos en algunos episodios de Big-Bang Theory). Pero, en cualquier caso, todos los personajes están a la altura del guion. Y éste, por lo demás, resulta entretenido, ágil, dinámico, nunca aburre, siempre registra giros inesperados y hábil en su elaboración.

Es una de esas series elaboradas capaces de interesar a un público muy diverso y que ni en su arranque, ni en su desarrollo, ni en su final, decepcionan. Una excepción, casi, en el panorama seriéfilo del año que termina.

(SI ESTA CRÍTICA LE HA SERVIDO PARA ALGO O LE HA AYUDADO EN ALGO, PULSE LA PUBLICIDAD QUE ACOMPAÑA Y QUE NOS AYUDA A MANTENER LA WEB. GRACIAS).