FICHA

Título original: Visitors
Título en España: Visitors
Temporadas
: 1 (8 entregas)
Duración episodio: 26 minutos.
Año: 2022
Nacionalidad: Francia
Temática
: Humor
Subgénero: Ciencia ficción
Resumen: Sobre un pequeño pueblo de los EEUU se produce un choque entre objetos no identificados, cuyos retos caen sobre una granja e incendian el pagar. El suceso atrae atención y desata pasiones, entre ellas, las de tres amigos que comparten la propiedad de una tienda de videojuegos, uno de los cuales ha ingresado en la policía local.
Actores: Simon Astier, Damien Jouillerot, Vincent Desagnat, Tiphaine Daviot, Delphine Baril, Julie Bargeton, Antonia Buresi, David Marsais, Arnaud Tsamère, François Frapier, Jérémie Dethelot, Grégoire Ludig, Florence Loiret-Caille, Henri Guybet, Gérard Darier, Arnaud Joyet, Adrien Ménielle, Jérôme Niel, Vincent Deniard
Lo mejor: una completa ironía sobre la temática OVNI
Lo peor: la ironía no es constante sino puntual
¿Cómo verlo?: Se estrenó en HBO MAX, el 10 de mayo de 2022. Puede obtenerse mediante programas de intercambio de archivos.

Puntuación: 7

PROMO (en francés)

PROMO (en francés)

PROMO (en francés)

PROMO (entrevista sobre la serie, en francés)

INTRO

MÚSICA

WEB OFICIAL

DONDE VERLA (HBO Max)

DESCARGA TORRENT (rojotorrent)

COMPRAR DVD (no está a la venta)

Lo menos que puede decirse sobre VISITORS

Los OVNIs, como se sabe, vuelven a estar de moda: Elon Musk nos habla de conquistar Marte y viajar a otros planeta, el Congreso de los EEUU ha reconocido que hay casos de avistamientos no explicados y en varios canales de documentales se emiten series que renuevan la temática. Esta llevaba más de 30 años desaparecida de las primeras páginas (desde que finalizó la serie Los Expedientes X) y ahora, al parecer, vuelven como un entretenimiento más. Esta serie, va en la dirección contraria: no convierte una fantasía en realidad, sino que ironiza sobre la fantasía, negando, por tanto, su realidad. Estamos con ellos.

“Richard” es el nieto de un jefe de policía desprestigiado, que se ha propuesto ser policía para reivindicar a su abuelo. Es copropietario de una tienda de videojuegos, cuyos otros dos socios parecen los protagonistas de Los Goonies, con un par de décadas más. “Richard” decide vender su participación en la tienda cuando empieza su trabajo como policía. Pero tiene un mal comienzo: el primer día de trabajo, sus compañeros no lo aceptan, y para colmo, sus primeras intervenciones resultan descorazonadoras. La noche anterior, se ha producido un fenómeno extraño sobre el cielo de Pointe-Claire -una ciudad imaginaria ubicada en los EEUU-, “algo” ha caído sobre un granero y lo ha incendiado. Los medios de comunicación aluden al caso y “Richard”, trasladado al lugar de los hechos, encuentra una especie de “moco” pegajoso que lleva a analizar. Resultará ser una forma de vida extraterrestre. Luego contactará con una de las tripulantes de la nave que comunicará -a él, a sus ex socios y a un individuo al que han secuestrado su perro- que ha llegado a la tierra procedente de un planeta lejano, persiguiendo a otra nave extraterrestre tripulada por gentes de otro planeta que no son tan guais como ella.

Y la serie fluye sola: veremos ironías sobre el mundo de la televisión, ironías sobre los Expedientes X (aparecen, claro está, los consabidos, “Malder” y “Scally”), ironías sobre el fenómeno, sobre el cine de ciencia ficción y sobre las creencias sobre extraterrestres. No se trata -hay que dejarlo bien claro- de una serie de humor, no es una comedia de situación, ni nada por el estilo; ni hay risas enlatadas, ni unos pocos personajes sobre los que se construyen los gags, sino más bien se trata de una serie de entretenimiento, con intención irónica y un trasfondo crítico con muchos aspectos de nuestro momento histórico.

Simon Astier, como “Richard”, nos muestra a un tipo serio, con una enorme frustración interior, un deseo -siempre incumplido- de hacer bien su trabajo. Sus dos amigos, no pasan de ser dos freakys de los videojuegos y de los OVNIS, la extraterrestre es una mujer desubicada. La televisión es un medio de bastardización de las masas. La policía, tan peligrosa como los delincuentes que persigue. La pareja y el amor, algo volátil. La realidad, se diluye ante el monstruito de turno, en un verde pringoso que lo tizna todo. Y, para colmo, la extraterrestre tiene la sangre y los ojos negros.

Ironía tras ironía -hace falta ser francés y, casi, parisino, para captar algunas de ellas, esta serie emitida por un ente misterioso y desconocido que no la ha publicitado, nos entretiene. Es de esas series que, al acabar, nos olvidaremos inmediatamente de ella. Pero, al menos, nos ha hecho pasar un buen -y desmadrado- rato. Bien por ella. La encontrarán fácilmente en los “torrents”.

(SI ESTA CRÍTICA LE HA SERVIDO PARA ALGO O LE HA AYUDADO EN ALGO, PULSE LA PUBLICIDAD QUE ACOMPAÑA Y QUE NOS AYUDA A MANTENER LA WEB. GRACIAS).