FICHA

Título original Old Enough!
Título en España: ¡Soy mayor!
Temporadas: 1 (20 entregas)
Duración episodio: 7-21 minutos.
Año: 1991-2020
Nacionalidad: Japón
Temática
: Reallity
Subgénero: Niños
Resumen: Recopilación para Netflix de pequeños reportajes sobre niños japoneses menores de 7 años, algunos incluso con 2,5, a los que sus padres les encargaron, por primera vez en sus vidas, algún encargo o realizar algún recado. Las cámaras siguen a estos niños y les ven realizar tareas increíbles, en algunos casos con seriedad de adultos y siempre con estilo infantil
Actores: documental
Lo mejor: el modelo de educación familiar en Japón: nada de pequeños emperadores, los niños también deben arrimar el hombro
Lo peor: que este tipo de educación sea imposible en España
¿Cómo verlo?: Se estrenó en Netflix el 4 de abril de 2022. Puede obtenerse mediante programas de intercambio de archivos.

Puntuación: 8

PROMO

PROMO

PROMO

PROMO

INTRO

MÚSICA

WEB OFICIAL (ntv en inglés)

DONDE VERLA (Netflix)

DESCARGA TORRENT

COMPRAR DVD (no está a la venta)

Lo menos que puede decirse sobre ¡SOY MAYOR!

La antítesis de la serie de HBO El Bebé, es sin la menor duda, este reality japonés que tiene como protagonistas a niños de entre 2,5 y 7 años. No es habitual que hagamos una crítica, ni siquiera que mencionemos un reality, género que escapa de nuestra materia central. Sin embargo, y a la vista de las reiteradas ofensivas de adoctrinamiento, hemos optado por presentar la mejor alternativa a la mencionada serie de HBO.

En efecto, los protagonistas de ¡Soy Mayor! son padres y madres que quieren a sus hijos. Y precisamente por eso, los educan. No les permiten ser, como es habitual en Occidente, los “emperadores de la casa”. Antes bien, les obligan a “arrimar el hombro” ya desde pequeños. ¿Cómo lo hacen? Dejándolos salir solos a la calle para realizar pequeños “recados” (o “mandados”) que cumplen como lo que son, niños, a veces sin tener ganas, otras de manera alocada, a veces desordenadamente, otras con una disciplina digna de encomio, siempre conteniendo sus actitudes altas dosis de humor y espontaneidad.

Como suele ocurrir en estos casos, una serie de este tipo, fresca, original, enternecedora, pero al mismo tiempo extraordinariamente divertida y que muestre un estilo de educación que no es, precisamente, el de “aprender jugando” propuesto por ese laboratorio de deformación del género humano que es la UNESCO, sino el tradicional “aprender sirviendo” que ha permitido llegar a la humanidad hasta donde nos encontrábamos hasta hace poco, una serie así, ni ha tenido publicidad, ni promoción de ningún tipo, y aparece oculta en el mamotrético catálogo de Netflix. No lo dude, el “algoritmo”, nunca le recomendará esta serie.

Está claro que Japón es “otra cosa”, incluso hoy. Algo así sería imposible en España: fue posible hasta los años 70, pero hoy, ¿qué padre se arriesga a que su hijo vaya solo por la calle con menos de 12 años? Nuestras calles, convertidas en selvas, garantizan que si el niño no es atracado, robado, secuestrado, será arrollado por un patinete, una bici o por peatones más preocupados por responder al ultimo whatsapp que por ver por donde van. No, definitivamente, ese mismo modelo no puede aplicarse en Europa. Aquí ha llegado demasiada gente turbulenta como para que nos arriesguemos a dejar solos a los niños para aprender a “arrimar el hombro”. Y pedirles que recojan sus propios juguetes, ordenen su habitación, pongan la mesa, o contribuyan en algo al esfuerzo de la familia, a la mayoría de padres les parece, incluso, cruel: “obligarles a algo es malograr su infancia”, les han dicho. “Están en la edad de aprender jugando…”, les han repetido. Y cuando llegan a la adolescencia, efectivamente, han aprendido a… jugar, nunca a “arrimar el hombro”. Pero, algo habrá que hacer, porque está claro que la “moderna educación” ha fallado (¡y de qué manera!).

El reality que comentamos se emitió de manera irregular, por primera vez, en la Nippon Television desde 1991. La idea es que los padres piden a sus hijos realizar algún encargo por primera vez en sus vidas: habitualmente llevar un paquete, buscar algo. Los padres realizan el encargo verbalmente y los niños -como puede suponerse- cumplen como pueden el encargo. Obviamente, para evitar accidentes, los recorridos, los encargos, el trayecto de los niños, está custodiado y estudiado por miembros del programa que acompañan a los críos desde muy de cerca. Hoy, este programa se transmite dos veces al año en Japón y también transmite, desde hace poco, la serie “XX años desde entonces”, en la que los participantes, hace 20 años niños, y hoy jóvenes, cuentan cómo les ha ido la vida y qué recuerdan de aquella experiencia.

Muchos padres lloran cuando ven a sus hijos regresar. Es la emoción de saber que han cumplido con el encargo. Es la primera lección que corresponde a la vieja máxima castellana: “dar es servicio; recibir es servidumbre”. O al lema de aquella asociación que no aún hoy proclama: “Vale quien sirve”.

Recomendamos encarecidamente esta serie oculta en lo más profundo de Netflix.

(SI ESTA CRÍTICA LE HA SERVIDO PARA ALGO O LE HA AYUDADO EN ALGO, PULSE LA PUBLICIDAD QUE ACOMPAÑA Y QUE NOS AYUDA A MANTENER LA WEB. GRACIAS).