FICHA

Título original: The Baby
Título en España: El bebé
Temporadas: 1 (8 entregas)
Duración episodio: 30 minutos.
Año: 2022
Nacionalidad: Estados Unidos
Temática
: comedia
Subgénero: negra
Resumen: Serie sobre una mujer que vive al día y que no se preocupa mucho por el futuro. Sin embargo, a sus casi 40 años ve que todas sus amigas están teniendo hijos, lo que le crea una sensación de frustración interior. Bruscamente, se encuentra con un bebé entre los brazos. A partir de ese momento empieza a entender que su independencia ha terminado. Intenta deshacerse del bebé, pero no hay forma.
Actores: Michelle de Swarte, Amira Ghazalla, Amber Grappy, Bertie George Venn, Genesis Lynea, Tanya Reynolds, Isy Suttie, Shvorne Marks, Sophie Reid, Seyan Sarvan, Patrice Naiambana, Karl Davies, Beau Gadsdon, Angela Yeoh, Bhav Joshi, Joe Parker, Sam Bond, Michelle Thomas, Divian Ladwa, David Burnett, David Cann, Mark Oliver, Rio Attoh-Wood, Roanna Appleby, Alexis Tuttle, Peter Clements
Lo mejor: plantea un problema raramente presente en los streamings, el de la maternidad.
Lo peor: serie de adoctrinamiento, frívola, superficial y sin rumbo.
¿Cómo verlo?: Se estrenó en HBO el 24 de abril de 2022. Puede obtenerse mediante programas de intercambio de archivos.

Puntuación: 5

PROMO (en inglés)

PROMO (VOSE)

PROMO (en inglés)

PROMO

INTRO

MÚSICA

WEB OFICIAL (HBO Max)

DONDE VERLA (HBO Max)

DESCARGA TORRENT (rojotorrernt)

COMPRAR DVD (no está a la venta)

Lo menos que puede decirse sobre EL BEBÉ

Está bien eso de encontrar argumentos y temáticas nuevas. Es lo que hace falta. Ahora bien, cuando esa búsqueda concluye en productos de “adoctrinamiento”, ya estamos sobre viejas rutas ya practicadas. Se percibe que una serie es de “adoctrinamiento” cuando intenta retorcer las tendencias naturales del ser humano e introducir temáticas individualistas que traten de aislarlo en su pequeña torre de marfil. Las sociedades son fuertes cuando cuentan con un tejido social “fuerte”. La familia, es el primero de todos ellos: si falla la familia, la sociedad se resquebraja. Hoy falla la familia y, al parecer, algunos aspiran a que desaparezca para abrir las puertas al “mundo feliz” descrito por Aldous Huxley en su novela.

¿A qué viene todo esto? En primer lugar, a que la serie El Bebé, puede calificarse -y no es la única, sino una mas de la inflación de series con esta intención que vienen sucediéndose en los últimos tres años- como una serie que trata de torpedear el instinto de la maternidad. No solamente parte de premisas falsas (el que a partir de los 30, “todas” las mujeres quieren ser madres y la que no lo es, se siente fuera de juego), sino que trata de hacerlo por la vía en la que mejor podría pasar una idea tan falsa como esta: la comedia de humor negro.

Los rasgos de una serie de “adoctrinamiento” son, fundamentalmente, que ataca a alguna estructura social tradicional (que ha llegado hasta nosotros a través de miles de años de experiencia y que, por tanto, no debería de ser tan mala; de haberlo sigo, haría milenios que la familia se habría abandonado como célula básica), transmite un mensaje “multicultural” e intenta rectificar algún instinto natural o demostrar que es negativo y supone una pesada carga para soportarla. Como se intenta decir en clave de humor, todo parece inofensivo.

La serie El Bebé, va de una chica que está harta de que sus amigas, todas situadas por encima de la treintena (ella tiene 38), tengan hijos. Ella quiere “vivir sin trabas y gozar sin tiempos muertos”, nada debe de limitar su derecho al placer. Y un bebé, en este sentido, implica -idea adoctrinadora- renunciar a uno mismo y al placer al que uno tiene derecho, para asumir preocupaciones. Así que opta por irse unos días de vacaciones. Cuando alquila una inmunda cabaña al pie de un acantilado, lo que menos puede pensar es que, unas cuantas decenas de metros por encima suyo, una mujer va a arrojarse por un acantilado con su bebé en brazos. Un policía trata de agarrar al bebé, pero se queda con un patuco en la mano. El bebé sobrevive milagrosamente y la protagonista de la serie, llama a la policía. La burocracia hace que tenga que quedarse con el bebé. Éste se mostrará -como dice la publicidad de la serie- “controlador, manipulador, pero adorable”. Ella hará esfuerzos por liberarse del peso del bebé, pero éste siempre volverá a ella.

El mensaje de fondo parece conectado al “mundo feliz”: ¿para qué tener hijos? Mejor que nazcan en una probeta (es decir, fuera del claustro materno) y que sea el Estado quien los eduque, porque, para una mujer es una carga demasiado pesada. Es como si bajo el título de la serie luciera un cartel en el que se advirtiera: “Se recomienda no tener hijos – Son unos cabronazos”. De hecho, los diálogos de la serie, están a este nivel de simplicidad, cutrez y horterismo.

La protagonista de una serie multicultural, necesariamente debería ser un producto manufacturado creado ad hoc. Michel de Swarte, pasa por ser una ex modelo, humorista y actriz que había aparecido en alguna serie de Netflix de poco impacto. Nacida en Londres, de madre judía y padre jamaicano, abandonó los estudios a los 14 años y hoy se proclama bisexual. Se hizo famosa por algo tan banal como quitarse los zapatos de tacón en el curso de un desfile de moda de Gucci, porque tropezaba con los tacones. Feminista preocupada por la mutación genital y otras causas humanitarias, era, obviamente, la protagonista ideal, para esta serie. No le vendría mal continuar con sus estudios abandonados y mejorar su interpretación.

Es difícil que esta serie les haga reír. Es posible, incluso, que les haga pasar malos momentos y que, al acabar los 8 episodios se preguntes si no sería bueno cancelas el abono a HBO Max después de que les hayan hecho perder cuatro horas de sus vidas. No me digan que no se lo advertí. Se salva del suspenso por la originalidad y lo inédito del tema.

(SI ESTA CRÍTICA LE HA SERVIDO PARA ALGO O LE HA AYUDADO EN ALGO, PULSE LA PUBLICIDAD QUE ACOMPAÑA Y QUE NOS AYUDA A MANTENER LA WEB. GRACIAS).