FICHA

Título original Tokyo Vice
Título en España: Tokyo Vice
Temporadas
: 1 (10 entregas)
Duración episodio: 55 minutos.
Año: 2022
Nacionalidad: Estados Unidos
Temática
: Intriga
Subgénero: Thriller
Resumen: Un joven periodista norteamericano afincado en Tokyo entra a trabajar en la crónica de sucesos para el diario de mayor difusión de la capital. Encuentra dificultades dentro del periódico, pero con la ayuda de un policía inicia una investigación sobre un grupo de la Yakuza, la mafia japonesa.
Actores: Jake Adelstein, J.T. Rogers, Jessica Brickman, Karl Taro Greenfeld, Adam Stein, Naomi Iizuka, Brad Kane, Arthur Phillips.
Lo mejor: la actuación de Ken Watanabe como policía experimentado.
Lo peor: excesivamente lenta hasta la parsimonia, hasta el bostezo.
¿Cómo verlo?: Se estrenó en HBO Max el 8 de abril de 2022. Puede obtenerse mediante programas de intercambio de archivos.

Puntuación: 6,5

PROMO (en inglés)

PROMO (en inglés)

PROMO (entrevista con Ken Watanabe, subtituada en ingles)

PROMO (VOSE)

INTRO

MÚSICA

WEB OFICIAL (HBO Max)

DONDE VERLA (HBO Max)

DESCARGA TORRENT

COMPRAR DVD (no está a la venta)

Lo menos que puede decirse sobre TOKYO VICE

Me cuentan que en la actualidad, la Yakuza, esto es, la mafia japonesa, está prácticamente desmantelada y que su poder no es, desde luego, el que tenía hace 20 años. Acaso por eso, se haya filmado esta serie, situando la trama en los años 90. Es como cuando hoy se hacen series sobre ETA y no hace 20 años, cuando la banda todavía mataba. Quizás Tokyo Vice no hubiera podido filmarse en aquella época. Seguridad, ante todo. Pero, aparte de esta observación, lo importante de una serie es si una serie “caza ratones o no los caza” (esto es, si entretiene o aburre). En el caso de Tokyo Vice, cabe decir que está destinada a entretener, pero solamente lo consigue a medias. El ritmo es excesivamente lento, lánguido en algunos tramos, como para que pueda adaptarse a la velocidad que requiere la tercera década del nuevo milenio.

La trama nos muestra a un muchacho de origen judío, oriundo de la “América profunda”, que ha huido de la mediocridad de su estado, Misouri, y ha decidido establecerse en la populosa capital japonesa. Ha estudiado japonés, lo habla y lo redacta correctamente. Su padre era forense, así que opta por buscar trabajo como redactor de “sucesos” en el diario de mayor tirada de la capital. Consigue superar las pruebas y la selección de personal y pasa a ser el primer redactor no japonés de un diario nacional. Encuentra amistades y complicidades, pero también hostilidad de algún nacionalista reaccionario. Y, por supuesto, encuentra superiores que exigen de él una dedicación plena, total y absoluta. En las primera semanas de trabajo es una especie de “meritorio”, no escribe artículos, distribuye cafés y limpia ceniceros, pero su ocasión llega cuando escucha por la radio de la policía que se ha producido un incidente en un club de en un barrio conflictivo de la capital. Allí, agazapado, presencia una escena que le deja impresionado: alguien amenaza a un individuo con matarlo, pero la llegada de un policía hace que la situación se resuelva sin derramamiento de sangre. Es la primera vez que conocerá al que, a partir de ese momento, se convertirá en su mentor y guía sobre la investigación que está a punto de comenzar y cuyo objetivo es destruir una de las redes de la yakuza en la capital.

Acaso porque la trama está situada en Tokyo, los ritmos de la serie parecen orientales (muchísimo más lentos que los habituales en occidente). Eso hace que la serie quede irremediablemente lastrada desde los primeros momentos. A pesar de que se producen algunos diálogos ingeniosos entre el joven periodista judío y sus compañeros de redacción, en general, sobran muchas escenas antes de llegar a la cumbre en la que realmente arranca la serie. Y ha pasado una hora. En los capítulos siguientes esa tónica seguirá y la serie, en un momento dado, se nos antojará como realizada en cámara lenta.

Por lo demás hay esparcidas actuaciones muy buenas, de las que Ken Watanabe es, con mucho, la de mayor carácter y la más sólida. Cabe decir que todo lo que rodea al club en el que acuden miembros de la yakuza y chicas procedentes de medio mundo, no termina de ser convincente y termina constituyendo otro de los obstáculos para que la temática de la serie fluya a buen ritmo (especialmente en los primeros capítulos).

Es una de esas series que no dejará un recuerdo profundo y que puede verse, si estamos dispuestos a emplear 10 horas de nuestro tiempo o tenemos a mano el mando a distancia para acelerar la visualización en algunos puntos. En HBO Max desde el 8 de abril de 2022.

(SI ESTA CRÍTICA LE HA SERVIDO PARA ALGO O LE HA AYUDADO EN ALGO, PULSE LA PUBLICIDAD QUE ACOMPAÑA Y QUE NOS AYUDA A MANTENER LA WEB. GRACIAS).