FICHA

Título original Zachowaj spokój
Título en España: Ni una palabra
Temporadas: 1 (6 entregas)
Duración episodio: 42 minutos.
Año: 2021
Nacionalidad: Polonia
Temática
: Drama
Subgénero: Intriga
Resumen: Un joven está atribulado porque su amigo ha sido víctima de las drogas y él se siente culpable. Desaparece sin avisar y su madre se dedicada a buscarlo. En esos mismos días se producen otros incidentes, secuestros y asesinatos que hacen pensar a la policía que algo está ocurriendo y que tiene relación con el tráfico de drogas.
Actores: Magdalena Boczarska, Leszek Lichota, Krzysztof Oleksyn, Agnieszka Grochowska, Grzegorz Damiecki, Bartlomiej Topa, Justyna Wasilewska, Jacek Poniedzialek, Wiktoria Gorodecka
Lo mejor: se mantiene el interés a lo largo de los seis episodios y hasta el último momento.
Lo peor: la adaptación de una novela de Harlan Coben es superior a la novela en sí misma.
¿Cómo verlo?: Se estrenó en Netflix el 22 de abril de 2022. Puede obtenerse mediante programas de intercambio de archivos.

Puntuación: 7,5

PROMO

PROMO (en castellano)

PROMO (en polaco)

PROMO

INTRO

MÚSICA

WEB OFICIAL (Netflix)

DONDE VERLA (Netflix)

DESCARGA TORRENT

COMPRAR DVD (no está a la venta)

Lo menos que puede decirse sobre NI UNA PALABRA

De Polonia nos han llegado series muy buenas en los últimos cinco años. La adaptación, de la serie nórdica Mammon, con el nombre de El Pacto, fue la primera señal de que en aquel país se estaba haciendo muy buen cine y muy buenas series. Netflix ha contribuido a realzar la industria polaca de las series y hoy es constituye un puntal europeo del gigantesco streaming. De hecho, cabe establecer el axioma de que si una serie de Netflix se ha elaborado en Polonia es que estará por encima del nivel medio de la plataforma. En este enlace pueden verse algunas de las series polacas lanzadas en los últimos años.

Ni una palabra, está elaborado sobre una novela del mismo título escrita por Harlan Coben y trasladada a Polonia. Estamos en un barrio de la burguesía acomodada. Allí vive una doctora y su marido, cuyo hijo está en las últimas semanas cabizbajo: su mejor amigo ha muerto víctima de las drogas de diseño. Él mismo, por algún motivo, se siente culpable de su pérdida. La madre del amigo muerto, no se resigna a la sentencia que alude a un “accidente” y libera a su amigo de toda responsabilidad. Pero, en el entorno en el que se mueven, parece que, a pesar de que la policía sea escéptica, el papel de las drogas es superior al que todos creen. La cosa se complica cuando el joven en cuestión desaparece. Nadie sabe que ha ocurrido con él. Durante los  días en los que solamente su novia está al tanto de lo que ha pasado, se producen inquietantes sucesos: su madre, que lo está buscando, es atacada y aparece gravemente herida, la madre de otro amigo aparece muerta, una compañera de clase es secuestrada por una pareja que parecen interesados en localizar al desaparecido. Todo, por supuesto, tiene que ver con el tráfico de drogas.

A partir del quinto capítulo, cuando la serie entra en su recta final, vemos que la trama tiene coherencia y empezamos a entender lo que ha ocurrido.  Antes, todo resulta excesivamente nebuloso, casi como una sucesión de incidentes que no parecen tener excesiva relación unos con otros. Al acabar la serie, los cabos sueltos han quedado atados y nada ha sido dejado al azar. Es, por tanto, una serie que, al terminar, no deja misterios sin resolver, ni aperturas para una segunda temporada.

Buena ambientación, actuaciones correctas y un buen trabajo de adaptación de la novela original que resulta, incluso, mejorada. La única crítica que podría realizarse es que, en su conjunto, es un trabajo honesto, correcto, profesional, pero sin atisbos de genialidad. Claro está que es Netflix quien vehiculiza el producto y, ya se sabe, que el listón está colocado para que, incluso el espectador más zafio y patán pueda entender lo que ve. Incluso el contraste entre el policía brutote que emplea tacos y expresiones malsonantes y la policía que abomina de ese lenguaje, parecen introducidos para que ese tipo de público oiga el lenguaje que utiliza habitualmente.

La serie, al terminar, deja buen sabor de boca. Lo que hemos visto, es serio, entretenido, bien interpretado y mejor contado. Incluso, si amputamos la historia de sus elementos más extremos (el par de sicarios que secuestran a unos, apalizan a otros y asesinan) el resto es perfectamente viable, incluso en nuestras latitudes: un centro de desintoxicación de “drogas duras” es, al mismo tiempo, centro de distribución de “drogas de diseño”…

Se estrenó sin publicidad en Netflix el pasado 22 de abril. Lo bueno -parece pensar la plataforma- no precisa publicidad.

(SI ESTA CRÍTICA LE HA SERVIDO PARA ALGO O LE HA AYUDADO EN ALGO, PULSE LA PUBLICIDAD QUE ACOMPAÑA Y QUE NOS AYUDA A MANTENER LA WEB. GRACIAS).