FICHA

Título original: La Brea
Título en España: La Brea
Temporadas: 1 (10 entregas)
Duración episodio: 43 minutos.
Año: 2022
Nacionalidad: Estados Unidos
Temática
: Drama
Subgénero: Ciencia Ficción
Resumen: En el centro de Los Angeles, en La Brea, se forma un agujero que engulle a ciudadanos y bienes. Parece ser un pozo profundo. Sin embargo, las personas que han sido tragadas se encuentran vivos en el mismo lugar que en la superficie, pero en otra era geológica. Un antiguo piloto intentará descender por el agujero hasta contactar con ese “otro mundo” en el que han caído su mujer y su hijo.
Actores: Natalie Zea, Eoin Macken, Jon Seda, Chiké Okonkwo, Karina Logue, Zyra Gorecki, Veronica St. Clair, Jack Martin, Rohan Mirchandaney, Pacharo Mzembe, Stephen Lopez, Vanessa Buckley, Chloe De Los Santos, Nicholas Gonzalez, Virginie Laverdure, Josh McKenzie, Ione Skye, Rita Angel Taylor, Toby Truslove, Gerardo Barcala, Catherine Dent, Angel Parker, Michael Raymond-James, Caleb Ruminer, Jag Bal
Lo mejor: serie ideal para recordar lo que fue Perdidos y otras muchas series de hace 15 años.
Lo peor: el primer episodio es, simplemente, horrible.
¿Cómo verlo?: Se estrenó en HBO Max el 12 de arbril de 2022 . Puede obtenerse mediante programas de intercambio de archivos.

Puntuación: 5

PROMO (en inglés)

PROMO (en inglés)

PROMO (en inglés)

PROMO (en inglés)

INTRO

MÚSICA

WEB OFICIAL (HBO Max)

DONDE VERLA (HBO Max)

DESCARGA TORRENT (rojotorrent)

COMPRAR DVD (no está a la venta)

Lo menos que puede decirse sobre LA BREA

Un par de ideas y un presupuesto para efectos especiales en el primer capítulo no bastan para crear una serie, ni siquiera mínimamente aceptable. Es preciso trabajar mucho más el guion e incluso ver si la idea original no se parece excesivamente a otros productos ya vistos hace algo más de una década. Es preciso, crear personajes sólidos y situaciones que, aunque fantásticas, tengan algún tipo de explicación, lógica o sentido. No es el caso de La Brea, sería sostenida por dos pilares: la reformulación de la idea clásica de que “lo que está arriba es como lo que está abajo», trasladada a “lo que está abajo es como lo que está más abajo, solo que invertido”, y todo ello aderezado con dramatismo, minusválidos, efectos especiales, y aires épicos. ¿Resultado? La mediocridad personificada.

Una familia feliz, mama, niño y niña adolescentes, van hacia la escuela en Los Angeles, a la altura del Rancho La Brea, donde se encuentra un parque con réplicas de mastodontes y el Petersen Automotive Musseum, hay un embotellamiento habitual en el lugar. Pero, justo en ese momento, cuando la familia feliz que protagonizará la serie (más el padre, que está buscando trabajo en las Fuerzas Aéreas), se produce un temblor de tierra que origina un gigantesco agujero en el centro del barrio. Por ahí van cayendo personas, bienes, rascacielos, vehículos y, por ahí cae, como era de esperar, la madre feliz y su hijo. A todo esto, el padre, un antiguo piloto de caza, dado de baja temporalmente por causas psicológicas, pide el reingreso en la Fuerza Aérea. Justo en ese momento, la televisión da la noticia de la catástrofe y, mira por dónde, en ese momento, lo contratan para pilotar un ingenio que debería de descender por el agujero y ver qué es lo que hay al fondo del mismo. Porque el padre está seguro de que su mujer y sus hijos siguen vivos. Y, en efecto, lo están. Milagrosamente, tras la caída han sobrevivido. La madre, por ejemplo, se despierta sobre hierba fresca, mira al cielo y ve un extraño resplandor. Luego reconocerá el lugar: son las colinas de Hollywood tal como se ven desde La Brea. Así pues, están en la misma zona, pero en un tiempo originario, a juzgar por los animales que van apareciendo y hostigan a los supervivientes: es una fauna de principios del cuaternario. En fin, a partir de este arranque, el padre descenderá en un dron tripulado y la familia intentará volverse a reunir en medio de indecibles dificultades.

Nada tiene lógica en esta serie. Ni el planteamiento inicial, ni mucho menos su desarrollo. Incluso los efectos especiales son flojos (en especial el aspecto de algunos animales prehistóricos). El primer episodio es puro “cine de catástrofes” y cuando declina, ya se ha convertido en una mezcla de Lost y Hace un millón de años (1966). La pregunta de “pero ¿qué diablos fuman los guionistas?” sigue siendo pertinente.

El primer episodio, en el que, verosímilmente se ha quemado más presupuesto, es el que termina siendo el más caótico, deslavazado y grotesco. Con series así, se entiende que los abonados se estén dando de baja de sus plataformas, sean cuales sean. Algo se ha estancado en las televisiones y en toda la industria del cine (la prueba la da el número altísimo de “remakes” que se están estrenando y que no consiguen llegar a la altura de las originales).

No vale la pena contar mucho más sobre esta serie, ni insistir en el reparto. Es, simplemente, una serie decepcionante desde todos los puntos de vista. Lo normal es que una serie así hubiera sido difundida por Netflix, pero lo ha sido por HBO que estaba haciendo un esfuerzo por aunar “corrección política” con calidad en algunos productos estrenados este mes de abril. En definitiva, series como está inducen a pensar que el mundo de los streamings está en un peligrosa pendiente descendente.

(SI ESTA CRÍTICA LE HA SERVIDO PARA ALGO O LE HA AYUDADO EN ALGO, PULSE LA PUBLICIDAD QUE ACOMPAÑA Y QUE NOS AYUDA A MANTENER LA WEB. GRACIAS).