FICHA

Título original Herec
Título en España: El informante
Temporadas
: 1 (3 entregas)
Duración episodio: 50 minutos.
Año: 2020
Nacionalidad: Chequia
Temática
: Política
Subgénero: Espionaje
Resumen: Un campeón húngaro de ajedrez espera ir a la universidad para ayudar a su hermano aquejado de una dolencia nerviosa. Sin embargo, es reclutado por la inteligencia para informar sobre las actividades políticas de un grupo de estudiantes. Muy a su pesar, acepta colaborar sin pensar en las consecuencias.
Actores: Gergely Váradi, Márton Patkós, Szabolcs Thuróczy, Júlia Szász, Benjámin Lengyel, Ádám Varga, Richárd Borbély, Abigél Szőke.
Lo mejor: un testimonio del final del comunismo.
Lo peor: el naturalismo de la serie hace que todos los intérpretes disten mucho de ser carismáticos.
¿Cómo verlo?: Se estrenó en HBO Max el 1 de abril de 2022. Puede obtenerse mediante programas de intercambio de archivos.

Puntuación: 8

PROMO (VOSE)

WEB OFICIAL (HBO Max)

DONDE VERLA (HBO Max)

DESCARGA TORRENT (a través de eMule)

COMPRAR DVD (no está a la venta)

Lo menos que puede decirse sobre EL INFORMANTE

Hungría en 1985 era ya un régimen que se tambaleaba. El Partido Comunista, que todavía estaba aquejado por las consecuencias de la represión de la insurrección de 1956, no estaba completamente recuperado, cuando en Polonia, los trabajadores ya habían impuesto un sindicato y en la propia Unión Soviética, Gorbachov apenas estaba en condiciones de controlar las consecuencias de su bienintencionada política de “glasnost” y apertura. Se intuían vientos de libertad y los jóvenes húngaros aspiraban a sacudirse la tutela del partido comunista. El régimen, sin embargo, se resistía a desaparecer. La serie, El informante está ambientada en ese período.

Demeter es un ajedrecista, campeón de su categoría, que se prepara para iniciar estudios universitarios. Deberá trasladarse a la capital y abandonar a sus padres y a su hermano aquejado de una enfermedad neurológica. En el tren que lo conduce a Budapest, un desconocido entabla conversación con él. Se trata de un agente del ministerio del interior que le induce a colaborar en la investigación sobre los estudiantes disidentes de la universidad y, más en concreto, sobre uno de ellos que había sido compañero suyo en el bachillerato. O colabora o el gobierno cortará el suministro del medicamento que requiere su hermano para mantener su estabilidad. Pero, desde el principio, las cosas no salen como estaba previsto. Demeter no tiene formación en este tipo de trabajos y, por lo demás, tampoco los estudiantes disidentes tienen ideas excesivamente claras, ni permiten pensar que se trata de honestos luchadores por la libertad, sino más bien, personalidades conflictivas que practican la rebelión como una respuesta generacional a los mayores, pero de manera muy superficial. Demeter tendrá problemas con la seguridad del Estado y con esos mismos estudiantes.

Lo que nos pinta la serie es un fresco sobre la situación de la universidad húngara a mediados de los años 80, en el período previo a la caída del comunismo. Y es un fresco honesto, directo, poco idealista, distante de las versiones oficiales que han llegado hasta occidente. Los comunistas habían degenerado hacia la burocracia más esclerótica, pero los disidentes mantenían como constantes un ego excepcionalmente hinchado y un egoísmo que hacían prever lo que vendría después. No es, pues, un canto a la democracia, sino más bien una simple exposición de la situación en la universidad en la fase final del régimen.

La serie tiene la virtud de la brevedad (apenas tres episodios de 50 minutos), la historia revista forma de thriller con momentos de alta tensión, pero también es una historia excepcionalmente naturalista y realista y eso quizás es lo que hace que los productores hayan elegido a actores que no destacan precisamente por su carisma: son como los estudiantes que encontraríamos en cualquier colegio mayor, funcionarios policiales del montón y burócratas aburridos. Ha faltado carisma en el casting… pero, quizás, eso fuera lo que se pretendía.

La serie ha sido estrenada por HBO Max y fue filmada antes de la pandemia en la República Checa, quizás sea por eso que recuerda extraordinariamente a Burning Bush, la serie sobre la vida de Jan Pallach, el estudiante que se quemó en protesta por la invasión de su país por los tanques soviéticos en 1968.

Una serie, en definitiva, que vale la pena ver, especialmente por los espectadores interesados en la historia del siglo XX y en el desmantelamiento del comunismo en el Este de Europa.

(SI ESTA CRÍTICA LE HA SERVIDO PARA ALGO O LE HA AYUDADO EN ALGO, PULSE LA PUBLICIDAD QUE ACOMPAÑA Y QUE NOS AYUDA A MANTENER LA WEB. GRACIAS).