FICHA

Título original The woman in the House Across the Street from the Girl in the Windows
Título en España: La mujer de la casa de enfrente de la chica de la ventana
Temporadas: 1 (8 entregas)
Duración episodio: 28 minutos.
Año: 2022
Nacionalidad: Estados Unidos
Temática
: Tragicomedia
Subgénero: Intriga
Resumen: Una mujer divorciada y con tendencia al alcoholismo, aburrida y permanentemente sentada ante una ventana, ve que en la casa de enfrente llegan nuevos vecinos. Poco después, en esa misma casa, ve como asesinan a una mujer. La policía y el vecino de enfrente sostienen que ha sido víctima de una alucinación. Ella está convencida de lo que ha visto
Actores: Kristen Bell, Tom Riley, Michael Ealy, Appy Pratt, Rachel Ramras, Christopher Chen, Abhi Trivedi, Shelley Hennig, Mary Holland, Cameron Britton, Christina Anthony, Brenda Koo, Nicole Pulliam, Karen McClain, Timothy Davis-Reed, Benjamin Levy Aguilar, Brendan Jennings
Lo mejor: actuación genial de Kristen Bell.
Lo peor: al principio cuesta ver esta serie como parodia
¿Cómo verlo?: Se estrenó en Netflix el 28 de enero de 2022. Puede obtenerse mediante programas de intercambio de archivos.

Puntuación: 8

PROMO (en inglés)

PROMO (en inglés)

PROMO (VOSE)

PROMO (VOSE)

INTRO

MÚSICA

WEB OFICIAL (Netflix)

DONDE VERLA (Netflix)

DESCARGA TORRENT (rojotorrent)

COMPRAR DVD (no está a la venta)

Lo menos que puede decirse sobre LA MUJER DE LA CASA DE ENFRENTE DE LA CHICA EN LA VENTANA

El título, no precisamente corto, de esta serie es como su “paradigma”, esto es, el modelo de lo que se va a desarrollar y, en sí mismo, contiene su esencia. No hay títulos tan cortos en las series que usted y yo vemos cada día. De ahí puede deducirse que lo que contiene esta serie es pura ironía. Y, por lo mismo, intuiremos que vamos a asistir a una sátira sobre esas películas de serie B, clónicas, que se desarrollan en un barrio, se resuelven entre unos pocos vecinos, surgen amores y un crimen que la protagonista resolverá. Películas con las que todos los canales nos obsequian -o, más bien, nos castigan- todos los fines de semana en su programación de tarde, interminablemente cortadas por contenidos publicitarios que prolongan hasta cuatro horas su duración… Esta serie ironiza, exagera y destaca lo ridículo de este tipo de productos de ocio. Falta que el espectador se dé cuenta de ello.

Una mujer, divorciada, sola en su casa, que ha perdido no hace mucho a su hija, con tendencia al alcoholismo, mira permanentemente lo que ocurre desde su butaca, a través de la ventana. Así sabe que en la casa de enfrente han llegado nuevos vecinos: un atractivo padre y su hija, de la misma edad de la que ella perdió. Hay cierta atracción entre ambos, hasta que, una noche, ella ve a través de la ventana, que, en la casa de enfrente, una mujer está siendo asesinada. Llama a la policía y ésta no encuentra nada anormal. Sin embargo, ella está convencida de que ha visto un asesinato y que no se trata, como le dice la policía, de una alucinación provocada por la ingesta de alcohol y de fármacos. Y decidirá investigar por su cuenta quién es la asesinada y quién y en qué circunstancias la han asesinado.

El problema de la serie es que no todos los espectadores (ni siquiera los críticos) parecen lo suficientemente perspicaces para entender, desde el principio, que se trata de una ironía sobre un modelo de argumento mil veces repetido. Desde el primer momento -los copazos de vino que se regala la protagonista, hasta los accidentes domésticos que sufre- está claro que todo, absolutamente todo, es exagerado, arquetípico y absolutamente tópico. Pero, al no avisar -a pesar de que el título constituye una notificación- a algunos les costará entender la ironía y el sentido del humor de la serie que solamente se desata por completo en los últimos episodios.

La idea es excelente: la venganza de guionistas hartos de elaborar argumentos por orden de la dirección de los streamings. El desarrollo, aceptable y en cuanto a la actuación de la protagonista, sobre cuyas espaldas descansa lo esencial de la serie, brillante. Kristen Bell es una estrella en alza que, en los últimos años, hemos visto en varias series de éxito: Verónica Mars, Heroes, The Good place, Conjura contra América, La fracción octubre, Dilema, etc. Se hubiera podido subir un poco más el nivel humorístico y hacerlo más evidente desde los primeros episodios, pero la fina ironía que destila el conjunto la hace proclive a paladares exquisitos.

Es uno de esos productos que pasan casi desapercibidos en el catálogo de Netflix, pero que ha suscitado entusiasmos entre seriéfilos. Llama, igualmente, la atención, el que algunos críticos (o presuntos tales) no hayan percibido el sentido irónico y el contenido crítico del producto.

(SI ESTA CRÍTICA LE HA SERVIDO PARA ALGO O LE HA AYUDADO EN ALGO, PULSE LA PUBLICIDAD QUE ACOMPAÑA Y QUE NOS AYUDA A MANTENER LA WEB. GRACIAS).