FICHA

Título original The Larkins
Título en España: Los Larkin
Temporadas: 1 (7 entregas)
Duración episodio: 45 minutos.
Año: 2021
Nacionalidad: Reino Unido
Temática
: Humor
Subgénero: Comedia
Resumen: Una familia compuesta por un matrimonio y sus seis hijos, viven en una granja de la campiña inglesa en los años 50. Su vida es tan feliz como simple y desenfadada. Tienen una irreprimible tendencia a disfrutar de la vida y a hacer que quienes están cerca de ellos mejores sus vidas. Algo que no siempre es aceptado por otros convecinos.
Actores: Bradley Walsh, Joanna Scanlan, Sabrina Bartlett, Tok Stephen, Liam Middleton, Bradley Wj Miller, Tony Gardner, Natalie Mitson, Tom Xander, Robert Bathurst, Amelia Bullmore, Peter Davison, Kriss Dosanjh, Selina Griffiths, Stephen Hagan, Saeta Indrani, Matthew Bates, Karl Collins, Richard Cunningham, Andrew Joshi, Paul Tylak
Lo mejor: un canto a la sencillez y al estilo de vida tradicional.
Lo peor: la improbable presencia de minorías étnicas en los años 50 en la campiña.
¿Cómo verlo?: Se estrenó en Filmin el 4 de enero de 2022. Puede obtenerse mediante programas de intercambio de archivos.

Puntuación: 8

PROMO (en inglés)

PROMO (en inglés)

PROMO (en inglés)

PROMO (VOSE)

INTRO

MÚSICA

WEB OFICIAL (web de H.B. Bates)

DONDE VERLA (Filmin)

DESCARGA TORRENT (rojotorrent)

COMPRAR DVD (no está a la venta)

Lo menos que puede decirse sobre LOS LARKIN

Si algo está desprovisto el mundo de las series en la última década, especialmente en los últimos tres años, es de “valores”. El “relativismo” y el culto al “anti-héroe” han terminado imponiéndose machaconamente. Y cuando se intenta insertar algún “valor”, resulta inevitable toparse con la “corrección política” que es, más bien, la dictadura censora y represiva del progresismo. Y esto no va a cambiar, sino todo lo contrario. De hecho, la gran novedad de los streamings ha consistido en que el “televisionario” pague por lo mismo que antes era gratis. Pero el mensaje no varía.

Por eso se agradecen series como ésta, Los Larkin. Procede del Reino Unido (de la ITV, rival de la BBC). Está ambientada en los años 50, en la época en la que H.B. Bates escribió la novela quien se inspiró (más o menos) en una familia que vio junto a un depósito de chatarra, no lejos de su casa de Kent, y que vivía en medio de un prado. Al día siguiente, Bates empezó a escribir The Darling Buds of May, novela que varias veces ha sido llevada al cine. La versión que ofrece ahora ITV es irreprochable.

Los Larkin son una familia de las que ya no hay: padre y madre (“Pa” y “Ma”) llevan casados veinte años, se quieren como el primer día, se respetan y en el hogar tienen división de funciones. Sus vástagos son hijos de su tiempo: la hermana mayor tiene ganas de conocer el mundo, la siguiente es una romántica empedernida, también hay el que tiene ambiciones científicas, las dos gemelas, la que es manitas, etc. Suelen ser apreciados por sus vecinos, salvo por un matrimonio estirado de pretensiones aristocráticas. Los Larkin no tienen estrecheces económicas y se prestan a ayudar a sus vecinos siempre que hay ocasión, pero no derrochan su patrimonio. Saben que el trabajo es la fuente -o debería ser- de seguridad. Tampoco les interesan mucho los nuevos desarrollos de la técnica (la televisión acaba de aparecer, pero no le prestan mucha atención). Poco a poco, se van incorporando personajes, como el recaudador de impuestos de origen nigeriano que no puede evitar enamorarse de la hija mayor, o el joven urbanita que también la pretende. Cada episodio nos ilustra un poco más sobre esta familia que ha conseguido lo que hoy es prácticamente imposible: ser numerosa, ser feliz y educar a sus hijos para hacer de ellos “buenas personas”, pero también adaptados para la vida en sociedad.

De este argumento puede inferirse que es una comedia agradable de ver, blanca, bienintencionada e ingenua, aunque en absoluto estúpida o tintada de rosa. Funciona, en primer lugar, por que su protagonista, Bradley Walsh, asume un papel de hombre enérgico, solidario, bueno que, siempre que tiene ocasión, gusta de hacer el amor con su esposa, permanentemente sonriente, interpretada por Joanna Scanlan. De los hijos, la que más acapara la atención de la cámara es “Mariette” (Sabrina Bartlett) que logra atraer la atención del espectador desde el primer momento. La serie registra un sinnúmero de personajes secundarios, descritos con rasgos que no dejan lugar a dudas sobre su identidad. Los tonos del color son luminosos queriendo reforzar la orientación del guion. La niebla y el clima húmedo inglés no aparecen.

Resultaría muy difícil encontrar algún, pero a esta serie, salvo su brevedad. Hay, sin embargo, uno. El personaje del recaudador de impuestos, está interpretado por Esteban Tok. En la novela original no aparece como “de origen nigeriano”. Su presencia, como la de paquistaníes, u orientales, no está justificada, ni en la Inglaterra de los años 50, ni en la campiña, ni, por supuesto, en las novelas de Bates. Es el tributo a la “corrección política”.

Es una de las mejores series que podrán verse en este mes de enero de 2022; de las más adecuadas cuando entramos en el tercer año triunfal de la pandemia y segundo de la vacunación.

(SI ESTA CRÍTICA LE HA SERVIDO PARA ALGO O LE HA AYUDADO EN ALGO, PULSE LA PUBLICIDAD QUE ACOMPAÑA Y QUE NOS AYUDA A MANTENER LA WEB. GRACIAS).