FICHA

Título original Deceit
Título en España: Seduciendo a un asesino
Temporadas: 1 (4 entregas)
Duración episodio: minutos.
Año: 2021
Nacionalidad: Reino Unido
Temática
: Drama
Subgénero: Intriga
Resumen: La policía no puede detener, por falta de pruebas, al autor de varias violaciones y asesinatos brutales, así que encarga a una agente encubierta, especializada en acoplarse a peligrosos asesinos que entable amistad con el individuo y reúna las pruebas necesarias para su detención y procesamiento. Se trata de un trabajo con riesgo añadido para una agente.
Actores: Niamh Algar, Eddie Marsan, Sion Daniel Young, Harry Treadaway, Nathaniel Martello-White, Rochenda Sandall, Charlie Carter, Susan Gillias, Paul O’Kelly, Anya Cooke, Karl Farrer, Paul Gerrard, Anna Tierney, El Anthony
Lo mejor: Uno de los más inquietantes y atípicos papeles de Eddie Marsan
Lo peor: La forma en la que el supuesto criminal y la agente llegan a conocerse es casi ingenua.
¿Cómo verlo?: Se estrenó en HBO Max en septiembre de 2021. Puede obtenerse mediante programas de intercambio de archivos.

Puntuación: 7

PROMO

PROMO

PROMO

PROMO

INTRO

MÚSICA

WEB OFICIAL (HBO max)

DONDE VERLA (HBO max)

DESCARGA TORRENT (rojotorrent)

COMPRAR DVD (no está a la venta)

Lo menos que puede decirse sobre SEDUCIENDO A UN ASESINO

La tarea de los “agentes infiltrados” es ingrata y, mucho más, si se trata de una agente femenina que tiene que lidiar con un violador, abusador y sádico. Este es el nudo central de esta miniserie de cuatro episodios. Pocos, pero, eso sí, extraordinariamente, densos. Hay algo en esta serie que recuerda a Canción Triste de Hill Street, aquella serie histórica en la que empezaron a verse policías zarrapastrosos, émulos perfectos de mendigos, infiltrados en ambientes miserables. Aquí, en cierto sentido, se repite este patrón. Pero hay distancias…

En principio, la protagonista es una mujer y el caso que tiene que investigar es el de un asesino y violador. En segundo lugar, la trama no corresponde a ningún barrio deprimido de los Estados Unidos, sino al Londres. Y en tercer lugar, aparece una figura, tanto o más inquietante que la del presunto asesino: el psicólogo que está aleccionando a la agente para mejorar su credibilidad ante un asesino inmisericorde. Estos elementos, hacen de esta serie un producto original y único, una pequeña maravilla que distraerá, atraerá y entretendrá, durante menos de cuatro horas. Y, lo mejor de todo, al parecer la historia es, más o menos, verídica.

Veamos: la policía cree haber identificado a un sádico asesino y violador en la figura de “Colin Stagg”. Pero no hay pruebas de su implicación en varios asesinatos, así que la única opción que se les ocurre a los mandos policiales es aproximar al sospechoso a una agente infiltrada que asuma los rasgos femeninos que atraen a “Stagg”. Se trata de la agente “Sadie Byrne” que utiliza el nombre de “Lizzie James” para ponerse en contacto con el asesino: ella es todo lo que le gusta al presunto criminal. Está bien aleccionada por un inquietante psiquíatra: el doctor “Paul Britton”. Pero la operación no está exenta de riesgos, especialmente, porque desde el primer momento, la noticia de lo que pretende la policía llega a oídos de un periodista. A partir de aquí, la operación se pone cuesta arriba. Terminará, como puede suponerse, peor que mal. Ir más allá de esta explicación sería vulnerar el misterio que debe rodear a toda serie de intriga.

Hay dos papeles que merecen ser mencionados, por encima de cualquier otro: el de Niamh Algar, la protagonista que ejerce de “agente encubierto” y la del psiquiatra escalofriante, Eddie Marsan. Marsan siempre ha protagonizado papeles que se salían de lo normal y en esta ocasión, ha vuelto a bordar la interpretación. Su figura resulta más inquietante que la del propio asesino. En cuanto a la protagonista, desarrolla su trabajo, sin sobreactuaciones, y se nota que ha trabajado al personaje.

La miniserie refleja, dramatizada, la llamada “Operación Edzell”, organizada por el Grupo de Operaciones Especiales de la Policía Metropolitana. Una agente se hizo pasar por la amiga de una mujer que había estado en contacto con el sospechoso, a través de una página de contactos. Ambos estuvieron intercambiando fantasías sexuales, hasta que finalmente se conocieron. Así que, la historia, en su conjunto, es real. Lo sorprendente es que la forma en la que se justificó la aproximación es lo más flojo de la serie, casi ingenuo, infantil… e increíble. Pero cierto.

Una muy buena serie que, podría ser considerada como un “true crime” con mayor nivel de dramatización o bien una intriga criminal de alto voltaje psicológico. En cualquier caso, una miniserie digna de degustarse en un fin de semana.

(SI ESTA CRÍTICA LE HA SERVIDO PARA ALGO O LE HA AYUDADO EN ALGO, PULSE LA PUBLICIDAD QUE ACOMPAÑA Y QUE NOS AYUDA A MANTENER LA WEB. GRACIAS).