FICHA

Título original American Crime Story: Impeachment
Título en España: El caso Lewinwky
Temporadas: 1 (10 entregas)
Duración episodio: 50 minutos.
Año: 2021
Nacionalidad: Estados Unidos
Temática
: Drama
Subgénero: Hechos reales
Resumen: La totalidad del “Caso Lewinsky” que ensombreció la presidencia de Bill Clinton y estuvo a punto de costarle el “empeachment”. Narra la relación que mantuvo el presidente con la becaria Monica Lewinsky y cómo la relación terminó convirtiéndose en un escándalo de grandes dimensiones.
Actores: Scott Alexander, Larry Karaszewski, Maureen Orth, Tom Rob Smith, Sarah Burgess, D.V. DeVicentis, Joe Robert Cole, Daniel Pearle, Maya Forbes, Wallace Wolodarsky, Maggie Cohn. Libro: Jeffrey Toobin
Lo mejor: fiel a los hechos que ocurrieron realmente y que superan cualquier ficción.
Lo peor: llegada a la mitad del metraje, la serie empieza a decaer.
¿Cómo verlo?: Se estrenó en La Sexta y Atresplayer Premium el 11 de noviembre de 2021. Puede obtenerse mediante programas de intercambio de archivos.

Puntuación: 7,5

PROMO

PROMO

PROMO

PROMO

INTRO

MÚSICA

WEB OFICIAL (La Sexta)

DONDE VERLA (Atresplayer Premium)

DESCARGA TORRENT (rojotorrent)

COMPRAR DVD (no está a la venta)

Lo menos que puede decirse sobre EL CASO LEWINSKY

Después de los ominosos casos de O.J. Simpson y de Gianni Versace, la franquicia American Crime Story, trae ahora otro caso que atrajo la atención mundial durante los años de presidencia de Bill Clinton. Clinton no fue un buen presidente: bajo su mandato se bombardeó Yugoslavia, se bombardeó Irak, el país siguió endeudándose y el dólar mantuvo artificialmente su cotización, tuvo lugar la gran crisis de las punto.com y, para colmo, al presidente se le recordará como un obseso sexual capaz de ordenar el bombardeo de no importa qué país, mientras le hacían una felación en el despacho oval. Y, sin embargo, resultó elegido por los votantes en dos ocasiones… lo que da mucho que pensar sobre los efectos de la democracia aritmética.

Lo que vamos a ver en esta serie son los distintos capítulos de una tragicomedia que encumbró el nombre de Monica Lewinsky, presentada como una chica joven e ingenua, enamorada sinceramente de un bribón de pocas luces, obseso sexual, que se creía intocable (y, de hecho, lo era), mentiroso (se le solía llenar la boca hablando de los derechos de las mujeres que, en el fondo, para él no era más que meros instrumentos para darle placer) y que, en el fondo era una triste engañador (su esposa Hillary era la que mejor conocía la psicología de su marido y era la única que, en el fondo, no engañó, pero era suficientemente conocido en el momento en que accedió a la presidencia, su incontinencia en materia sexual, que se ocultó a toda la nación). En la serie, además, se mencionan los rasgos físicos del pene de Clinton (pequeño y con una curvatura particular) y, a partir de aquí, puede inferirse que la historia del “Caso Lewinsky” resulta completa y compleja, detallista y que incluye aspectos y personajes que pasaron desapercibidos a este lado del Atlántico.

La serie tiene dos pilares: Linda Tripp, antigua funcionaria de la Casa Blanca, trasladada al Pentágono, mujer biliosa, resentida y ambiciosa, gracias a la cual se conoció públicamente los amoríos del presidente con la becaria. Este papel, particularmente difícil está interpretado por Sarah Paulson, especialista en papeles odiosos (la vimos en Radchet, como enfermera siniestra, y en Feud: Joan & Bete). Su contrapartida es Beanie Feldstein (a la que pudimos ver en un papel secundario en Lo que hacemos en las sombras) en el papel de la ingenua y tontorrona Monica Lewinsky. El tercer personaje protagonista es Bill Clinton, interpretado por un Clive Owen, casi desconocido.

La serie reconstruye los mecanismos psicológicos del trío protagonista: un Clinton, incapaz de controlar su sexualidad; una funcionaria del Pentágono que busca, primero promoción y reconocimiento y luego, simplemente, venganza; y una becaria que cree que el presidente está tan enamorado de ella como ella de él… Al igual que las dos entregas anteriores de la franquicia, esta tercera rezuma autenticidad: si no es toda la verdad de lo que ocurrió, al menos se aproxima mucho. Los productores intentan salvar lo insalvable: la presidencia. Pero lo único que logran es que el espectador se lleve la impresión de que, una vez más, la democracia aritmética fracasó colocando a Clinton el la Casa Blanca.

Existe cierta predisposición en los guionistas a ver con buenos ojos a la becaria y demonizar a su amiga y confidente de los medios, Linda Tripp. A pesar de que mantiene el interés a lo largo de las 10 entregas, la serie hubiera podido reducirse a seis u ocho. Hubiera bastando concentrar la trama, eliminar diálogos reiterativos y tramos algo plúmbeos. La serie, en cualquier caso, puede verse y casi podría adscribirse al género de “true crime” por su verismo e intención de no apartarse de la narración de hechos que realmente ocurrieron. Si le gusta ese género -el “true crime”- esta es su serie del mes.

(SI ESTA CRÍTICA LE HA SERVIDO PARA ALGO O LE HA AYUDADO EN ALGO, PULSE LA PUBLICIDAD QUE ACOMPAÑA Y QUE NOS AYUDA A MANTENER LA WEB. GRACIAS).