FICHA

Título original: Cheyenne et Lola
Título en España: Cheyenne y Lola
Temporadas: 1 (8 entregas)
Duración episodio: 60 minutos.
Año: 2020
Nacionalidad: Francia
Temática
: Drama
Subgénero: Social
Resumen: Dos mujeres de origen muy distinto coinciden de manera improvisada. Una acaba de salir de la cárcel (Cheyenne) y se dedica a limpiar en casas, una de ellas la de un coutcher, cuya mujer resulta muerta ante la amante (Lola). El destino de ambas queda unido. Para sobrevivir se ven obligadas a realizar actividades ilegales que ninguna de ellas hubiera deseado.
Actores: Veerle Baetens, Charlotte Le Bon, Alban Lenoir, Patrick D’Assumçao, Lubna Azabal, Natalia Dontcheva, Sophie-Marie Larrouy, Xavier Mathieu, Brigitte Aubry, Stéphen Di Tordo, Lila-Rose Gilberti, Manda Touré, Charlotte Bartocci, Pierre Lottin, Pascale Oudot, Aurore Broutin, Juliette Petiot, Fabrice Adde, Philippe Résimont, Issaka Sawadogo, Florence Savignat, Luis Inacio, Michel Lerousseau, Sacha Petronijevic, Kemso, Lucie Debay, Emmanuelle Bougerol, Yannik Mazzilli, Jérôme Le Banner, Julia Garnier, Pascal Loison, François Godart, Édouard Court, Selim Clayssen, Albert Goldberg, Jean Franco, Jacques Ledran, Sacha Tarantovich, Vincent de Bouard, Aude Zézé
Lo mejor: una historia dinámica en la que ocurren constantemente giros imprevistos.
Lo peor: el fondo de corrección política resulta, en ocasiones, irritante.
¿Cómo verlo?: Se estrenó en  SundanceTV el 22 de octubre de 2021. Puede obtenerse mediante programas de intercambio de archivos.

Puntuación: 8

PROMO (en castellano)

PROMO (en francés)

PROMO (en francés)

PROMO (en francés)

WEB OFICIAL (OCS)

DONDE VERLA (SundanceTV)

DESCARGA TORRENT (rojotorrent)

COMPRAR DVD (no está a la venta)

Lo menos que puede decirse sobre CHEYENNE Y LOLA

A las series francesas les sobraba corrección política y les faltaba originalidad temática. El modelo de serie francesa del último lustro es “serie de crímenes en la que la protagonistas es una investigadora implacable volcada en su trabajo y sexualmente liberada”. Todo lo cual está muy bien. Pero, a costa de ver la misma temática una y otra vez, han llegado a desinteresar al público. Se trata de series clónicas con mujeres empoderadas y crímenes insolubles que la super-woman de turno resuelve sin grandes esfuerzos. Este patrón registra importantes variaciones en Cheyenne y Lola.

Esta serie nos muestra una Francia distinta: poblada por estafadores que venden cursos de autoayuda, estafas piramidales, mafiosos a la antigua usanza y arrabales poblados por “basura blanca”. Esta es la gran novedad de la serie, el encuadra social. Las mujeres empoderada siguen estando presentes, pero son de otra pasta: no se trata de investigadoras, juezas, fiscalas o criminalistas, sino de mujeres maltratadas por la vida. “Cheyenne” acaba de salir de la cárcel y se ve obligada a trabajar limpiando casas a cambio de un salario que apenas le da para vivir. “Lola” es parisina, extremadamente frívola, pero también ha aprendido a vivir afrontando las dificultades. “Cheyenne” limpia la casa de un coutcher cuya amante es “Lola”. Las dos se conocen de los cursos que imparte el coutcher. Son conscientes de la distancia social que las separa, pero la muerte de la esposa del coutcher unirá sus destinos. “Cheyenne” se ocupa de esconder el cadáver y, a partir de ahí se iniciará su trepidante aventura que les llevará involuntariamente por los circuitos de la delincuencia, la prostitución y la inmigración ilegal entre Francia y el Reino Unido.

Una buena serie basada en las dos protagonistas, presentadas como antítesis una de la otra, distintos tipos de mujeres que, en el fondo, ante un peligro común, unen sus fuerzas y se convierten en prácticamente invencibles. A pesar de que se trata de un par de “buscavidas”, demuestran principios, ética y moralidad, más, desde luego, que el resto de protagonistas masculinos. Hay, por tanto, cierta inercia en relación a la corrección política que destilan las series francesas. Es como si Robin Hood hubiera cambiado de sexo y de ubicación espacio-temporal y reviviera en este par de pícaras con principios.

A pesar de que algunos aspectos del guion resultan poco creíbles, el dinamismo de la trama salva la serie: ocurren cosas y sobre todo, los giros inesperados que se suceden en cada episodio, tienen cierta coherencia. El resto se le puede perdonar a esta serie que registra algunas pinceladas de humor, pero que, en su conjunto, es un drama de carácter social con formato de aventura en la Francia interior, muy alejada de los lujos y la sofisticación parisina y que tiene como protagonistas a personajes y grupos marginales. Eso que en los EEUU se suele llamar “basura blanca”: mucha criminalidad, ausencia de principios, escasa formación cultural, vidas volcadas a la delincuencia y negocios fuera de la ley.

A pesar de que la serie no ha suscitado comentarios desde su estreno y ha pasado completamente desapercibida, es una serie que merece verse y juzgarse: queda garantizado que el espectador, al menos, no se aburrirá. En SundanceTV.

(SI ESTA CRÍTICA LE HA SERVIDO PARA ALGO O LE HA AYUDADO EN ALGO, PULSE LA PUBLICIDAD QUE ACOMPAÑA Y QUE NOS AYUDA A MANTENER LA WEB. GRACIAS).