FICHA

Título original Evil
Título en España: Evil
Temporadas: 2 (19 entregas)
Duración episodio: 40-42 minutos.
Año: 2019-20
Nacionalidad: Estados Unidos
Temática
: Terror
Subgénero: Diabólica
Resumen: Una psicóloga forense que ha tratado a un preso cuya defensa sostiene que estuvo poseído por el diablo, duda. Termina siendo apartada de los tribunales, pero se une a un reverendo y a un ingeniero para tratar asuntos sobrenaturales e investigar si casos que se presentan como “de endemoniados”, merecen o no el exorcismo de la Iglesia.
Actores: Mike Colter, Maddy Crocco, Michael Emerson, Skylar Gray, Katja Herbers, Dalya Knapp, Aasif Mandvi, Marti Matulis, Noah Robbins, Brooklyn Shuck, Thirsa van Til
Lo mejor: la síntesis que propone de cine de terror, escéptico y de investigación criminal
Lo peor: episodios muy irregulares
¿Cómo verlo?: Se estrenó en SyFy el 18 de octubre de 2021. Puede obtenerse mediante programas de intercambio de archivos.

Puntuación: 7

PROMO (en castellano)

PROMO (en castellano)

PROMO (en castellano)

PROMO (en castellano)

INTRO

MÚSICA

WEB OFICIAL (SyFy)

DONDE VERLA (SyFy)

DESCARGA TORRENT (rojotorrent)

COMPRAR DVD (no está a la venta)

Lo menos que puede decirse sobre EVIL

Dicen que el diablo está vivo y activo en el planeta Tierra. Soy de los que se lo creen. Al mismo tiempo, se dice que el diablo es el “mico de Dios”, el gran imitador, pero que sus obras tienen siempre apariencia de parodia. Y también estoy dispuesto a creer esta afirmación. Se sostiene, igualmente, que hay mucho loco deambulando por las calles, pero que todo loco no es necesariamente un endiablado, a pesar de que -y lo acepto- la frontera entre la locura y la posesión diabólica es fina y tenue como la mejor seda. Incluso es más fácil encontrar a alguien -y este no es mi caso- que crea antes en el Diablo que en Dios. Esta serie nos aproxima un poco a las fronteras del conocimiento de lo que es el diablo y la posesión. Y lo hace con cierta dosis de ambigüedad.

En efecto, seguimos los pasos de una psicóloga forense. Trabaja para la fiscalía y emite dictámenes sobre personas que han cometido actos horribles. Habitualmente, su cometido es dictaminar si en el momento de los hechos eran conscientes de lo que hacían o, simplemente, habían perdido la noción de la realidad. Generalmente, no tiene dudas: se somete al protocolo científico y emite el dictamen de manera desapasionada y a la luz de los hechos, pero hay un caso que le preocupa particularmente: un asesino encarcelado parece tener bruscos e imprevistos arrebatos de furia. ¿Está poseído? Ella empieza a creer que sí, lo que va en contra del criterio de su jefe, el fiscal del distrito. Así que decide sustituirla por otro psicólogo que parece no estar muy en sus cabales. Cuando se prepara para buscar un nuevo empleo, alguien llama a la puerta: lleva alzacuellos y se le presenta como un sacerdote al que el obispado le ha encargado de investigaciones paranormales. Suele ser el primero en examinar un caso y dictaminar si se está ante un episodio de posesión demoníaca, que deberá ser tratado por el exorcista de la diócesis o si se está ante un caso de psicosis convencional. Está apoyado por un ingeniero especialista en nuevas tecnologías. La psicóloga, algo escéptica, se incorporará al equipo y junto a sus compañeros investigarán en cada episodio un caso criminal o paranormal.

Los episodios son autoconcluidos y la serie resulta original desde el punto de vista temático: hay pinceladas de psicología, trazos de nuevas tecnologías aplicadas a la investigación paranormal, serie de investigación criminal y de juicios en tribunales, no estamos hablando solamente de exorcismos y presencias diabólicos sino que esta serie puede definirse como un embudo que unifica en su metraje distintos géneros. La mezcla, combinada y agitada, da un cóctel entretenido, refrescante, con momentos de terror, de thrillers psicológico, temáticas detectivescas, y dudas -dudar de todo siempre es bueno-. La duda está tan presente en esta serie que, al final de cada episodio, el espectador puede plantearse si la racionalidad es una fachada que encubre niveles más profundos y abisales de terror. Un buen planteamiento, en definitiva.

La ejecución es algo más discreta, pero todos los elementos que concurren en la serie tienen una misma calidad, profesionalidad, casi rutinarias. Merecen mencionarse las muy buenas actuaciones del Mike Colter (el sacerdote), Michael Emerson (el psicólogo inquietante), Aasif Mandi (el ingeniero informático) y, por supuesto, Katja Herbers (la psicóloga protagonista).

El título, quizás, no es el más afortunado y atraiga a un público que espera ver una serie paranormal con irrupciones diabólicas constantes. Es bastante más que eso. Es un nuevo planteamiento sobre una vieja temática que, en cualquier caso, resulta entretenida y amena.

(SI ESTA CRÍTICA LE HA SERVIDO PARA ALGO O LE HA AYUDADO EN ALGO, PULSE LA PUBLICIDAD QUE ACOMPAÑA Y QUE NOS AYUDA A MANTENER LA WEB. GRACIAS).