FICHA

Título original Doctor Portuondo
Título en España: Doctor Portuondo
Temporadas: 1 (6 entregas)
Duración episodio: 25-30 minutos.
Año: 2021
Nacionalidad: España
Temática
: Comedia
Subgénero: Psiquiatría
Resumen: Un joven completamente neurótico acude a terapia con un psiquiatra cubano exiliado en Barcelona. Es un tipo atrabiliario, excéntrico, freudiano ortodoxo, pero con modales caribeños. Al mismo tiempo, organizaba un grupo de apoyo en el que participaban otras personas con problemas psicológos.
Actores: Jorge Perugorría, Nacho Sánchez, Berto Romero, Arturo Valls, Olivia Delcán, Elisabeth Casanovas, David Pareja, Judit Martí, Llimoo, Josep Seguí, Carlos de Diego, Aleix Ortuño, Liliana Celia Cabal, Josep María Reventós, Clara Rigby Reed, Yunez Chaib, Lil Moss
Lo mejor: una buena actuación de Perugorría.
Lo peor: una serie sin final
¿Cómo verlo?: Se estrenó en Filmin el 29 de octubre de 2021. Puede obtenerse mediante programas de intercambio de archivos.

Puntuación: 8

PROMO

PROMO

PROMO (presentación de la serie por parte del director Carlo Padial)

PROMO (entrevista con el auténtico doctor Portuondo)

INTRO

MÚSICA

WEB OFICIAL

DONDE VERLA

DESCARGA TORRENT (todotorrent)

COMPRAR DVD (no está a la venta)

Lo menos que puede decirse sobre DOCTOR PORTUONDO

Había oído hablar de este psiquiatra cubano afincado en Barcelona, desde los años 80. Daba cursos de introspección personal y psiquiatría, tenía pacientes y mantenía círculos de autoayuda. Conocí a varias personas a las que había impresionado profundamente (no tengo tan claro que, realmente, hubieran superado sus problemas después de la terapia). Era difícil definirlo: psiquiatra freudiano, hasta cierto punto ortodoxo, pero que conducía sus cursos y sesiones de manera heterodoxa. No ha dejado muchas huellas en Internet, sin embargo, uno de los que siguieron aquellas terapias y a los que causó un profundo impacto, fue Carlo Padial que ahora ha lanzado esta serie en Filmin, escrita y dirigida por él.

Un joven absolutamente neurótico, hijo único, cargado de problemas, inhibiciones, obsesiones y manías obsesivas recurrentes, acude a terapia psiquiátrica con el doctor Portuondo. Todo lo que ocurre en las sesiones le impresiona vivamente, aunque no le ayuda excesivamente a superar sus problemas. El doctor es paradójico en su comportamiento. En ocasiones actúa de manera didáctica, en otras, simplemente, expulsa a gritos al paciente, a veces da consejos que demuestras una amplia sabiduría y un extraordinario conocimiento interior, en otras, en cambio, parece no tomarse en serio la terapia, bebe whisky, baila con los pacientes, cuenta historias, alguna completamente increíbles, se presenta como exiliado cubano con perpetua añoranza de su tierra, y, sobre todo, es un freudiano ortodoxo con acento y modales caribeños. La compañera del joven termina rompiendo con él al percibir que hace más caso y atiende más los consejos del psiquiatra que los problemas que atraviesa su relación de pareja.

La serie nos muestra con unas pinceladas excepcionalmente detallistas, la vida, las ideas, la terapia (y las consecuencias de la misma), del doctor Portuondo. La serie tiene el aroma de la autenticidad y lo que cuenta, puede ser refrendado, al menos, por los que conocía que asistieron a sus terapias, a sus círculos o a sus cursos. Es, por tanto, una serie-“verité”. Ahí es, precisamente, en donde reside el gran mérito de esta seria, pero también su límite. El final nos deja algo perplejos. Es el problema del cine-verité, que no siempre las cosas tienen un final escénico, sino que la historia podría durar lo que dura una vida humana.

Además del guion, meritorio y que ayuda a comprender tanto a quien se sienta en el diván del paciente como en la butaca del psicoanalista, la intervención de Jorge Perugorría es magistral y hubiera sido difícil encontrar a otro actor que pudiera encarnar, tanto la fuerza de Portuondo como su carácter caribeño.

Se trata de la primera serie producida por Filmin. En la presentación de la serie que realiza Carlo Padial, insiste en que “no es Twin Peaks”. En efecto, no lo es, pero, en sí misma, la serie demuestra como un buen guion, un casting correcto incluso en sus personajes muy secundarios, un montaje ágil y una ambientación minuciosa, pueden conseguirse unos resultados que, a pesar de la limitación de medios, pueden competir con las mejores series del momento. Estrenada en Filmin cuando el mes declina, en lo personal, tenemos a esta serie como de las mejores que se han estrenado en el mes de octubre y como una de las mejores series españolas. El metraje de los capítulos contribuye a hacer de ella un productor entretenido, agradable, con fuerza y fácil de ver. La recomendamos.

(SI ESTA CRÍTICA LE HA SERVIDO PARA ALGO O LE HA AYUDADO EN ALGO, PULSE LA PUBLICIDAD QUE ACOMPAÑA Y QUE NOS AYUDA A MANTENER LA WEB. GRACIAS).