FICHA

Título original Y: The Last Man
Título en España: Y: el último hombre
Temporadas:  ( entregas)
Duración episodio: 55 minutos.
Año: 2021
Nacionalidad: Estados Unidos
Temática
: fantástico
Subgénero: ciencia-ficción
Resumen: Un extraño fenómeno genera el que todos los hombres del planeta, menor uno, hayan muerto. Así que las mujeres deberán reconstruir el planeta. Para colmo, el superviviente es el hijo de la vicepresidenta de los EEUU y va permanentemente acompañado por su mascota, un mono, de nombre Ampersand.
Actores: Diane Lane, Ashley Romans, Ben Schnetzer, Olivia Thirlby, Marin Ireland, Quincy Kirkwood, Amber Tamblyn, Juliana Canfield, Diana Bang, Elliot Fletcher, Missi Pyle, Barry Keoghan, Jess Salgueiro, Samantha Brown, Laura DeCarteret, Sydney Meyer, Tara Nicodemo, Jennifer Wigmore, Ayesha Mansur Gonsalves, Devante Goulbourne
Lo mejor: el cómic del que parte.
Lo peor: bastante pesada de ver, demasiado oscura y fantasiosa hasta las trancas
¿Cómo verlo?: Se estrenó en Disney+ el 21 de septiembre de 2021. Puede obtenerse mediante programas de intercambio de archivos.

Puntuación: 5,5

PROMO (VOSE)

PROMO (en castellano)

PROMO (en inglés)

PROMO (en inglés)

INTRO

MÚSICA

WEB OFICIAL (Disney+)

DONDE VERLA (Disney+)

DESCARGA TORRENT (rojotorrent)

COMPRAR DVD (no está a la venta)

Lo menos que puede decirse sobre Y: EL ÚLTIMO HOMBRE

Está iniciándose  -por si no lo habían advertido- una nueva época de matriarcado. La mujer es lo guay y lo que domina. Se hacen leyes para protegerla, defenderla y auparla. El varón está “out”, pero que muy “out”. El problema, es que no se exalta a la mujer en tanto que tal, sino a un tipo de mujer “virilizada” que deja atrás sus pulsiones femeninas para golpear fuerte y contundentemente a lo Rambo. A la mujer virilizada, corresponde el hombre feminizado, llevado, como es el caso que plantea esta serie, a la mínima expresión.

En efecto, solo queda un hombre en la Tierra. No se sabe por qué, no se sabe si por un virus, una mutación, por extraterrestres de mala baba o por eso de los “chemtrails”, el caso es que los varones del planeta desaparecen después de derrames internos con espectaculares vómitos de sangre. Incluso el presidente de los EEUU muere así, delante de sus ayudantes que le siguen con idéntica efusión de sangre. Solamente se salva un varón que, para colmo, es hijo de la vicepresidenta de los EEUU que asume las riendas del 50% del país. El niño es salvado, rescatado y llevado a la nueva sede de la presidencia, por una agente secreta que abochornaría al mismísimo James Bond y a John Rambo, en habilidades, fuerza física, arrojo y capacidades intelectuales. El nene, poco viril, por cierto, más bien una especie de hippi acompañado permanentemente por un mono (“Ampersand”) es el que debe fertilizar a todas las mujeres para que el planeta no se extinga. Pero el 50% del mundo que ha quedado en pie no es ninguna ganga: estamos en pleno apocalipsis, y todo se derrumba. Todas, por motivos muy distintos, buscan al hijo hippi…

La serie es la traslación cinematográfica de un cómic creado por el guionista Brian K. Vauhan y la dibujante Pia Guerra. El comic parece bastante más dinámico que la serie televisiva. Los cómics se publicaron entre 2002 y 2008, llegando a los 10 tomos. Es de ellos que se ha extraído la inspiración para esta serie.

El producto puede considerarse frustrado, o poco menos. El lector de cómics tiende a no cuestionarse las razones últimas de la situación que describen los dibujos. En cambio, el público televisivo es más amplio y resulta extraordinariamente diversificado. Así pues, lo que en el cómic da un resultado convincente, en el mundo de las series puede parecer una estupidez sin pies ni cabeza.

La serie se ha filmado como tributo al signo de los tiempos al que aludíamos en el primer párrafo: la feminización de lo masculino y la virilización de lo femenina. Además, naturalmente, del “toque étnico” que responde a la boutade de los años 60: “¿Sabéis las últimas novedades sobre Dios? Es negra”. Así que la agente 355, la Rambo de la serie, la James Bond, es mujer y negra, con lo que parece cerrarse triunfalmente el ciclo iniciado en los 60.

Todo esto estaría muy bien si la serie resultara convincente o simplemente entretuviera, pero lo que vemos es una sucesión de mamporros, persecuciones, escenas espectaculares, contorsiones, tortazos, accidentes, helicópteros, en un tono oscuro apocalíptico que se prolongan, más y más y mucho más. Al final, el espectador termina cansado de algo que no ve por ningún sitio lógica, explicaciones, ni sentido.

Solo para feministas a la espera del virus heteropatriarcal. Resto abstenerse.

(SI ESTA CRÍTICA LE HA SERVIDO PARA ALGO O LE HA AYUDADO EN ALGO, PULSE LA PUBLICIDAD QUE ACOMPAÑA Y QUE NOS AYUDA A MANTENER LA WEB. GRACIAS).