FICHA

Título original Monsters Inside: The 24 faces of Billy Milligan
Título en España: Monstruos internos: las 24 caras de Billy Milligan
Temporadas
: 1 (4 entregas)
Duración episodio: 59-63 minutos.
Año: 2021
Nacionalidad: Estados Unidos
Temática
: Documental
Subgénero: Criminal
Resumen: Billy Milligan, un violador, sospechoso de cometer también dos asesinatos, se libró de la cárcel gracias a una sentencia que admitió por primera vez como eximente el “síndrome de la personalidad múltiple”. Sin embargo, Milligan era un farsante que consiguió engañar a reputados psiquiatras y puso de moda el “síndrome”.
Actores: documental
Lo mejor: una descripción pormenorizada y completa del caso.
Lo peor: no se indica desde el principio que Milligan era un farsante simulador
¿Cómo verlo?: Se estrenó en Netflix el 22 de septiembre de 2021. Puede obtenerse mediante programas de intercambio de archivos.

Puntuación: 7,5

PROMO (en inglés)

PROMO (en español latino)

INTRO

MÚSICA

WEB OFICIAL (Netflix)

DONDE VERLA (Netflix)

DESCARGA TORRENT

COMPRAR DVD (no está a la venta)

Lo menos que puede decirse sobre MONSTRUOS INTERNOS

Cuando un psiquiatra quiere hacerse famoso, simplemente recurre al viejo truco de “descubrir una enfermedad mental” nueva y no diagnosticada hasta la fecha. Si sabe jugar sus cartas, tiene tirón mediático, puede hacer que comerse un moco pase por ser una forma atenuada de canibalismo. Y ser tomado en serio. En los años 70 y, especialmente, en los 80, algunos psiquiatras norteamericanos detectaron el llamado “síndrome de la personalidad múltiple” (dentro del sujeto existían distintas personalidades que se alternaban, pedían paso y se manifestaban exteriormente). También fue notable el caso de los “survivors”, es decir, hijos que denunciaban a sus padres por haberlos sometido, presuntamente, a ritos satánicos. Cuando un psicólogo lograba tener un paciente con alguna de esas características, sabía que su fama iba a alcanzar fama nacional. Y, sin embargo, se trataba de “falsos recuerdos”, fraudes puros y simples, autohipnosis o simplemente delirios de chalados que además de creer ser Napoleón, creían también tener la personalidad de todos y cada uno de sus mariscales. Billy Milligan saltó a la fama por tener “27 personalidades diferentes” dentro de su envoltura corporal. Y lo más sorprendente es que un juez le creyó y le evitó ir a la cárcel.

Milligan había cometido varias violaciones a finales de los años 70. Detenido, sus psiquiatras alegaron “personalidad disociativa”, lo que equivalía a decir que él era una buena persona, pero alguna de las personalidades que albergaba en su interior era, literalmente, un cabronazo capaz de cometer cualquier crimen. Fue absuelto, pero el juez, para curarse en salud lo condenó a una larga estancia en un sanatorio psiquiátrico.

En este documental se nos cuenta la historia de este curioso criminal. Inicialmente, en los dos primeros capítulos, los testimonios a favor del “síndrome de la personalidad múltiple” ocupan la mayor parte de los testimonios. Luego, en los dos siguientes, toda esta construcción queda demolida. El criminal solamente logró convencer a los psiquiatras que querían creer que habían detectado a un paciente “excepcional”. En realidad, era un actor consumado, aquejado de problemas psicológicos graves -nadie, en su sano juicio, viola y mata- pero en absoluto con “personalidades múltiples”: simplemente, se limitó a seguir la via que le marcaban sus psiquiatras y a interpretar distintas personalidades que veía que les satisfacía y que, de paso, para él constituían la mejor defensa.

La serie muestra testimonios de familiares, de víctimas, de psiquiatras que creen en este síndrome”, de enfermeros y médicos que lo conocieron, y constituye un testimonio recopilatorio sobre este criminal, que murió hace unos años sin haber respondido por todos sus crímenes. El documental no pierde el tiempo, tiene pocas reiteraciones y acopia materiales de archivo y testimonios a favor y en contra, muy claros y rotundos. El público, naturalmente, debe elegir, pero las opciones son pocas: el síndrome de la “personalidad múltiples” no es más que un invento de psiquiatras que buscaban la fama. Billi Milligan nunca evidenció, salvo con sus psiquiatras, otras personalidades…

Un documental para ver en esos interregnos en los que el mundo de las series ofrece poco (o quizás nada) que resulte interesante. Siempre es bueno conocer la “locura de los psiquiatras” y la existencia de psiquiatras que, con cierta frecuencia, vuelven locos a pacientes que, ya de por sí, no están muy finos. En cuatro entregas en Netflix.

(SI ESTA CRÍTICA LE HA SERVIDO PARA ALGO O LE HA AYUDADO EN ALGO, PULSE LA PUBLICIDAD QUE ACOMPAÑA Y QUE NOS AYUDA A MANTENER LA WEB. GRACIAS).