FICHA

Título original Midnight Mass
Título en España: Misa de Medianoche
Temporadas: 1 (7 entregas)
Duración episodio: 60-74 minutos.
Año: 2021
Nacionalidad: Estados Unidos
Temática
: Drama
Subgénero: Religión
Resumen: En una isla en crisis aparece un nuevo sacerdote que sustituye al Monseñor veterano que parece estar enfermo. En principio, el sacerdote intenta resolver los problemas de los habitantes de la isla, especialmente de los alcohólicos. A partir de ahí empiezan a producirse milagros que renovarán la fe de los isleños, pero también aparece la sospecha de fanatismo religioso.
Actores: Hamish Linklater, Kate Siegel, Zach Gilford, Annabeth Gish, Michael Trucco, Samantha Sloyan, Henry Thomas, Rahul Abburi, Crystal Balint, Matt Biedel, Alex Essoe, Rahul Kohli, Kristin Lehman, Robert Longstreet, Igby Rigney, Annarah Shephard., Camille Atebe,
Lo mejor: buena interpretación de Hamish Linklater.
Lo peor: excesivamente larga y con poca sustancia.
¿Cómo verlo?: Se estrenó en Netflix el 24 de agosto de 2021. Puede obtenerse mediante programas de intercambio de archivos.

Puntuación: 6,5

PROMO (en inglés)

PROMO (en inglés)

PROMO (en inglés)

PROMO (VOSE)

INTRO

MUSICA

WEB OFICIAL (Netflix)

DÓNDE VERLA (Netflix)

DESCARGA TORRENT (Todotorrent)

COMPRAR DVD (no está a la venta)

Lo menos que puede decirse sobre MISA DE MEDIANOCHE

Hace justamente 100 años, el historiador Oswald Spengler habló de la “segunda religiosidad”, es decir, del fenómeno que aparecía cuando la religión tradicional -en nuestro marco geográfico, el cristianismo- colapsaba y se retiraba de la vida pública. El sustituto no era el pensamiento racional y el pensamiento científico, sino la superstición. Cuanto más excéntrica, mejor. Esta es quizás una de las posibles lecturas a esta serie, de contenido seudo-religioso. También es cierto que, desde el punto de vista psicológico, cuando una población está sometida a crisis y convulsiones de todo tipo, se refugia en el pensamiento religioso y no distingue entre “búsqueda interior” y “búsqueda de socorro exterior”.

Estamos en una isla que atraviesa una crisis terminal: la pesca ha desaparecido casi por completo, apenas quedan menos de cincuenta habitantes y nadie quiere vivir allí. Para colmo, la soledad y el alcoholismo han hecho mella en algunos de los lugareños. Uno de ellos, un joven, vuelve de la cárcel donde ha estado tras atropellar a una joven cuando se encontraba en estado de embriaguez. Su llegada coincide con la de un nuevo sacerdote. El anterior, está enfermo y ha debido abandonar la isla. En principio, el nuevo sacerdote se comporta como un sacerdote convencional, si bien todo induce a pensar que oculta algún secreto. Poco después, logrará recuperar la fe de los escasos habitantes gracias a milagros realizados delante de los feligreses. La iglesia se llena de nuevo y entonces sabemos quién es y quién lo ha enviado.

El argumento avanza a una velocidad cansina. El director y el guionista, Mike Flamagan, se recrea en la historia que apenas avanza. A partir de la cuarta entrega es cuando la narración empieza a acelerarse, pero, aún así, el discurrir es lento y al terminar -dejando aparte que la temática nos pueda gustar o no- los que piensan que se podría haber contado lo mismo con tres o cuatro horas menos, son los más.

Hay algo de falso en aquella isla. No queda muy claro porqué la mayoría de los habitantes permanecen allí, en una situación de pobreza difícilmente definible y que parece un decorado de aquellos spaghetti western de otra época. Ahora bien, tanto Hamish Linklater, el pater, como Zach Gilfort, el alcohólico que atropelló y mató a una adolescente, realizan trabajos notables.

La serie, a pesar de su planteamiento inicial, termina siendo un producto de terror convencional. Para ese viaje no hacían falta alforjas. Y el hecho de que Flanagan haya realizado un buen trabajo, no implica que debiera haber ahorrado al espectador las habituales sorpresas del género y tratando de encontrar un equilibrio entre la veta místico-religiosa de la primera parte de la serie y el terror que aparece en la segunda y que va creciendo a medida que se entra en la recta final.

Podía haber sido una serie memorable sobre la crisis de fe y l mentalidad sectaria, pero se quedó en un híbrido entre la fe religiosa y portentos de terror. Para amantes del cine de terror armados con paciencia cisterciense. En Netflix.

(SI ESTA CRÍTICA LE HA SERVIDO PARA ALGO O LE HA AYUDADO EN ALGO, PULSE LA PUBLICIDAD QUE ACOMPAÑA Y QUE NOS AYUDA A MANTENER LA WEB. GRACIAS).