FICHA

Título original Dive Club
Título en España: Club de Buceo
Temporadas: 1 (12 entregas)
Duración episodio: 27 minutos.
Año: 2021
Nacionalidad: Australia
Temática
: Intriga
Subgénero: juvenil
Resumen: Una de las cuatro amigas que forman el “club de buceo” desaparece durante una tormenta cuando ha ido a buscar algo que ha olvidado a la lancha. Las amigas se niegan a reconocer que podría haber muerto y deciden emprender su búsqueda encontrándose nuevas sorpresas a cada paso.
Actores: Miah Madden, Georgia-May Davis, Sana’a Shaik, Aubri Ibrag, Mercy Cornwall, Josh Heuston, Alexander Grant, John McNeill, Veronica Neave, Kate Peters, Yasmin Kassim, Jai Koutrae, Phoenix Mendoza, Tim Ross, Ryan Harrison, Joseph Spanti, Lynn Gilmartin, Bridie McKim, Michael Kerr, Spencer McLaren
Lo mejor: las localizaciones
Lo peor: guion flojo e interpretaciones poco profesionales
¿Cómo verlo?: Se estrenó en Netflix el 3 de septiembre de 2021. Puede obtenerse mediante programas de intercambio de archivos.

Puntuación: 5,5

PROMO (en inglés)

PROMO (en inglés)

PROMO (en español latino)

PROMO (VOSE)

INTRO

MÚSICA

WEB OFICIAL (web de la productora, en inglés)

DÓNDE VERLA (Netflix)

DESCARGA TORRENT (Todotorrent)

COMPRAR DVD (no está a la venta)

Lo menos que puede decirse sobre CLUB DE BUCEO

Las series de adolescentes tienen ese atractivo para algunos de los que ya hemos dejado atrás hace medio siglo la adolescencia, pero también, una carencia de valores y de interés para un público adulto y exigente que busca algo más de rostros bonitos y cuerpos gráciles. Lo más inesperado de Club de buceo es que haya sido rodada en Australia. Hasta ahora, la inmensa mayoría de series rodadas en aquellas latitudes eran para un público adulto, en ocasiones en busca de historias escabrosas. En los dos últimos años hemos asistido a la entrega de dos series australianas con adolescentes como protagonistas (Upright y Dos balas muy perdidas), ésta podría considerarse en el mismo subgrupo. Se trata de excepciones.

La serie nos presenta a cuatro chicas que practican el buceo en las costas del sur de Australia. Parece que es un deporte habitual por allí. Buscan pequeños tesoros, curiosidades abandonadas, objetos perdidos. Encuentran una moneda extraña que muestran a un viejo marino y que estará en el origen del misterio. Sin embargo, este no comienza hasta que una de las chicas desaparezca en el curso de una tormenta al ir a buscar un objeto que había dejado en la lancha. Sus tres amigas y una cuarta que, inicialmente, no practica el buceo pero que se integra en el grupo, deciden buscarla y no reconocen en ningún momento la posibilidad de que haya muerto. A partir de entonces, se van sucediendo misterios, revelaciones y giros de la serie en la que ninguno de los personajes termina siendo lo que todos hemos creído desde el principio que era.

Sobre las interpretaciones hay poco que decir. Chicas que están en sus primeros trabajos televisivos y que tienen mucho recorrido por delante. Actúan con espontaneidad y, por tanto, muestran algunas carencias. El guion es excesivamente ingenuo y no aporta gran cosa a la trama. De hecho, lo menos que puede decirse de esta serie es que resulta un producto convencional propio de veladas familiares ante el plasma.

Lo mejor son las localizaciones y algunas tomas que revelan la riqueza natural y la belleza intrínseca de aquellos parajes. No puede decirse que sea una “mala serie”, es solamente una serie “familiar” con todas las ventajas y los problemas que genera. Gustará sobre todo a preadolescentes y, en el fondo, remite a aquellas películas que han existido en todas las épocas y que mezclan a adolescentes con temáticas de aventuras.

En Netflix, en cuyo catálogo el espectador encontrará decenas de productos diferentes en su forma pero similares en su fondo: para todos los públicos, esto es, para padres condescendientes y pre-adolescentes poco exigentes.

(SI ESTA CRÍTICA LE HA SERVIDO PARA ALGO O LE HA AYUDADO EN ALGO, PULSE LA PUBLICIDAD QUE ACOMPAÑA Y QUE NOS AYUDA A MANTENER LA WEB. GRACIAS).