FICHA

Título original Doctor’s Diary – Männer sind die beste Medizin
Título en España: Diario de una doctora
Temporadas: 3 (22 entregas)
Duración episodio: 60 minutos.
Año: 2008-2011
Nacionalidad: Alemania
Temática
: Comedia
Subgénero: Romántica
Resumen: Una joven doctora, cuyo padre es director de un gran hospital, rompe con su novio poco antes de casarse. Siempre había tenido el complejo de ser algo gordita y en su nuevo trabajo junto a su padre, se encuentra con un par de médicos que perturban su corazón. Esta serie nos cuenta todas las peripecias hospitalarias, intra y extra hospitalarias de este triángulo pasional.
Actores: Diana Amft, Peter Prager, Ursela Monn, Florian David Fitz, Kai Schumann, Laura Osswald, Annette Strasser, Fabian Oscar Wien, Julia Koschitz
Lo mejor: los primeros episodios son antológicos
Lo peor: poco a poco la temática de la serie tiende a cansar y saturar al espectador.
¿Cómo verlo?
: Se estrenó en  el Canal Cosmo en 2009. Puede obtenerse mediante programas de intercambio de archivos y comprarse en DVD.

Puntuación:

PROMO (en castellano)

PROMO

PROMO (en castellano)

PROMO

DESCAERGA TORRENT (reinventorrent)

WEB OFICIAL

COMPRAR DVD (Amazon)

Lo menos que puede decirse sobre DIARIO DE UNA DOCTORA

La ausencia de series que merezcan un poco de atención, nos lleva en ocasiones al recuerdo y a la nostalgia. Diario de una doctora, es una de esas series sobre las que el espectador guarda un recuerdo agradable. Se estrenó justo cuando se iniciaba la crisis económica de 2008 y se prolongó durante sus distintas fases: estallido burbuja inmobiliaria, crisis bancaria, crisis de la deuda… Terminó en 2011 después de tres años en las que fue de más o menos (a diferencia de la intensidad de la crisis a la que, irremisiblemente, va ligado su nombre).

La serie es una típica comedia de enredos a la europea. Transcurre casi completamente en las salas de un hospital de Berlín. La protagonista es una joven doctora, con tendencia a la obesidad, que ha roto su compromiso matrimonial poco antes de la boda. Está literalmente rota y vuelve a casa de sus padres. Estos no atraviesan su mejor momento, también ellos sufren crisis y sospechas y, sobre todo, la madre, quiere verla casada. En cuanto al padre es director de la clínica en la que es contratada para trabajar y formarse como cirujana. Se encuentra con que el director de planta es un antiguo compañero de estudios que siempre se burlaba de ella. Conoce, igualmente, a un ginecólogo de origen iraní. Cada uno de estos tres personajes forma los vértices de un triángulo en el que nada o casi nada coincide.

Como puede verse, el argumento es extremadamente sencillo: serie romántica en clave cómica. No es ninguna novedad. Su sentido del humor es muy superior al que hizo gala Anatomía de Grey, e inferior al que caracterizó el desmadre americano de Scrubs. Está narrado en primera persona a modo de diario -así que entre sus elementos inspiradores figura, como es natural, El diario de Bridget Jones– con un resultado satisfactorio y un sentido del humor ponderado que mantiene casi siempre la sonrisa en los labios.

Ahora bien, es una serie monotemática: el triángulo amoroso-sentimental-psicológico cambia, pero nunca termina de resolverse del todo, lo que termina generando “fatiga de guion”. Hacia mediados de la segunda temporada, la serie empieza a decaer, lo que había funcionado hasta ese momento, deja de hacerlo y la introducción de nuevos personajes no logra remontarla.

La protagonista, Diana Amft, es poco conocida en España a pesar de que ha filmado en Alemania infinidad de películas y su rostro suena de esos filmes de serie B que ofrecen las distintas cadenas en las sobremesas de los fines de semana. Su hándicap para esta serie es que no muestra el sobrepeso que debería de caracterizar al personaje y sí en cambio, una exhuberancia propia de “mujer maciza”. En cuanto a los otros dos vértices del triángulo, Florian David Fitz, borda el papel de cirujano ególatra, inmaduro y erotómano, de pocas cualidades morales. Tampoco es conocido en España en el mundillo de las series y otro tanto cabe decir de Kai Schumann, el médico de origen iraní que guarda un misterioso secreto. Los tres se equilibran uno al otro y contribuyen a dar cierto dinamismo a la serie que, como toda serie hospitalaria, depende también de los pacientes que van entrando y de los casos que tratan en los quirófanos.

Es una de esas series que recordamos gracias a los torrents y a la posibilidad de ver series añejas olvidadas por los streamings. Esta es de las que vale la pena ver, especialmente en su primera temporada y cuando ninguno de los estrenos merece nuestra atención. Para amantes de comedias hospitalarias que buscan productos no excesivamente desmadrados.

(SI ESTA CRÍTICA LE HA SERVIDO PARA ALGO O LE HA AYUDADO EN ALGO, PULSE LA PUBLICIDAD QUE ACOMPAÑA Y QUE NOS AYUDA A MANTENER LA WEB. GRACIAS).